Nuestra experiencia en Luang Prabang

10
563
Bellas construcciones a orillas del río

Después de todas las entradas que hemos dedicado a la ciudad más turística de Laos, creo que será difícil hablar de cuál fue nuestra experiencia en Luang Prabang porque, en cierta forma, mi corazón está dividido entre lo que había leído y lo que vivimos allí. De hecho, ha sido ésta una de mis últimas entradas después de haber comenzado bastantes borradores.

No quiero hacer una crítica acerríma de Luang Prabang porque realmente no tengo pensamientos ni sentimientos negativos hacia ella; pero tampoco fue el Shangri-La que pensábamos encontrar.

Lo menos turístico de Luang Prabang
Encantadores callejones de Luang Prabang

Son muchas las informaciones y opiniones que pueden encontrarse en internet acerca de esta ciudad laosiana Patrimonio de la Humanidad porque los viajeros, sobre todo al Norte de Vietnam, suelen hacer “una extensión” de sus viajes para pasar dos o tres días aquí. Pero del resto de Laos ha sido más complicado encontrar relatos coherentes que nos ayudaran a planificar nuestro viaje.

Viajar a Luang Prabang

Los lugares menos turísticos de Luang Prabang
Bonita fachada en Luang Prabang

Realmente, Luang Prabang es una ciudad bonita y tranquila, cuya visita merece la pena por su estupendo contraste entre Arquitectura Colonial Francesa y la tradicional laosiana; por sus templospor las actividades que pueden realizarse en sus alrededores; por sus mercados y su gastronomía; por la amabilidad de sus gentes; por su maravillosa ubicación entre dos ríos; por su cultura y sus tradiciones. Pero ¿es esto suficiente para visitar Luang Prabang y obviar el resto del país?

Lugares poco visitados en Luang Prabang
Colegio del centro de la ciudad

Nunca he sido partidaria de visitar una ciudad en exclusiva y, en base a ello, opinar acerca de todo un país. Y, aunque también es cierto que a todos nos encantaría disponer de los recursos y el tiempo necesario para viajar indefinidamente, la mayoría de las veces esto no es posible y, por ello, realizamos elecciones y seleccionamos unos lugares descartando otros.

Qué ver en Luang Prabang
La hoz y el martillo siguen ondeando en Laos

El quid en Laos radica en el hecho de que, si bien es cierto que Luang Prabang es la ciudad más bella del país, se trata de un país tan bonito, tan tranquilo, tan interesante y tan poco masificado; que es una pena circunscribirse en exclusiva a la ciudad de Luang Prabang y abandonar el resto de sus paisajes, de sus ciudades, de su gente. Además, aunque Luang Prabang es Laos, Laos no es Luang Prabang. Porque Luang Prabang, como ocurre en otras ciudades del mundo, es una isla, distinta al resto de las ciudades del país. Es lo mismo que, se me ocurre que podría decir, sucede con Siem Reap en Camboya o París en Francia.

Qué ver en Luang Prabang
Reconocible arquitectura a orillas del río

Pero ¿merece la pena visitar Luang Prabang? Por supuesto que merece pena conocer la ciudad; ahora bien, es una lástima conocer este lugar olvidando el resto del país. Y ¿Merece la pena viajar desde Vietnam a Laos sólo para pasar tres días en Luang Prabang? Ahí es donde no sabría responder o, creo, que ya he contestado a esta cuestión más arriba.

¿Cuántos días se necesitan para visitar Luang Prabang?

Turismo Luang Prabang
Auténtica arquitectura colonial francesa

Nosotros decidimos pasar cuatro días en Luang Prabang: medio día en nuestra llegada desde Vang Vieng, dos días completos, y medio día antes de partir hacia Hanoi. Quizá hubiésemos podido apurar un poco y haberlos dejado en tres.

El calor, nuestro gran enemigo

El gran handicap que nos encontramos en este lugar, al igual que en el resto del país, fue el calor insoportable que sufrimos. Como ya he contado, viajamos en temporada de lluvias y, si en Asia suele hacer calor con los monzones, y en Laos roza cotas de lo inhumano, en Luang Prabang era horroroso. Y por este motivo, por ejemplo, evitamos la subida al Monte Phu Si.

Cuándo ir a Luang Prabang
Unión de los ríos Nam Kham y Mekong

Por otra parte, y siendo temporada de lluvias, se dejan de disfrutar muchas actividades que es posible llevar a cabo de diciembre a mayo. Por ejemplo, es imposible con las crecidas del agua, poder bañarse en las Cascadas Kuang Si, o cruzar a pie los puentes de bambú que unen la isla con el resto de riberas.

Cómo cruzar los ríos en Luang Prabang
Mapa de los puentes de madera en Luang Prabang durante la temporada seca

Turismo en Luang Prabang

Por otro lado, y lejos de la masificación que padecen otras ciudades de Asia, es una ciudad mucho más poblada de turistas que el resto de zonas de Laos, lo que supone un aumento considerable de los precios que, ya de por sí, en el país no son los más económicos del Sudeste Asiático.

