Todo lo que necesitas saber antes de viajar a Líbano

10
1091
Monumento de los Mártires con la Mezquita Al-Amin de fondo (Beirut)

Líbano (en árabe: لبنان Lubnān) es un país  Mediterráneo de Oriente Próximo que hace frontera al Sur con Israel y al Norte con Siria, precisamente las zonas más controvertidas y en las que se ubican los destacamentos de las Naciones Unidas.

Se trata de una de las cunas de la civilización y uno de los lugares citados en la Biblia que conserva gran parte de las ruinas y vestigios de todos los moradores que han pasado por la zona.

País multicultural por excelencia, preserva el eclecticismo religioso en su gastronomía, sus costumbres, su sociedad  y su arquitectura.

Guía de Líbano
Catedral de San Jorge y Mezquita Al-Amin

Debido a su ubicación geográfica, Líbano ha sido habitado por fenicios y ha estado influído por las culturas mesopotámicas. Tuvo relaciones comercialmente intensas con Egipto a partir del 3.000 a.C. y fue conquistada por Alejandro Magno. Fue parte de los Imperios seleúcida, romano, bizantino y otomano; y también de los califatos omeya y abbasí; formando parte también del sultanato mameluco. Dominada por los franceses hasta 1943, se independizó convirtiéndose en la República Libanesa y estableciendo un sistema de gobierno único en el mundo: el Confesionalismo, un tipo de gobierno democrático que reparte y comparte el poder entre las diferentes comunidades religiosas.

Hasta 1975, cuando estalla la Guerra Civil que se prolonga hasta 1990, fue considerada la Suiza de Oriente Próximo, ya que se convirtió en centro financiero de toda la zona.

En 2006, el país ya estaba casi recuperado por completo, cuando estalla la Guerra del Líbano, que duró escasamente un mes, entre Israel y Hezbollah, la milicia chií libanesa que es considerada como organización terrorista en casi completamente el resto del mundo.

Desde entonces, la inestabilidad de la zona es temida por la Comunidad Internacional que contiene la respiración de manera permanente, pese al florecimiento constatable del país.

Tras los conflictos armados, el turismo en Líbano se incrementó notablemente, pero ha vuelto a decrecer debido a la Guerra de Siria. Pero ¿Es seguro viajar a Líbano?

¿Es seguro viajar a Líbano?

Informaciones imprescindibles para viajar a Líbano
Controles de seguridad en las calles de Beirut

Mencionar un destino, cualquiera, de Oriente Próximo impone, claro está, máxime si se trata de un país fronterizo con Siria. Pero, a poco que se lea algo sobre Líbano, queda claro que, por el momento, la zona está libre de conflictos armados.

La Guerra Civil Libanesa duró 15 años, demasiado para un país de apenas 10.400 kilómetros cuadrados (más o menos la misma extensión de la provincia de Navarra); y en muchos de los que en esa época teníamos algo de conocimiento de causa probablemente se hayan arraigado en nuestra memoria las crónicas de guerra de los enviados especiales internacionales. Luego vino el conflicto con Israel, más reciente y, por último, la Guerra de Siria.

Pudiera ser que la tensión se respire en el aire. Desconozco ese extremo y, si hay tensión, no la notamos. Pero es normal que en un país con una diversidad cultural y religiosa tan abrumadora y rodeado de Estados hostiles, se pueda llegar a dudar de la seguridad… o no. Hemos vivido en Melilla toda nuestra vida y aquí convivimos cristianos, musulmanes, judíos, gitanos y todos los migrantes que van pasando por la ciudad desde el África subsahariana y aquí no hay conflictos por motivos religiosos, culturales o raciales ¿Qué los ha habido? Pues… ocasionalmente y muy puntuales. Pero, y creo que es la conciencia que han terminado tomando en Líbano, la tolerancia aporta mucho más a la convivencia que cualquier tipo de  enfrentamiento.

Sea como fuere y por el momento, Líbano es un país completamente seguro en el que el ejército ha tomado las calles y las carreteras, lo que proporciona una sensación de tranquilidad absoluta.

