Kellie´s Castle, la mansión encantada de Ipoh

16
160
Kellie´s Castle

Son lugares como Kellie´s Castle los que hacen de Malasia un país fascinante más allá de las Torres Petronas y las populares ciudades de Georgetown o Malaca (a las que también adoro).

Castillos encantados
Antigua mansión y Castillo sobre el Río Kinta

Y tan maravilloso me parece este extraño castillo que casi me aventuraría decir que es un pecado marcharse de Malasia sin haberlo contemplado.

A tan sólo dos horas de Kuala Lumpur y treinta minutos de la ciudad de Ipoh, se puede visitar esta rara avis que surgió de los excéntricos gustos de un escocés que quiso brillar entre la burguesía de la Malasia colonizada de finales del siglo XIX.

La Historia de un extraño emigrante

William Smith, posteriormente William Kellie Smith, al adoptar el apellido de soltera de su madre, era un joven escocés que decidió probar fortuna en el extranjero cuando contaba sólo con 21 años.

No se sabe muy bien cómo realizó su viaje, ni tampoco por qué eligió su destino, pero logró llegar a Malaya (posteriormente Malasia) donde fue bien acogido por una comunidad de emigrantes formada por mineros, agricultores y empresarios.

Emigrantes irlandeses en Malaya siglo XIX
Grupo de emigrantes tomando el té en la Mansión de Kellie (Primero por la derecha)

En sus primeros años en Malasia, probó fortuna –unas veces de forma más acertada que otras- en diferentes empresas comerciales. Pero no fue hasta que conoció a Alma Baker, cuando su suerte cambió.

Baker había logrado concesiones gubernamentales en los bosques de Perak para construir carreteras y la asociación de Kellie con él le reportó pingües beneficios con los que invirtió en plantaciones de caucho y la industria minera del estaño que terminaron por convertirlo en un hombre rico y afamado.

Con el tiempo, invirtió en las propiedades de la Kinta Kellas Estate y la Kinta Kellas Tin Dredging Company, además de en una gran plantación de caucho y la finca en la que construyó su gran obra maestra: El hoy conocido como Castillo de Kellie.

Arquitectura de las mansiones de los caucheros malasios
Antigua mansión de Kellie

En 1903, William Smith viajó a Escocia para visitar a su madre, gravemente enferma, y entonces conoció a su futura esposa Agnes.

Imágenes de la familia Kellie Smith
William Kellie Smith y su esposa Agnes

De vuelta a Malasia, se produjo el nacimiento de la primera hija del matrimonio: Helen. Pero el alumbramiento del tan anhelado hijo, Anthony, se hizo esperar una década. Para celebrarlo, en 1915, William Smith planeó la construcción de un castillo. Y en su sueño, apuntó alto, muy alto.

Excursiones desde Ipoh
El bello castillo inacabado de William Kellie Smith

Entre 1909 y 1910 había construido una mansión de estilo árabe para él, su esposa y su hija. La casa se ubicó en la parte alta de una loma sobre el Río Kinta. Sus terrenos fueron cubiertos de exuberantes jardines, espacios abiertos y un lago. Hoy día no queda mucho de la primera casa aparte de un patio abierto y parte de un muro.

Malasia imprescindible
Antigua mansión de Kellie en la actualidad

En Gran Bretaña, durante la época victoriana, lo común entre los hombres jóvenes, ricos y emprendedores era comprar antiguas casas señoriales y castillos para acentuar su status en los círculos sociales.

Castillo en Malasia
Bella fachada de estilo renacentista árabe e indosarraceno

Así que esta costumbre, junto al nacimiento de su hijo, le llevó a planificar la construcción de una casa más grande y majestuosa.

La “nueva casa” iba a ser una extensión de la ya existente, así que se planificó sin cocina ni cuatro de servicio, pues era costumbre que las habitaciones de los sirvientes y las cocinas estuvieran alojados en un anexo y conectados por algún tipo de sendero cubierto para proporcionar intimidad a la familia de la casa.

