El ambiente nocturno de Vang Vieng

10
656
Establecimientos para tomar algo

Dicen que Vang Vieng es, en Laos, la excepción que confirma la regla, en referencia al escaso ambiente nocturno existente en el resto país. Y, aunque sí que es cierto que el ambiente nocturno de Vang Vieng es vivo y mucho más animado que en otros lugares, también es posible tomar “algo” en ciudades como Vientián o Luang Prabang. De lo que ya no queda ni rastro es de ese ambiente perverso de consumo de sustancias ilegales por los que muchos occidentales fueron atraídos en el pasado hasta esta ciudad del centro de Laos.

Marcha en Vang Vieng
Restaurantes en Vang Vieng

Verdaderamente estábamos cansados y terminamos de rendirnos tras los bocatas que comimos bastante avanzada la tarde. Ya hablaré de ello en otra entrada, pero como adelanto diré que, Laos y Vietnam han conservado el pan de baguette como parte de su herencia colonial francesa y, la verdad es que nosotros, como buenos españoles, nos rendimos ante un buen bocata. Sobre todo yo, que soy la más especial de los tres, porque no siempre me apetece comer con palillos –entiéndase la expresión-.

Gastronomía Laos
Puestecillo de Baguettes y Pancakes

Tras una buena ducha, devolver las motos y recoger nuestra ropa, fuimos a dar una vueltecilla nocturna y, de paso, aprovechar para hacer algunas comprillas. El tubing, el kayaking, la Cueva del Agua, la Blue Lagoon y el Nam Song, han hecho proliferar los negocios que, en la calle principal, se dedican a la venta de artículos relacionados con el agua: chanclas, bañadores, flotadores y bolsas secas estancas. Así que nosotros, que venimos del mar, y que conocemos la utilidad y el precio de las cosas, nos volvimos locos comprando.

Qué comprar en Laos
Artículos para el agua

Cada uno compró su propia bolsa estanca, del color y los litros que mejor nos venían por entre 20.000 y 30.000 LAK (2 ó 3€) Compramos también chanclas que, creo que no lo he contado nunca, pero yo “pierdo la vida” por las chanclas. Y es que ¡Sólo costaban 2 Euros! Yayo se compró un bañador, Macarena una funda para llevar el móvil a la playa,… En fin, que únicamente tuvimos que invertir 10€ para comprar cosas que luego nos son muy útiles en Melilla cuando vamos a la playa o salimos con el barco.

Souvenirs Laos
De compras en Vang Vieng

Fuimos al principal supermercado de Vang Vieng a comprar tabaco y, curiosamente, estaba lleno de japoneses comprando cajas y cajas de ¡Pasta de dientes!

Y, en fin, buscamos algún local para cenar otra vez… bocatas!!!

Locales Vang Vieng
Restaurantes iluminados y sin aglomeraciones

Cuando cae la noche, la calle principal se anima. Todos los bares, restaurantes y cafeterías se llenan de gente que anda arriba y abajo para comprar algo, tomar una cerveza o cenar. Si durante el día, apenas se ve a nadie por la calle, por la noche es un auténtico hervidero, sin llegar a la masificación, ni a la estridencia. La carretera principal, además, se llena de puestecillos que preparan baguettes (sandwiches), zumos de frutas y crepes (que también cayeron) por uno o dos euros. Por su parte, los locales han adaptado el servicio a los gustos occidentales y en cualquier lugar se puede encontrar cerveza, una pizza, unas patatas fritas o una buena hamburguesa.

Comer barato en Laos
Puestecillos de comida callejera
El pan el Laos
Listado de sandwiches y precios

Los más jóvenes, pasan las horas muertas viendo series americanas de televisión, recostados sobre los futones de los bares. Dicen, que eran estos locales los que antiguamente se dedicaban a preparar comidas con setas alucinógenas y pizzas “con sorpresa”. Otros, simplemente hablan en bares en torno a unos cuantos botellines de beer Lao, juegan al billar o al futbolín mientras escuchan música.

Comida de la calle en Laos
Pancakes asiáticos

En resumen, nada más allá, ni más salvaje, ni más escandaloso, ni más vicioso de lo que se pueda encontrar actualmente en el ambiente nocturno de cualquier ciudad. Hoy por hoy, el ambiente de excesos y desenfreno del pasado en Vang Vieng, se ha convertido en leyenda.

Fast Food Laos
Comida callejera
Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

10 Comentarios

  1. Me ha encantado!! Y dices que por 10€ comprasteis de todo para un día en la playa o el mar? Madre mía que perdición jajajaja He de decir que también soy una fanática de los buenos bocadillos, donde esté un buen pan relleno de buenos ingredientes que se quite el resto. En fin, me apunto todo par el día que visite Laos.
    Un abrazo.

