El Palacio de la Bahía, el sueño de un esclavo - El Mundo con Ella