No obstante, es cierto que existen ciertas recomendaciones para garantizar la seguridad y tranquilidad de los extranjeros: evitar las fronteras Norte (con Siria) y Sur (con Israel) y  el resto de las zonas fronterizas del país, así como las visitas a los Campos de refugiados y determinados barrios de Beirut y Trípoli.

Los índices de criminalidad común, por otra parte, también son bajos en Líbano; aunque lo peor, respecto a la seguridad, son las carreteras con unos altísimos índices de siniestralidad vial.

Requisitos para entrar en el país: Visado en Líbano

Visado Líbano
Todo lo que necesitas para viajar a Líbano

Los españoles no necesitamos visado para visitar Líbano. Simplemente se ha de presentar el pasaporte a la llegada (con una validez de seis meses superior a la fecha de entrada) y, algo muy importante: es imprescindible que el pasaporte no tenga ningún visado ni sello del Estado de Israel. De ser así, puede denegarse la entrada, sobre todo si la persona de pasaporte español es de origen árabe. También se puede rechazar la entrada a quienes muestren un billete de avión que incluya Israel en el recorrido del viaje.

Y no es broma, a la llegada, el policía de inmigración escanea todas las páginas del pasaporte en búsqueda del citado sello de Israel.

También hay que señalar el hotel en el que te vas a hospedar.

En algunas páginas de internet, se señala que hay que pagar una tasa para salir del país; pero esta medida ya no está en vigor. No hay que pagar nada.

Por cierto, el control de inmigración a la llegada es un auténtico caos. La gente se cuela. No se sella de uno en uno, sino en grupo: una familia, una pareja, un grupo de amigos que viajen juntos. Te cierran una ventanilla sin previo aviso… Jamás he visto cosa igual. Y cuento esto porque tardamos en pasar el control una hora y media aproximadamente. Y lo que puede ocurrir es que, si has contratado un transporte previamente para que te lleve a tu alojamiento, puede que te deje en la estacada. Así que calcula los tiempos.

Y con respecto al pasaporte, una última cosa: hay que llevarlo siempre porque es posible que te lo soliciten en algún control de los muchos que existen en el país.

Billetes para viajar a Líbano

Es posible viajar a Beirut en vuelo directo desde Madrid y Barcelona por entre unos 350 –  500€ en un vuelo que aproximadamente dura entre 4 horas y 4 horas y media.

Nosotros, con muy pocos días de antelación, reservamos nuestros vuelos con Turkish Airlines en el trayecto Málaga – Beirut (con Escala en Estambul).

La duración de los trayectos fue de 4horas y media hasta Estambul y de 2 horas hasta Beirut (Unas 7 horas y media en total) y cada billete nos costó alrededor de 350€

¿Es Líbano un país caro?

Moneda Líbano
Bonitos restaurantes en el Barrio de Hamra

En general, en Líbano los precios son superiores a los españoles.

Sí. Realmente Líbano es un país caro.

Antes de viajar leímos opiniones que comparaban los precios de Líbano con los de Madrid ¿Qué digo Madrid? Con los de París ¿París? ¡Qué va hombre! Con los de Londres. Y la verdad es que fuimos un poco en situación de “en prevengan”. Y aunque ya hemos adelantado que el nivel de vida es muy superior a lo que estamos acostumbrados, ya sabes que te vamos a contar cómo viajar al Líbano sin que te arruines ¡Faltaría más!

Por cierto, salvo en casos muy puntuales, como en el tema de los taxis y los zocos, el regateo “no se estila” en Líbano.

Moneda: La libra libanesa y el dólar

Turismo Líbano
Souks de Beirut

En Líbano conviven la Libra libanesa y el dólar. Y es posible utilizarlos indistintamente.

Nosotros llevábamos cambiados unos 300 ó 400 dólares a la llegada al país para pagar el taxi y lo que, de urgencia pudiera surgir. Pero, realmente la cantidad mayor de nuestra moneda la llevábamos en euros porque pensamos que cambiar euros a dólares en España, si es que luego necesitábamos cambiar a libras, iba a ser mucho gasto.

