Mercados de Luang Prabang

20
352
Monje en el Night Market

Una de las grandes atracciones de Laos son los mercados de Luang Prabang. En esta entrada hablamos de cinco de ellos, pero podrás encontrar muchos otros lugares en la ciudad donde poder pasear, comprar o, tan solo, mirar.

Lámparas de papel Laos
Venta de lámparas de papel en los márgenes del río

Morning Market

Se encuentra entre la calle que hay entre Sisavangvong y el Río Mekong (justo tras la Calle de Comida del Night Market). No se trata de un Edificio, sino de una calle.  Y digo esto porque, en nuestros paseos matutinos, encontramos quien nos preguntó por él buscando un edificio.

Mercadillos de Laos
Mercado matutino de frutas y verduras

Abre muy temprano por la mañana y, sobre las 11:00, deja de tener actividad; así que está bien para visitar el día que se decida ver la Ceremonia de las Almas.

Mercados tradicionales Luang Prabang
Morning Market

La verdad es que, habiendo visitado otros mercados de Asia, éste no es que sea gran cosa. Es bastante pequeñito y en él se pueden encontrar puestecillos de verduras y algo de carne y pescado en un ambiente bullicioso y carente de higiene. Sin embargo, para nosotros los mercados de Asia siempre tienen cierto encanto. Pero, vaya, que tampoco es visita imprescindible para una estancia en Luang Prabang.

Qué hacer en Laos
Mercado de frutas y verduras en Luang Prabang

Darat Market

Se encuentra en  la calle Kingkitsarath y es un destartalado edifico en el que podrás encontrar artesanía: la misma que luego encontrarás en el mercado nocturno. Reabierto tras una obra de restauración que no se le nota nada, es un lugar semidesierto reconvertido para la venta, dicen, de productos de mejor calidad.

The Phosy Market

Se encuentra saliendo por Sisavangvong Road, sin desviarse, a la carretera que conduce a las Cataratas Kuang Si. Abre todos los días de 7:00 a.m. hasta las 17:00 p.m. y es el mercado más grande de Luang Prabang. Se trata de un mercado local en el que venden todo tipo de productos asiáticos, sobre todo de China y Tailandia, que abarca desde ropa, accesorios escolares, zapatillas,… hasta frutas y verduras –sobre todo-. No es un mercado para turistas, pero se puede disfrutar de su ambiente local.

Sucios mercados de Laos
The Phosy Market

The Hmong Day Market

En la rotonda de correos, en el cruce de las calles Sisavangvong con Kitsalat, justo enfrente de la Oficina de Turismo, se encuentra este mercadillo que aúna unos cuantos puestecillos de ropa (camisas, zaragüelles, pañuelos, etc.) que abren por el día, con puestecillos de bocadillos y zumos de fruta. Originariamente se trataba de un punto de venta en el que los hmong de las aldeas cercanas venían a vender sus productos pero, con el paso de los años, se convirtió en un mercado permanente, con no mucha cosa, en donde comprar algo.

Qué comprar en Luang Prabang
The Hmong Day Market

No obstante, yo destacaría sus puestos de bocatas, los mejores, diría yo de Luang Prabang, aunque nada comparables con los de Vang Vieng. Hasta allí, además puedes llevar otra cosa que hayas comprado, por ejemplo en the caterer´s evenig market (la calle de comida), y utilizar sus mesas, siempre y cuando consumas también algo del puesto en el que te hayas sentado.

Dónde comer barato en Luang Prabang
The Hmong Day Market

Night Market

El Night Market, en Luang Prabang, se ha convertido en el epicentro de su vida nocturna.

Qué hacer por la noche en Luang Prabang
Night Market Luang Prabang

Se halla situado en el centro histórico de la ciudad, en Sisavangvong Road y abre todos los días de 17:00 a 22:00 horas. Cuando la calle se cierra al tráfico de vehículos y se cuelga el cartel de “Prohibido fumar”, los vendedores comienzan a desplegar sus todos de color azul y rojo y a ordenar sus mercancías en el suelo sobre telas.

