Fez el Bali y Fez el Jdid

9
1516

Adentrarse en la medina de Fez impone. A priori, parece que seguir una ruta precisa para recorrer sus calles no es tarea fácil, aunque ahora veremos, que puede llegar a no ser tan complicado si se tiene claro qué es lo que quiere verse y si se incluyen “las pérdidas” dentro del plan.

Tenerías de Fez

FEZ EL BALI


Bab Boujeloud Fez
Bab Boujeloud – Fez

Lo mejor es comenzar por la puerta Bab Boujelud. Esta entrada a la ciudad es una de las más modernas, con tan sólo un siglo de existencia, pero se trata de un lugar emblemático por ser punto de partida para la visita a la medina. Cubierta de baldosas de cerámica azules en su parte externa y, verdes en su interior, lo que se atisba a través de su arco da ya una idea de las maravillas que esperan al visitante: el minarete de la izquierda, de color verde, es parte de la medersa Bou Inania, y el minarete gris de la derecha, forma parte de la mezquita Sidi Lazaz.

Plano de la medina de Fez Fuente: www.guiademarruecos.com

 

En la entrada anterior, hablamos de los circuitos de colores que indican determinadas rutas turísticas en el interior de la medina: El burdeos, corresponde a la ruta de los zocos y los monumentos; el morado, a la ruta de los artesanos; el azul, al barrio andalusí; el verde, a los Palacios y Jardines y, por último, el morado, que corresponde a Fez el Jdid.

Bab Boujeloud - Fez
Bab Boujeloud – Fez

Nosotros comenzaríamos por el circuito burdeos. El de los Zocos y Monumentos.

Medersa Bou Inania
Medersa Bou Inania

Nada más entrar, hay que desviarse hacia la izquierda por un arco con un letrero que pone Kissariat Serajine. Este lugar desemboca en Talaa al Kebira – en realidad, si se tiene poco tiempo, la ruta básica consiste en bajar esta calle hasta el Souk el Attarine y subir por la paralela, denominada Talaa Sghira– que es la más importante de entre las dos calles principales.

Medersa Bou Inania
Medersa Bou Inania

Se cruza la zona de los carniceros y, ahí mismo, al inicio de la calle a la derecha se encuentra la Medersa Bou Inania. La entrada al patio cuesta 20 Dh (1`80 €) a los adultos y es gratis para los niños. Se trata de una construcción del siglo XIV y hay quien la considera la medersa más bonita de Marruecos. En sus paredes, parece que no haya un centímetro sin decorar y su parte alta posee madera de cedro finamente labrada. En la parte central, se encuentra una fuente de abluciones alimentada por el río y en el extremo más alejado del patio, se encuentra el oratorio.

Medersa Bou Inania
Medersa Bou Inania
Medersa Bou Inania

Justo enfrente de la medersa, se encuentra una extraña estructura que a día de hoy está siendo restaurada. Se trata de 13 vigas de madera que salen por debajo de 13 ventanas. Es – o más bien fue- un reloj de agua ¡Ojalá algún día pueda verse en funcionamiento! Cuentan que se construyó como potente atractivo para curiosos a los que, tras observar el extraño reloj, se les invitaba a visitar y orar en la medersa. Otros cuentan sin embargo que se construyó para marcar los horarios de la oración.

Reloj de Agua de Fez
Reloj de Agua

Nosotros, no sé por qué motivo, dejamos esta parte para el final, y decidimos seguir a un grupo de chinos por una estrecha callecita, hasta el inicio del barrio judío, o sea, lo contrario.

Mellah de Fez
Mellah de Fez

Si se continúa bajando la calle, se llega a la zona de los fabricantes de zapatillas. En este punto, la calle pasa a denominarse Ech Cherabliyin y pasa por los puestos de vendedores de babuchas. Luego viene el zoco del latón. En esta misma dirección se llega al Mausoleo de Moulay Idriss II, la plaza Nejjarine, el Zoco Attarine, la Mezquita Karaouyine y la plaza Seffarine, antes de llegar al río que divide el zoco en dos mitades: Fez el Karaouyine y Fez el Andalous.