    • ¡Hola Alicia!

      Todo para un día de playa, no exactamente. Pero me acuerdo a la perfección de lo que compramos, que fueron, dos bolsas estancas de 2 litros y otra un poco mayor; un bañador corto de hombre, unas zapatillas, un par de chanclas y una funda para el móvil. Creo que eso es todo en lo que gastamos los 10€.

      Lo de los bocatas está guay. Son muy comunes en Laos y Vietnam. Mi preferido era el de pollo sin pepino, que no me gusta nada.

      Y, en fin, que si vas a Laos, leeré tus entradas. Besotes

  2. Qué tranquilita esta parte del viaje, ya os tocaba. Me parto con lo de que “mueres por las chanclas”, yo si hubiera estado allí hubiera muerto por los bocatas, y por las bolsas estancas, qué chulas y de cuántos colores… y baratas. A mi las cosas baratas me vuelven loca, jajaja, así que también hubiera caído un montón.
    Me encanta leerte, Macarena, está tan bien narrado que es casi como estar ahí.
    Un beso enorme a los tres

    • Oh Chari, muchas gracias.
      Adoro el verano por muchos motivos, pero uno de ellos es porque puedo ir en chanclas. Supongo que es el mismo motivo por el que me gusta Asia. Allí todo el mundo va en chanclas. No podría ser de otra forma pues hay que quitárselas para entrar en casi todas partes y, por otro lado, un zapato cerrado sería horrible con el sudor. Fíjate si es tal la cosa, que tengo hasta calcetines de para chanclas!!!! Jjjjjjj Los compré en Asia. Tienen un hueco para el dedo gordo, un “entrante” para la goma de la chancla, y el resto de los dedos van juntos, como una manopla, vaya.
      Las bolsas estancas eran chulísimas y muy baratas. Jo Chari ¿Sabes lo barato que es todo en Asia? Yo, la verdad, es que soy más de comprar collarcitos y colgantes; pero Macarena es una auténtica depredadora. Porque hay de todo y todos es muy barato. Así que se trae, sin exagerar, kilos de compras.
      Y los bocatas… Jo Chari, qué me gustan los bocatas a mí también. Además, como soy de comer poquito, y las baguettes son chiquititas… La verdad es que es una delicia poder comer pan tan lejos de tu casa porque, salvo el pan francés, en el resto de países se come un pan diferente; pero éste era pan, pan ¡Qué rico!
      Muchas gracias por tus comentarios. Me alegro que te gusten nuestras entradas.
      Un besote

  3. ¡Ay! Lo que más disfruto cuando estoy de vacaciones son de los paseos nocturnos después de cenar. En este caso se combina gastronomía y mercados. Afortunadamente, no parece que los vicios nocturnos se muestren, al menos. Un abrazo!

    • David, son muchas veces lo mejor de los viajes. Pero imagínate en Asia, con el calor que hace, es que son inevitables.
      Y, sí, el ambiente de Vang Vieng ha cambiado muchísimo. Nosotros íbamos un poco expectantes, pero del pasado, ya no queda nada. Tranquilo todo.
      Un abrazo

  4. Qué japoneses más cuidadosos con sus dentaduras, ¿no? jajajaja. No se me ocurre para qué querría alguien comprar pasta de dientes al por mayor, qué curioso.

    Parece que el ambiente nocturno en la ciudad es bastante sano y entretenido (para mi entender, que tampoco soy de marchones ni extravagancias), y con esos precios se puede una dar unos cuantos caprichitos. Pasear de noche, si las condiciones climáticas y de seguridad acompañan, es un placer. Por cierto que yo también me pirro por las chanclas. Tengo que hacer verdaderos ejercicios de contención para no comprarme más de las que puedo guardar en casa jajajjaja.

    ¡Besitos de martes, Macarena!

    • ¡Hola Julia!

      La verdad es que Vang Vieng ha cambiado mucho y es un lugar tranquilo. Tan es así que nos dio pena no habernos quedado más tiempo. Y la verdad es que fue un sitio barato y en el que se comía bien.
      ¿Las chanclas Julia?¿Hablas de chanclas? Yo es que creo que por eso me gusta Asia ¡Todo el mundo va en chanclas! Supongo que porque hay que descalzarse continuamente. Además, me compré unos calcetines tipo “manoplas” que utilizan las asiáticas para las chanclas y que son la mar de útiles para cuando te da frío en los pies con el aire acondicionado del transporte público jajajajajajaja Pero sí, yo también tengo de cuarentamil clases.

      Muchos besos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here