Cómo es Luang Prabang
Frondosa vegetación y pisos superiores en madera

Así que en Luang Prabang todo está enfocado al turismo: los restaurantes, el diario mercado nocturno, las excursiones, la entrada a los templos, la Ceremonia de las Almas,… Y eso no mola porque hace que un lugar termine por perder su verdadera esencia.

Visita al dentista

En una de nuestras entradas, hemos contado cuáles fueron nuestras primeras impresiones al llegar a Luang Prabang y relatamos que Yayo se rompió un diente durante la cena. Y así es como comenzamos nuestra estancia en la ciudad.

Lo primero que hicimos fue buscar un dentista. No había otra solución. Aún quedaba mucho viaje por delante y aquello había que solucionarlo. Pero yo pensaba “verás tú el antro en el que vamos a tener que meternos”.

Localizamos un dentista en pleno morning market a través de la app maps.me y, al llegar, fue una auténtica sorpresa. La verdad es que el sitio era un “poco raro”. Se trataba de un cerramiento de aluminio en el porche de una vivienda, pero el interior de la consulta era como los europeos, con toda la equipación tecnológica y toda la higiene que una consulta dental requiere.

Sanidad Laos
Dentista en Luang Prabang

Al principio nos atendió un chaval que no entendía ni papa de inglés. Gracias a Dios sólo era el ayudante de la doctora que, embarazada y pulcramente vestida con una bata blanca, atendió a Yayo perfectamente.

El precio de la reparación del diente fue de 5$ y, le hizo tan bien el trabajo, que Yayo intentó convencernos de que se iba a arreglar más piezas jajajajaja Hacían de todo: empastes, blanqueamientos, implantes, ortodoncias,… Y a precios irrisorios. Claro que, tanto la doctora como nosotros lo convencimos de que no era el momento adecuado. Si hubiera sido por él…

Aprovechamos el día para visitar el Palacio Real, disfrutar de la arquitectura colonial, mirar en sus pequeñas boutiques, pasear por el night marquet, y contemplar los templos al atardecer.

Escuela de Inglés

Jóvenes de Luang Prabang
Escuela de inglés

Junto a nuestro Hotel había una escuela de inglés en donde los locales aprovechan la visita del turismo para realizar intercambios lingüísticos. Laosianos y extranjeros acuden al local y charlan con el fin de aprender o practicar inglés. Y eso fue lo que hizo Macarena durante las dos tardes que pasamos en Luang Prabang. Como la escuela estaba ubicada puerta con puerta con el Hotel, mientras nosotros nos duchábamos, ella se quedaba hablando con gente de su edad y venía encantada.

Alojamiento en Luang Prabang

Los Hoteles de precio medio en el centro de Luang Prabang son tipo guesthouses: correctas, limpias, pero sin muchos lujos. Aunque también se pueden buscar alojamientos más lujosos y caros en la zona centro o, por mayor calidad a igual precio, buscar un hotel un poco más alejado. Sea como fuere, los precios de los alojamientos en Luang Prabang, distan mucho de los que se pueden encontrar en  otras zonas de Asia.

Turismo Luang Prabang
Impecable estado de las construcciones coloniales

Nosotros decidimos instalarnos en una de las perpendiculares de Sisavangong. En un pequeño hotelito acogedor y con un staff amabilísimo, llamado Villa Oudomlith; lo que nos dio opción a ir y venir andando, pasear por el centro y presenciar la Ceremonia de las Almas desde la misma esquina de la calle.

Alrededores de Luang Prabang

Empleamos la segunda jornada para visitar las Kuang Si Waterfall hasta las que fuimos en moto. La primera idea fue llegar hasta allí en barco pasando por las Cuevas Pack Ou pero, tras haberlo pensado mucho, no las encontrábamos tan suficientemente atractivas como para pasar la mañana en un barco, ir a la aldea del wisky y llegar a las Cascadas para el “amén”. Así que preferimos visitar con tranquilidad las cascadas, en la creencia de que podríamos darnos un baño y ver el centro de acogida de los osos negros. Fue un camino agradabilísimo y disfrutamos mucho en Kuang Si, pese a que, al ser temporada de monzones, fue imposible bañarnos por lo arriesgado que hubiera sido con la crecida de las aguas.

Dónde ir en Luang Prabang
Preciosas avenidas en la ribera del Mekong

Aprovechábamos las tardes para visitar la parte exterior de los templos, ya sin taquillas y sin gente y oir los rezos de los monjes. Luego, cómo no, nos acercábamos al Night Marquet para elegir entre alguno de los restaurantes de sus alrededores en el que cenar.

La ribera del Mekong

Pero el mejor día, sin duda, para los tres fue el último en el que nos dedicamos a recorrer la parte antigua de la ciudad bordeándola por el río ¡No había nadie! Y además, era una zona muy bella de grandes residencias coloniales reconvertidas en hoteles y restaurantes.

Los mejores restaurantes de Luang Prabang
Bonita terraza en la Ribera del Mekong

Visitamos, además, el centro UXO Lao que, si bien es pequeñito, encierra una labor y una Historia de envergadura.

Y dejamos la ciudad en dirección a Vietnam con el sabor de la despedida de un país al que tendremos que volver para seguir descubriendo.