Así que lo que nosotros hicimos fue llevar euros y cambiarlos a libras libanesas cuando llegamos, lo cual es muy fácil de hacer, pues casi todas las joyerías de Beirut son también casas de cambio y abren todos los días durante una larga jornada. También se puede cambiar en los hoteles, aunque el cambio es ligeramente inferior.

Por otra parte, antes de llegar, preguntamos en el hotel si podíamos hacer el pago en euros y, como lo aceptaron, evitamos cambiar más veces.

El idioma

El idioma oficial de Líbano es el árabe; aunque también se habla inglés y francés.

En realidad, lo que se habla en Líbano es un batiburrillo de idiomas: tú saludas en inglés, te contestan en árabe, te preguntan qué quieres en inglés y tú respondes en francés. En fin, un bonito lío – recordamos que es en Líbano, concretamente en Baalbeck, donde se ubicó la existencia de la Torre de Babel-.

En las zonas menos concurridas de fuera de Beirut no suelen ser tan diestros con los idiomas y suelen manejarse con el árabe, pero tampoco tendrás problemas. Los libaneses son un encanto y será posible hacerte entender.

¿Cuál es la mejor época para viajar a Líbano?

Información precisa para viajar a Líbano
Ruinas de Baalbeck

Líbano posee un clima mediterráneo más suave en la costa y algo más frío en las montañas. En verano suelen subir mucho las temperaturas y, en invierno, es posible encontrar heladas o nieve en las montañas. Así que lo mejor es viajar en primavera y otoño. Y nunca en Ramadán -aunque esto tiene más que ver con los servicios que con el clima-.

Nosotros viajamos a Líbano en la Navidad de 2018 y no hacía especialmente frío. Sí que veréis en las fotografías que íbamos bastante abrigados; pero con la idea de no llevar mucho equipaje, llevamos prendas que luego nos sirvieron para subir a las montañas (donde sí hacía bastante frío). El caso es que preferíamos llevar los chaquetones puestos que en la mano, pero realmente, ni por la noche, las temperaturas bajaban demasiado.

Lo que sí encontramos fue un clima bastante lluvioso. Por lo general, nos amanecía soleado y, al medio día, caía un chaparrón de mil pares de narices. Los mejores días fueron aquellos en los que la lluvia cesaba pronto. Los peores, aquellos en los que se prolongaba hasta la noche. Por ello, planificamos nuestras visitas a zonas como Baalbeck o Aanjar, en donde hace más frío, previsión meteorológica en mano, durante los días en los que sabíamos no llovería.

Y por cierto, en invierno oscurece a las cinco, lo que nos limitó bastante en las excursiones ya que no queríamos volver a Beirut de noche por esas carreteras de Dios.

Wifi en Líbano

Aunque ya hablaremos de cómo conseguir una tarjeta SIM en Líbano, nosotros no la compramos pese a que habíamos leído del mal funcionamiento de la Wifi y de su poca generalización en cafés y hoteles de Líbano.

Nuestra experiencia no fue esa y tuvimos la oportunidad de conectarnos en numerosas ocasiones y con rapidez en muchos de los restaurantes y cafeterías en los que estuvimos. En nuestro hotel de Beirut también funcionaba perfectamente.

Fotografías en Líbano

Aunque por lo general no hay problemas para hacer fotografías en el país, existen algunas restricciones que, de no tener en cuenta, podrán ponerte en un aprieto.

Hormigón y concertinas

Por motivos de seguridad, no está permitido fotografiar edificios oficiales, controles check point, cuarteles, ni lugares custodiados por el ejército. En el mejor de los casos, se acercará a ti un militar a llamarte la atención, en el peor, te pedirán la documentación y la situación será algo molesta y seria porque, aunque las Fuerzas del Orden se muestran amables con el turista, si hay que ponerse serios, no dudan en hacerlo.

Hacer fotografías en Líbano es una pasada. Se trata de un país fascinante y en algunos aspectos tan diferente, que uno se siente tentado de no dejar de fotografiar todo lo que le llama la atención, pero ¿Por qué no disfrutar del viaje y evitar situaciones violentas?