Servicio doméstico Malasia siglo XIX
Personal de servicio en la Mansión de Kellie

Cuando los sueños se hacen realidad

William sentía fascinación por lo extraño y lo maravilloso. Y debido al hechizo que experimentaba por la India, incorporó gran parte de elementos de su arquitectura a su nuevo hogar, importando muchos de los materiales desde este país, e incluso realizando la contratación de 70 trabajadores de Madrás, al sur de la India, como trabajadores cualificados para la construcción de su castillo.

Impresionante arquitectura India en Malasia
Patio trasero del Castillo

Originariamente, el castillo se proyectó construir con una torre de seis pisos, una cancha de tenis cubierta, un área de entretenimiento en la cubierta del edificio, una bodega e incluso, lo que hubiese sido el primer ascensor de Malasia.

Las construcciones más raras del mundo
La Torre debía contar con el primer ascensor de Malasia

William deseaba un castillo de estilo renacentista árabe e indosarraceno con materiales artesanos de alta calidad que hizo traer de la India, como los ladrillos y el mármol, y los azulejos, que se importaron de Italia.

Decoración interior de mansiones coloniales en Malasia
Cenefa de azulejos italianos

Además, Smith ordenó la construcción de túneles que pudieran ser utilizados en caso de emergencia y una pequeña habitación aislada cerca de la bodega que, aunque calificada como “habitación secreta”, en realidad era una sala de revelado fotográfico.

Castillo inacabado de Kellie´s
Habitación secreta bajo la escalera

Los trabajos de construcción de la mansión tenían un plazo previsto de ejecución de diez años, pero a principio de la década de 1920, una epidemia de gripe española cercenó la vida de los obreros. Los supervivientes y familiares pidieron entonces que construyera un Templo para Mariammam a fin de solicitar protección a la deidad. William Smith accedió a las peticiones y esperó que los trabajadores completaran el Templo que, aún hoy, puede observarse a 1500 metros del castillo.

Una vez finalizada la construcción del Templo, se reanudaron las obras en el Castillo de Kellie, pero la construcción nunca llegó a terminarse.

Fantasmas en el Castillo de Kellie
Estancia en uno de los pisos inferiores

Al parecer, su hijo Anthony se había marchado a Gran Bretaña con su madre para completar su educación y, en 1926, William, junto a su hija Helen hizo un viaje para visitarlos. Sin embargo, una vez en Europa, decidió desviarse hasta Lisboa a cerrar la compra del ascensor para su mansión. Fue entonces cuando contrajo neumonía y murió a los 56 años. Se encuentra enterrado en el Cementerio Británico de Lisboa.

Leyendas sobre Kellie´s Castle
Ubicado sobre una loma al que se llegaba por un antiguo puente hoy reconstruído

Agnes nunca volvió a Malasia y vendió el castillo inacabado a una compañía británica llamada Harrisons y Crossfield. Anthony Kelly Smith murió en la Segunda Guerra Mundial. Helen nunca regresó al castillo.

Un castillo encantado

Desde entonces, el Castillo ha estado envuelto en un halo de misterio y son muchas las leyendas que giran en torno a él.

Estilo arquitectónico indosarraceno
70 trabajadores indios trabajaron en la construcción del castillo

Dicen que una pareja que vistó el castillo para fotografiar animales nocturnos, informó de la presencia de figuras en las ventanas. Hay quien dice haber visto el espíritu de Wiiliam Kellie deambulando por las galerías del segundo piso y que, a veces, en la habitación de Helen, se la ve vestida con una blusa blanca y su cabello rizado al aire.

Los pasillos que recorren los fantasmas
Corredores de Kellie´s Castle

Hay testigos que, incluso, aseguraron en la década de 1960 que se estacionó un coche dentro de la finca, pero el coche nunca se encontró ni se verificó nada sobre a quién pertenecía ese automóvil.

Otros rumores dicen que los japoneses se instalaron en el castillo para torturar y ejecutar prisioneros y que sus almas siguen vagando atormentadas por las estancias del castillo.