Noches de Luang Prabang
Artículos en el Mercado Nocturno de Luang Prabang

El mercado es interminable y posee cuatro filas de venta. En realidad, casi todos los puestos venden las mismas cosas: camisetas, mochilas, estuches, imanes, monederos,… Aunque también se puede encontrar algo diferente. Dicen que el precio es fijo, pero a veces, los vendedores piden cantidades desorbitadas, así que es posible solicitar una rebaja; aunque los laosianos no son muy buenos negociantes y no se obtienen grandes descuentos. Aún así, no todos los vendedores piden lo mismo por los mismos productos, todo es cuestión de preguntar.

Souvenirs Luang Prabang
Souvenirs Luang Prabang

Al parecer, el night market es una importante base de la economía local que depende, en gran medida, del desembolso del turista ¡y no creáis que está abarrotado! Así que hay que pensar también lo que supone una venta diaria para esa familia.

Mercadillos Luang Prabang
Productos del Night Market

Alrededor del night market de Luang Prabang gira casi toda la oferta turística nocturna de la ciudad y decenas de bares y tiendas abren sus puertas para cenas y ventas de otro tipo de productos. Al final de la calle, junto a la Oficina de Correos, se pueden comprar un sinfín de riquísimos productos de bollería como magdalenas, bizcochos de todos los sabores, bollitos y pasteles herencia de la patisserie colonial francesa. En el lado completamente opuesto, al principio del mercado, es donde se ubican los puestos de crepes, bocatas y zumos. Desde luego que no los recomiendo. No. No me gustaron.

Comida callejera Laos
Puestecillos de sandwiches y batidos

Night Food Market (Street Food)

Al final del mercado nocturno, se encuentra una calle estrecha que comienza a humear sobre las cinco de la tarde. Es la “calle de la comida”, en la que se hacinan vendedores con puestos repletos de comida y mesas con hules pegajosos. La iluminación es escasa y la higiene, por supuesto que deficiente, pero no hay que dejar de visitarla si se viaja a Luang Prabang porque es un sitio muy típico en el que se da cita todo el turismo joven de la ciudad y, sobre todo si se viaja sólo, es un lugar muy acertado para conocer gente nueva.

Gastronomía Laos
Buffet Libre

Lo más típico del sitio son los “buffet libre” en los que te dan un plato hondo de plástico que llenas con todo lo que puedas o quieras de la mesa por 15.000 LAK (1´5€).

El problema para mi es: primero comer en un plato de plástico que hayan podido enjuagar en un barreño con agua sucia –ya sé, ya sé que soy muy remilgada, pero el plástico reutilizable y yo no casamos. Prefiero una hoja de plátano o un papel de estraza-; en segundo lugar, que la comida está fría y, para mí, la comida o es fría o es caliente, pero no caliente dejada enfriar; y tercero, que hay que mezclar todo en un mismo plato unas cosas sobre otras –en realidad, a mí me encanta la mezcla, pero “horizontal”, es decir, que lo veo todo y lo combino como quiero, pero no todo ahí hecho una pelota. Así que de esto naim de naim.

Típica calle de la comida en Luang Prabang
Street Food

Así que sí, fuimos a comer una noche, aunque Yayo paraba cada día a comprarse carne de algún tipo como entrante. Pero nos decantamos por la carne hecha a la brasa que, he de reconocer que, estaba muy buena, pero lo de las mesas era un horror porque yo, de pensar que podía pasarme una rata o una cucaracha por entre las piernas, me moría. Además, había niños recogiendo las sobras de las mesas y aquello pudo conmigo. No me lo quito de la cabeza. Me partió el corazón.

Las cenas más baratas de Luang Prabang
Night Food Market

Así que he de reconocer que típico típico es y que el ambiente es superanimado y que la carne está buena; pero el día que fuimos me la tragué sin masticar para terminar pronto porque la falta de higiene tan evidente me impidió permanecer mucho tiempo sentada en aquel lugar. El gran problema creo que fue la luz, ya que de haber estado el sitio más iluminado, quizá me hubiera sentido más segura.

