Kep – Sihanoukville: El puterío

2
877

El día anterior decidimos que no pasaríamos más tiempo en Kep sin nada que hacer y decidimos buscar un medio de transporte hasta Sihanoukville.

Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)

Paseo Marítimo de la Playa de Serendípity
Paseo Marítimo de la Playa de Serendipity (Sihanoukville)
 Islas Koh Rong
A lo lejos, las Islas Koh Rong
Chiringuitos playeros en Sihanoukville
Chiringuitos playeros en Sihanoukville

Cerramos el trato con el encargado del Hotel Kep Lodge para que pasaran a recogernos por la mañana al Hotel Arun Rass y nos llevaran en minibús -8$ por persona- en un trayecto de 2 horas y media hasta Sihanoukville. Pensamos que ésta sería una mejor opción que contratar el transporte en la Plaza de Kep en la creencia de que se trataba un autobús sólo de guiris y que así evitaríamos las paradas, los sacos de arroz, las subidas, las bajadas, etc. pero no fue así y el tiempo de lo que podía haber sido una hora de trayecto, se duplicó y aquello se hizo interminable.

 Carretera de la Playa en Sihanoukville Carretera de la Playa en Sihanoukville
 Carretera de la Playa en Sihanoukville Carretera de la Playa en Sihanoukville

Carretera de la playa en Sihanoukville

La llegada a Sihanoukville, en donde pensábamos pasar algunos días en una playa idílica junto al mar, resultó decepcionante entre otras cosas porque el trayecto desde el centro hasta la playa no parecía apacible.

Hotel Cercano a la Playa de Serendipity
Hotel cercano a la playa de Serendipity en Sihanoukville
Embarcadero en Sihanoukville
Embarcadero en Sihanoukville

Lo peor fue llegar al Hotel Bungalows on the Bay, ubicado al final de la Carretera de la Playa a la izquierda, metido en la arena de Serendipity Beach, que habíamos reservado a través de la página de Booking. Ni se os ocurra ir allí. Lo mostrado en la web no se parecía ni remotamente a lo que encontramos al llegar. Eran cuchitriles sin ventana con más mierda que un paquete de pescado; mosquitos a centenares y ruidos a todas horas. Por supuestísimo que lo pusimos en conocimiento de la página y, como a la vez, no nos gustó para nada el lugar, cancelamos nuestra estancia y al día siguiente nos marchamos.
Playa de Serendipity (Sihanoukville)

Sihanoukville se presenta como el complejo de playas por excelencia de Camboya, pero yo más bien lo definiría como el puterío por antonomasia del país. Del que por supuesto quisimos sacar enseguida a Macarena. Putas, mendigos, ladrones, sordidez, oscuridad, nada bueno hay en Sihanoukville. Lo malo es que todo aquello es lo que ha generado el tipo de turismo que visita esta ciudad del sur de Camboya.

Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)

Dicen que, en el pasado, fue un lugar paradisíaco, edén de mochileros, pero hoy en día es una playa llena de suciedad e invadida por mesas y tumbonas. El ambiente es más bien sórdido en todos los locales a orillas de la playa: mochileros solitarios bebiendo cerveza, extranjeros maduros acompañados de señoritas asiáticas de corta edad, vendedoras ambulantes, pedigüeños, mendigos, parejas mixtas, parejas homosexuales, parejas de una sola noche, masajistas, … En Sihanoukville la mayor parte de los negocios están regentados por extranjeros que se han instalado en Camboya: americanos, italianos, australianos o franceses y supongo que eligieron esta ciudad alejada de los circuitos turísticos de masas hace tiempo, pero Sihanoukville ya no es lo que era.

Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)

Sihanoukville, en el Sur de Camboya, con alrededor de 200.000 cuenta con el mayor puerto de Camboya. La ciudad, fundada en la década de los 50 con el objetivo de convertirse en el principal puerto del país, tomó el nombre del rey Sihanouk, fundamental en toda la evolución política de Camboya hasta su independencia en 1953: músico, director de cine, conocedor de varios idiomas – entre los que figura el español- fue Primer Ministro, Presidente y Rey en los sucesivos regímenes políticos de Camboya durante el pasado siglo. Su figura es bastante respetada en Camboya y uno de sus 40 hijos -de sus 6 matrimonios- es el actual rey del país.