Kellie´s Castle en la actualidad

Hoy día, una empresa se encarga de la gestión del castillo, que se ha convertido en una atracción turística. Incluso fue utilizado como escenario en la película de “Ana y el Rey”.

Escenarios de "Ana y El Rey"
Habitaciones con vistas al jardín

Los visitantes de la mansión pueden explorar el interior de las estancias, la torre de cuatro pisos, las habitaciones de los niños, la bodega, el hueco del ascensor y la azotea. En la planta baja, se han conservado muebles de época que recrean la vida a principios del siglo XX. Y también son accesibles los patios traseros y la antigua casa.

Muebles coloniales en Malasia
Muebles de época

En junio de 2003, durante unas obras de ampliación de la red viaria, en el kilómetro 6 de la carretera Gopeng-Batu Gajah, los operarios desenterraron una sección del túnel que se cree que unía el castillo con el templo hindú.

El misterio sigue envolviendo a Kellie´s Castle después de un siglo. Pero quizás son las fantasías las que hacen muchísimo más bello este rincón perdido de las llanuras de Malasia.

Opiniones sobre Kellie´s Castle

Independientemente de sus historias fantasmagóricas y de que se trata de una construcción inacabada, he de decir que se trata de una de las visitas más impresionantes que hemos realizado en todos los lugares en los que hemos estado de Malasia.

Lugares únicos en el mundo
Vistas de la antigua mansión y los jardines con una plantación al fondo

Se trata de un lugar poco visitado, bien cuidado, interesante, lleno de historias y leyendas, pero sobre todo, se trata de un lugar bellísimo y único en el mundo.

El clima de Malasia es verdad que es pésimo para la conservación de las edificaciones históricas, pero son muchas las estancias que aún conservan impecables las molduras, los azulejos y las tarimas del suelo.

Mansión victoriana en Malasia
Dormitorio con suelos originales en madera

Además de su innegable belleza, impresiona la arquitectura de la mansión, así como las dimensiones de sus estancias. Asombran los diseños de sus arcadas y ventanas.

Castillo inacabado en Ipoh
Arcos del Castillo de Kellie

Y por otra parte, ya sea por su entorno, como por el halo de misterio y romanticismo que envuelven a este lugar, bien merece una visita.

Mansiones fantasmagóricas
Molduras originales de los dormitorios

Cómo llegar al Castillo de Kellie

Kellie´s Castle se encuentra a 198 kilómetros al Norte de Kuala Lumpur, en Batu Gajah, en el Estado de Perak.

Cómo llegar a Kellie´s Castle
Hoy los andamios sostienen antiguos muros

Lo normal es visitarlo haciendo una excursión de un par de horas desde Ipoh, a donde se llega en tren o autobús desde Kuala Lumpur.

Desde la ciudad de Ipoh, no existe transporte público que pase o haga parada en este lugar, así que la única opción es llegar en taxi o Grab Car.

Cada trayecto desde Ipoh a Kellie´s Castle, de 20 km,  dura unos 30 minutos y el precio del servicio de Grab nos costó 24 RM (5€) por el recorrido en cada uno de los sentidos.

Si bien es cierto que no será difícil encontrar un conductor que quiera llevarte hasta Kellie´s Castle desde Ipoh; es más difícil encontrar un conductor que haga la ruta en sentido contrario, así que lo único que queda es armarse de paciencia y tomar algo en el barecito de la entrada, mientras aparezca un conductor que quiera llevarte de vuelta a Ipoh.

Entradas a Kellie´s Castle

La atracción abre hasta las 18:00 horas y la entrada cuesta 10 RM (2€) – 8RM Niños

El tiempo aproximado de la visita es de una hora.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

16 Comentarios

  1. Hola Macarena, una entrada muy interesante. Por regla general todos los Castillo están envuelto en algunas de estas leyendas de misterio, será por sus estancias que son tan amplias y dan lugar al misterio. Pero aparte del el misterio que encierran sus paredes, están llenos de magia y sobre todo de historias.
    Me encanto. Besos.