Comida Laos
Carnes en la Street Food
Barbacoas Laos
Carne a la brasa

Muchos diréis que habiendo viajado a África y Asia en tantas ocasiones,… Bueno, pues creo que alguna que otra vez he dicho que “ojos que no ven, corazón que no sienten”. Suelo no pensar en ello. Pero es que allí lo ves de cerca. Así que diré que este lugar no es para “ojos sensibles”.

Si os ha gustado la entrada, os intereserá ver nuestros videos sobre el Night Market y la Food Street de Luang Prabang.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

20 Comentarios

  1. Veo que Laos es un lugar maravilloso para viajar y que te gustó mucho!! 🙂
    He visto que tienes entrada de Bali, me viene bien para este verano!! Un besito!!

    • Sí, sí María, me encantó. Yo creo que, salvo Vietnam, del que aún no he hablado, hasta el momento Asia me ha gustado por los cuatro costados.
      Y Bali… en fin… unas pocas entradas. Hemos visitado la isla en dos ocasiones, pero ésta última que cuento en el blog estaba tan sumamente llena de gente que perdió un poco el encanto.
      Un beso

  2. Me encantan los mercados de comida. Siempre que viajo intento visitarlos.
    Yo también pasaría del los “buffet libre” de Night Food Market, y es que me pasa lo que a ti, Macarena, “juntos pero no revueltos”
    Besitos y buena semana 🙂

  3. Creo firmemente que tu y yo podríamos ir de viaje juntas jajajaja. No soporto la comida fría, ni mezclada, ni en plato de plástico…y si hay poca o ninguna higiene…apaga y vámonos….jajajaja
    Muy buena la entrada como siempre. Está genial la descripción de todos los mercados, así cada uno elige cual visitar en función de sus gustos. Me quedo con el nocturno, además el horario de 17 a 22 horas está genial.
    Un abrazo,

    • Pues en Siem Reap vais a disfrutar entonces de lo lindo porque cuando cae el sol hay un sinfín de mercados y tiendecitas en los que volverse loca comprando.
      Con respecto a la higiene, ya lo digo, “ojos que no ven…” porque las cocinas en Asia y en África son de nota, pero una cosa es no ver el backstage de los restaurantes y otra sentarte en un sitio sin apenas luz, con un calor de muerte y sin “aire” en las piernas para ver lo que corre por los alrededores. Y los platos de plástico es que es superior a mi, igual que los vasos que huelan o los hules pegajosos. Prefiero beber “a cuello”. Pero aunque no lo creas, Alicia, yo no soy tiquismiquis del todo, lo que ocurre es que en “mi vida normal” como muy mal y, bueno, una cosa es un poco de marraneo y otra una guarrería. Una cosa es una mosca y otra cientos de bichos. No sé quizás dependa del día, del sitio, del ánimo, jjjjjjjjj
      Un abrazo.

  4. Me ha gustado mucho ese mercado nocturno, pero es imagen de estar comiendo y que haya niños recogiendo las sobras del suelo… puff. Creo que se me cortaría la digestión, como parece que te sucedió a ti. Desde luego esa comida tiene un mejor aspecto en las fotos de lo que parece que fue. Un fuerte abrazo!!

    • Ay David, además imagínate las sobras en un lugar así…
      ¿Qué decirte de la comida? El sitio es muy muy típico y la carne a la brasa está muy muy buena, pero es que es un lugar muy pequeña, muy lleno de gente, con un calor infernal, con poca luz, con no mucha higiene, y la verdad es que me agobié un poco. Pero, que conste, he contado en otra entrada que la comida de Laos me pareció buenísima.
      Un abrazo.

  5. Olores, colores y sabores a mogollón. Hay lugares en los que el regateo es inevitable.
    Creo que no me hubiera sentado Macarena, no por lo sucio , si no de pensar que algún bicho se pasearía por mis pies 😠
    Buena tarde familia.
    Besos.