Sitios de Sihanoukville
Sitios de Sihanoukville
Sitios de Sihanoukville

Sihanoukville está ubicada en una península rodeada de playas distantes unas de otras. Victory Beach es la más cercana a Victory Hill, la colina que antes constituía el antiguo centro de la ciudad. En esta parte de la ciudad, se encuentran mayoritariamente las guesthouses de mochileros y la calle de los puticlubs. Es sin duda la zona menos recomendable, pero la más barata. Independent Beach es otra de las playas sin encanto de Sihanoukville y, tras ella se encuentra la playa de Sokha que pertenece a un resort. Por último, encontramos las playas de Serendipity y Occheutal que son las más céntricas y ofrecen la posibilidad de alojarse en los alrededores y bajar a pie hasta la playa.

Restaurantes de Sihanoukville

Restaurantes de SihanoukvilleRestaurantes de Sihanoukville

Esta era nuestra idea al alojarnos en el infernal Hotel Bungalows on the Bay, pero ya he dicho que no nos gustó en absoluto lo que vimos desde el momento que decidimos dar el primer paseo por la playa. Aún así, caída la noche, decidimos ir a comer una parrillada del pescado expuesto en los mostradores de los chiringuitos: almejas, pez espada, navajas, carabineros, gambas, langostas, vieiras, calamares, cangrejos… Eso sí, la oferta de pescado y marisco supera en frescura, variedad y precio al resto de las que habíamos disfrutado con anterioridad en el resto del país.

Paseo Marítimo de la Playa de Serendípity
Paseo Marítimo de la Playa de Serendípity
Locales de reunión para familias asiáticas
Locales de reunión para familias asiáticas

Los locales más cercanos al acceso a la playa son más discotequeros, muy “a lo americano” con música estridente y mesas de billar en semioscuridad y lleno de extranjeros de avanzada edad con chicas jóvenes de rasgos asiáticos. Continúan, en orden sucesivo, los locales “más normales” con menos alterne y más parejas occidentales y, al final de la playa, se encuentran grandes extensiones de mesas con sillas bajas que utilizan las descomunales, en número de miembros, familias de asiáticos para pasar el día comiendo y bebiendo. La parte trasera de la playa, sin embargo, es más tranquila y más luminosa, pero quizás posee una oferta gastronómica no tan extensa. No obstante, escogimos uno de los chiringuitos playeros más adecuados para cenar con Macarena porque además tenía mesa de billar en la que tenía intención de echar una partidilla con su padre.

Cenamos unas almejas, unas gambas y barracuda y nos costó unos 17$. En la sobremesa, Macarena se decidió a echar una partida al billar a la que al final se unieron un chico francés, de La Bretaña, que nos estuvo contando sus viajes por Asia y con el que Macarena tuvo ocasión de practicar su francés; y también un chico australiano -pescador- que se había hecho novio de una chica que fumaba, guapísima por cierto, con un pelo larguísimo y superbien cuidado, vestida toda de negro con una camiseta de Carolina Herrera, y que me contaba que su hermana se había casado con un europeo, que hacía pesas para tener los brazos firmes y que había encontrado y matado un pequeño ratón en su casa, mientras me documentaba toda la narración con las fotografías de su móvil.

Locales de Sihanoukville
Los locales tras la playa son más “normales”
Atardecer en Sihanoukville
Atardecer en Sihanoukville

Antes de que se hiciera muy tarde, y continuara enrareciéndose el ambiente, nos retiramos a dormir no sin oír las quejas de Macarena que no quería marcharse porque se lo estaba pasando en grande. Así que le tuve que explicar que esto era como el cuento de la Cenicienta y que, pasada una determinada hora, comenzaba la noche sólo para los adultos. En el camino de vuelta, encontramos una pareja de españoles de Zaragoza con los que hablamos un rato. Habían estado en Siem Reap y de allí habían cogido un autobús que directamente los había llevado a Sihanoukville para pasar 11 días. ¡Madre mía! Estaban agobiados ante el panorama desolador que habían encontrado, pero no querían perder el dinero de la reserva previa que del hotel traían de España, así que habían decidido castigarse el resto de su viaje y permanecer allí hasta que tuvieran que regresar.

Playa de Serendipity (Sihanoukville)Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)
Playa de Serendipity (Sihanoukville)

Llegar al hotel fue como un castigo entre la roña, los mosquitos y el estruendo de los bares de los alrededores. Así que marchar por la mañana fue para los tres un verdadero alivio. Volvimos a Phnom Penh.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here