    • ¡Hola Cristina!

      Yo soy un poco reacia a lugares encantados porque soy muy miedosa jjjjjjjj aunque con la luz del día las cosas cambian. Además, este castillo es realmente espectacular y su entorno toda una maravilla. Así que puedo decir que recorrí todas y cada unas de sus estancias y lo disfruté como si fuera mío por unas horas. Coincido contigo en la magia del lugar.

      Un beso

  2. Esta atracción del Kellie’s Castle, me ha impresionado muy favorablemente, la encuentro muy acorde con mis preferencias de visita, ya que reúne dos pilares fundamentales, que considero esenciales para descubrir nuevos lugares, decía antes que cumple con dos requisitos: construcciones rodeadas de misterio y leyendas, unido a un trabajo arquitectónico de valor incalculable.
    Mil gracias, un día más, por dejarme perder entre estas espléndidas fotografías e imaginarme como pudieron originarse esas leyendas.
    Un besito y feliz inicio de semana y mes.

    • Ay Estrella, yo sé que te encantaría la visita y que, de allí, surgiría la inspiración para unos cuantos relatos en tu blog porque, de verdad, que el lugar es inspirador.
      Me alegro que el castillo y la entrada hayan sido de tu agrado.
      Un besazo

  3. Hola familia.

    Como no nos gusta nada este tipo de castillos y mucho menos si tienen “escondidas” historias truculentas, 😄 nos hemos visto en la “necesidad” de leerlo varias veces aparte de imaginarnos que somos nosotros los que estamos allí dentro en una noche oscura y con tormenta.

    Realmente nos ha encantado. Por si no había quedado claro arriba. A veces escribimos un poco raro, sorry, jejeje.

    Saludos.

    • ¡Hala chicos!

      Si yo me atreví a la vista es porque era de día. Yo soy una cagueta y no iría allí de noche… por si acaso. Yo veo a Helen William en camisón antiguo en uno de los pasillos y caigo redonda jajajaja Bueno, en realidad sólo con imaginármelo, ya caería redonda. Jajajajajaja

      De todas formas, lo que sí es cierto es que se trata de un lugar especial y muy bello. Y que yo recomiendo a todo el que pueda disfrutar de él.

      Un besazo, pareja.

  4. Jo, una entrada que la lees con la boca abierta. Por un lado, la historia de su construcción inacabada, con ese parón para ese ofrecimiento divino de un templo. Luego, el drama de no poder disfrutarlo ni verlo terminado en vida. Y para acabar, esa leyenda basada en el sobrecogimiento que producen las edificaciones inacabadas.
    Desde luego que esta segunda visita a Malasia, os ha llevado a lugares menos conocidos y por ende mucho más peculiares y novedosos para tus lectores.
    Ladrones, ratas, fantasmas… ¿dónde iréis después? Un fuerte abrazo, Macarena.

    • David, “de Malasia, hasta los andares”.

      Es un país que siempre me ha fascinado ¡Fíjate que suele ser un lugar en el que la mayor parte de viajeros sólo para para ver Kuala Lumpur un par de días! Pero a nosotros nos tiene enamorados y, por eso, repetimos año tras año ya que en cada viaje, descubrimos cosas nuevas. Todavía quedan muchos sitios sorprendentes para mostrar, pero ya adelanto que casi todos los años escribiré de Malasia, a donde seguiré volviendo siempre que pueda.

      Ahora bien, el Castillo de Kellie fue una experiencia irrepetible, de esas cosas que te quedan marcadas cuando haces un balance global de tus viajes. Y lo mejor es que, aunque suene egoísta, son lugares poco conocidos y haces la visita para tí solo, lago que hoy en día está dificilillo.

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado.

      ¡Un fuerte abrazo!

  5. Con lo que le gustan a mi peque las construcciones abandonadas y encima es un castillo, y encima tiene una leyenda y encima tiene un fantasma! Me ha encantado Macarena, espero que no se llene de turistas y podemos verlo (algún día) en soledad.
    Un abrazote

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.