  6. Te entiendo perfectamente con el tema de la comida, Macarena. Yo soy incapaz de meterme en la boca algo que no sé qué es o que crea que está en malas condiciones higiénicas. Es superior a mis fuerzas. Como bien dices igual son remilgos excesivos y hay que adaptarse a lo que uno pueda encontrar, pero es que se me levanta el estómago y ya no hay manera. En fin…

    Por lo demás me encanta lo colorido y animado de los mercados, para mí son un gran aliciente. Y me alegro de que no sea costumbre regatear mucho por allí, porque se me da realmente mal jajajjaa.

    Como siempre fotos de primera (y muy apetitosas respecto a la comida, todo hay que decirlo) y una información completa y valiosa. ¡Muchas gracias, guapa!

    Besitos.

    • A ver, Julia, yo sí que soy de probar muchas cosas cuando viajo; pero así “de a poquito” pero lo que es sentarme a comer y “meterme un plato de algo raro”… O sí, no sé. Supongo que según el día, el sitio, el ánimo, el hambre. Yo es que soy más mala para hablar de esto de comida. Aunque ahora que lo pienso, me comí unas ancas de rana en Camboya que hubiera repetido por mil veces.
      La verdad es que los mercados en Asia son encantadores y, tanto éstos de souvenirs, como los de productos frescos. A mí me encantan. Los colores, las cosas diferentes, la amabilidad de la gente. Disfrutarías muchísimo.
      Un besazo

  7. Hola Macarena!!
    Yo no es que sea mucho de mercados. Odio comprar. Pero si suelo darme un paseito por los de comida para vivir el ambiente. Y he de reconocer que los nocturnos tienen mucho encanto. Lo del plato de plástico reutilizable es un poco cochinete. Pero bueno, si supieras lo que se cuece en los restaurantes occidentales también… yo recuerdo, cuando fui a Londres para mejorar mi inglés, que en la taberna irlandesa (era gigante) donde empecé de friegaplatos, yo iba frotando cada esquina del plato, jabonando, aclarando… hasta que vino por detrás mi jefe para echarme la bronca. Yo me vuelvo sorprendido porque le estaba poniendo todo mi empeño. Y claro, se trataba de NO ponerle tanto cuidado. Me cogió el plato de mala leche con una mano, y la manguera con la otra, y chas!! chorrazo de agua (solo agua), de medio segundo (literal) y siguiente. Chorrazo, y siguiente. Así que los comensales se comían su plato, y parte de el del anterior ja, ja Pero bueno, con la salsa y tal, no se notaba. Ale, “pa” dentro, y tan rico…
    Un abrazo!!

    • Uagggg ¡Qué asquito!!!!! Pues si en Europa es eso, imagínate jajajajaja
      En el Barrio Chino de Kuala Lumpur, como los restaurantes están en las aceras, ves los cubos con los platos sucios y las palanganas sucias donde los enjuagan. Qué cochinada ¿Verdad? Pero en las mesas “corre el aire” y si hay cucarachas las ves venir y puedes esquivarlas jajajajja El problema en Luang Prabang era que, siendo el sitio tan pequeño, no puedes ver cuándo tienes que levantar las piernas Jajajajajaja.
      Un abrazo!!!!

  8. Vaya no sé qué me ha pasado que no se ha guardado el comentario. Lo puebo de nuevo.
    No conozco esos paises asi que me gusta viajar viendo tus entradas y vídeos.
    Aunque no soy de muchas compras y llevo fatal lo del regateo me gustan esos mercados sobre todo los puestecillos de especies, me gustan mucho los colores y lo visuales que resultan. Con la comida ya soy más especial y sobre todo con la falta de higiene, me resulta imposible comer algo. Y sobre todo esa terrible imagen de los niños recogiendo la comida debajo de las mesas me resulta terrible, imposible de estar en una mesa en esas condiciones, me duele solo de pensarlo.
    Besos

    • Pues sí, Conxita, lo peor es lo que has mencionado.
      Con respecto a los mercados de Asia, son super alegres con tanto color y tanta variedad, pero a mí me pasa un poco lo que comentas, que por no regatear, no compro más cosas. Es que con el regateo te terminas aburriendo porque ya no regateas sólo en los mercados, lo haces en el transporte, en las excursiones, así que, al final, terminas realizando únicamente el ritual para cuando es necesario.
      Un besazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here