Turismo en Líbano

Todo sobre Líbano
Yayo y Macarena grabando para nuestro canal de youtube en Sidón

Turísticamente hablando, Líbano cuenta con muchísimos lugares de alto interés pero, como ya hemos dicho, el turismo es escaso o muy escaso. Por ello quizá, la infraestructura hotelera fuera de Beirut es de menor calidad y a precios que no se corresponden con los efectivos servicios que proporciona el establecimiento. Por ello, como muchos otros viajeros, nosotros optamos por hacer base en Beirut y coger allí nuestro hotel haciendo excursiones de ida y vuelta en el día. Hay que pensar que las dimensiones del país permiten recorrerlo de Norte a Sur en tan sólo cuatro horas.

La ventaja de la opción que escogimos fue la comodidad y el ahorro en el alojamiento, además de la posibilidad de conocer más intensamente cada rincón de Beirut. Las desventajas, a la que se unió la circunstancia de las pocas horas de luz, es que hay zonas a las que no puedes desplazarte y que no disfrutas de la vida nocturna de otras ciudades.

Quedan otras muchas cosas de las que hablar, pero en las entradas siguientes contaremos todo lo que te gustaría saber o te causa curiosidad. Líbano es un país por descubrir y del que vinimos absolutamente fascinados.  Hay que darle una oportunidad a Líbano. De verdad que no os vais a arrepentir.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

10 Comentarios

  1. Amplia y útil información, Macarena.
    El reportaje fotográfico es exquisito, siguiendo vuestra tónica. Me ha encantado especialmente la fotografía del Monumento de los Mártires con la Mezquita Al-Amin de fondo.
    Un besito 🙂

    • ¡Hola Carmen!

      Muchas gracias por tu comentario. En realidad, como se trata de una entrada introductoria, he querido primar la información sobre las fotografías; pero ya verás, ya. Es un país precioso.

      Un besito

  2. Una entrada perfecta para organizar un viaje a Líbano. Lo del control aduana me ha chocado mucho…..para decir tú que no has visto nada igual, con lo que has viajado. Deseando ver todo el resto de artículos, para mi es un lugar totalmente desconocido.
    Un saludo,
    Alicia

    • A Líbano hay que ir, Alicia. Ya verás cómo te gusta.
      Y lo del control de aduanas… La única experiencia mala es la del caos que siempre hay en la frontera terrestre de Melilla porque a los que tienen que sellar pasaporte, se unen los residentes que pasan con DNI, los porteadores, los coches del “comercio atípico”, los que van y vienen a comprar, los que van y vienen a trabajar, los que sellan el permiso de importación temporal,… Pero llegar en avión -sólo un vuelo- y que se produzca el desorden que se produce en Líbano… ufffff.
      Un abrazo, Alicia.

  3. Fíjate que yo pensaba que todavía no era seguro ir a Líbano precisamente por su ubicación pero por lo que cuentas se puede viajar sin peligro. Como siempre un placer leer vuestras entradas. Un beso

  4. Siempre había escuchado que era un país precioso y un enclave de entendimiento en todo ese mar de odios, guerras, masacres y que las guerras recientes lo habían dejado tocado. Desde luego una guerra nunca aporta nada positivo a ningún país pero parece que ha recuperado ese encanto que tenía.
    Desconocía que si había un sello de Israel ya no te permitían entrar en el país, pero no hace mucho a una amiga mía por haber estado en Irán tampoco le permitieron ir a Estados Unidos.

    Besos

    • En realidad, al final, pagan justos por pecadores porque creo que es fácil comprobar quien es turista y quién espía o terrorista. En fin…
      Conxita, precioso de verdad, tú lo has dicho. Y también es cierto que aún se pueden apreciar las secuelas de la Guerra. Yo, algunos días, observaba a la gente mayor y no podía imaginar cómo continuaban con la cotidianeidad de sus vidas habiendo vivido lo que han vivido. Creo que quieren hacer borrón y cuenta nueva para retomar la normalidad que, en cierta medida, ya han conseguido. Pero ha sido para ellos un varapalo la Guerra de Siria porque ha conseguido ahuyentar a inversores y turistas. Así que, después de haber estado allí, nuestro propósito es animar a los viajeros a que vayan, que no tengan miedo. Va a ser una de las experiencias viajeras más gratificante de sus vidas.
      Un beso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.