Los lugares más tranquilos de Luang Prabang
Luang Prabang sigue conservando su esencia colonial

Pero ¿Fue Luang Prabang la ciudad más bella de Laos? En realidad es muy bonita y con el encanto de lugares colonizados de Asia que han mantenido su arquitectura combinándola con la tradicional del país, al estilo de Galle, en Sri Lanka, o Malaca, en Malasia. En Luang Prabang no hay un turismo masivo y se trata de una ciudad espiritual y tranquila en la que destaca la ausencia de ruido. Pero, y siento decirlo, Luang Prabang no nos enamoró. Puede que en ello influyeran las opiniones tan favorables que habíamos leído previamente y que habrían acrecentado nuestras expectativas. Pero no, Luang Prabang no nos enamoró.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

10 Comentarios

  1. A veces nos creamos unas expectativas que hacen que luego la realidad aunque merezca la pena nos deja un poco ploff porque las expectativas creadas nos habían hecho esperar más. Se agradece por vuestra parte una opinión desde el corazón pero intentando ser objetiva. Un beso

    • Gracias Asun. Yo creo que es exactamente lo que dices. Luang Prabang es bonito, es un lugar tranquilo, encantador, pero… Supongo que el listón estaba demasiado alto. A partir de ahora, he aprendido que tengo que poner los pies en la tierra y viajar con la mente en blanco.
      Un beso

  2. He ido leyendo las diferentes entradas que habéis publicado sobre la ciudad y nunca hubiera sacado en conclusión que pudiera no colmar las más altas expectativas. Supongo que eso se debe a que yo no había leído nada antes y no he conocido nada más después. Con este magnífico resumen de vuestra visita, además de disfrutar mucho, he tenido ocasión de reflexionar sobre lo importante que es tener elementos de comparación para apreciar correctamente un lugar :))

    Muchas gracias por compartir siempre vuestra sincera opinión, Macarena.

    ¡Besitos de lunes!

    • Hola Julia,
      A lo mejor, ya me conoces, soy demasiado crítica siempre y quizás tendría que volver a viajar con la inocencia de la primera vez. Pero, y no sé si he conseguido transmitirlo, había leído tanto y tan maravilloso a cerca de Luang Prabang que pensé que me enamoraría arrebatadoramente de la ciudad y moriría de pena al abandonarla. Pero, a pesar de su belleza, no me enamoró. Es cierto que tampoco fue “un sitio más”, pero no fue “el sitio”.
      He intentado elaborar una entrada diferenciada del resto porque esta es una opinión muy personal y, en las otras he tratado de ser lo más objetiva posible proporcionando sólo descripciones y datos. En fin, espero que nadie me crucifique por esto.
      Un beso grande.

  3. Por tus entradas veo que Luang Prabang es un lugar precioso pero la verdad es que si dices que hace tanto calor me echa un poco para atrás pues no lo soporto nada de nada. Un beso y feliz semana

  4. Clara exposición de pros y contras del viaje, aunque desde luego siempre ganan los pros. ¡Y casi vale la pena ir allí solo por arreglarte la boca, je, je, je! Con lo que cobran en España casi nos cuesta lo mismo que el viaje. Por otro lado, me encanta cómo sois capaces de interactuar con el lugar. Ese detalle de Macarena yendo a la escuela de inglés demuestra que viajáis por algo más que sacar una simple foto. La verdad es que no sé cómo podéis hacer tantas cosas en tan poco tiempo. Admirable. Un fuerte abrazo!!

    • Jajajajaja Tú lo has dicho, David. Si no hay otra razón, siempre se puede viajar a Laos para ir al dentista ¿Te imaginas? Jajajajjajaja
      No sé David, respecto a lo que comentas de que son muchas cosas en poco tiempo… no sé porque tampoco llevamos las cosas tan medidas. Sí que sabemos qué queremos ver, dónde queremos estar y esas cosas, pero tampoco vamos con rutas ni planes cerrados. Ahora sí, la idea es disfrutar, aprender, mezclarte con la gente, comer otras comidas. Hay muchas personas que nos comentan sus reticencias a realizar determinadas actividades o visitar algunos lugares; nosotros creemos que, siendo prudentes, es posible visitar casi cualquier sitio y siempre existe la posibilidad de realizar una ruta o una visita. Verdaderamente, la regla general es que las personas son buenas. De 50, igual hay alguna que no (que también las hemos encontrado), pero cuando viajas, la gente te apoya, te arropa, te informa,… Yo creo que es más el miedo a lo desconocido o la creencia de que sólo viajan los ricos. Lo he pensado a veces, pero nunca he logrado obtener una respuesta clara. Y como puedes comprobar, me he ido por las ramas. Me gustaría poder viajar muchísimo más, la verdad. A veces tengo la sensación de que moriré sin haber visto el 90% del mundo. Aunque haré lo que pueda para reducir ese porcentaje.
      Ya sólo quedan un par de entradas sobre lo mejor y lo peor de Laos, ya sabes, nuestra sección de Lo+ y Lo-. Pero, en esencia, este viaje ha finalizado.
      Muchas gracias por acompañarnos.
      Un abrazo!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here