Vendedores de babuchas
Vendedores de babuchas
Zoco del latón en la medina de Fez
Zoco del latón en la medina de Fez
Artesano del latón en la medina de Fez
Artesano del latón en la medina de Fez
Museo Nejjarine
Plaza Seffarine
Plaza Seffarine
Río Fez
Río Fez
Río Fez
Río Fez

Esta zona no se visita necesariamente en este orden y menos aún nosotros que siempre hacemos una parte del revés. Encontramos una señora gorda que se ofreció a llevarnos a las tenerías. Por lo general, en Marruecos no hay que fiarse de los “bondadosos acompañantes”, en el caso de las mujeres suele ser diferente y aquí en Fez más, porque de cerrarse de manera exitosa una buena compra, la mujer se llevaría una buena comisión y conocíamos que éste era el único interés que la guiaba.

Callejuelas de Fez el Bali
Callejuelas de Fez el Bali

En la medina de Fez hay dos tenerías –zoco de los curtidores-. La más grande es la de Derb Chouwara, y hay otra de menor tamaño cerca de la Plaza Nejjarine. Pese al olor pútrido que se respira en cualquiera de ellas, fruto de los materiales con los que descomponen el pelaje y ablandan las pieles, sin dudarlo nos quedamos con la primera de ambas; pero esta vez resultó que la tenería Chouwara estaba cerrada por restauración, así que la señora gorda nos llevó hasta la más pequeña, que era también válida para que Macarena –que ya no se acordaba- se quedara boquiabierta observando aquel proceso de curtido y tintado que data de siglos.

Tenerías de Fez
Tenerías de Fez
Tenerías de Fez

Las pieles más apreciadas por los artesanos curtidores de Marruecos son las de camello y cabra, considerándose la de vaca y oveja de menor calidad. En primer lugar, se empapan en cal para quitarles el pelo rascando. Esta lana, que se considera muerta, se utiliza para rellenos de almohadas y cojines. Posteriormente, se sumergen las pieles durante un periodo que va de una semana a un mes en agua, caca de paloma y pipí de vaca para que se ablanden. Lo que convierte las pieles en tejidos suaves y flexibles para poder ser trabajados; y estas mezclas de química natural son las responsables del mal olor en estos lugares. Por último, se tiñen las pieles con productos naturales como azafrán, flor de amapola, etc.

Tenerías de Fez
Tenerías de Fez

Terminada la visita, hay que volver a la calle a través de los comercios de piel y es entonces cuando comienza la oferta de cazadoras, bolsos, abrigos, etc. Pero hay que decir la verdad, y no son pesados.

Tienda de piel en Fez el Bali
Tienda de piel en Fez el Bali

Eran ya cerca de las doce cuando volvimos a la calle y decidimos hacer una pequeña parada en el corazón de la medina para tomar una coca cola. Y resultó que llegamos al chiringuito más infesto de toda la medina en el que dijimos: “Aquí mismo”. El camarero, nos invitó a subir a la planta de arriba –una terraza cubierta con cuatro mesas pegajosas y un billar- para que estuviéramos más cómodos, o no viéramos los porros descomunales que se estaban liando.

Bar de la Medina de Fez

Pedimos nuestras coca colas y nuestro botellín de agua y subimos. Como ciertamente estábamos tranquilos, Macarena le propuso a su padre jugar una partidita de billar y aquello fue el detonante que hizo que propiciáramos una mañana de ventas sin precedentes en aquel lugar. La terraza de arriba comenzó a llenarse de señoritas rubias que fumaban y señores sin dientes que fumaban más todavía. Todos querían hacer equipo y jugar un Marruecos-España. Comenzaron las conversaciones pacíficas sobre el fútbol, que si de dónde sois, que si qué bien, que si … todo bastante sorprendente, la verdad; pues jamás me hubiera pensado que estaríamos tan cómodos en un lugar tan sórdido del que al principio quise salir huyendo.

Bar de la Medina de Fez

Nos despedimos y continuamos hasta la Zaouia de Moulay Idriss II tras pasar por los puestos de caramelos en el que compramos unos dulces de miel y almendras. Este lugar es uno de los Santuarios más reverenciados de Marruecos, objeto de peregrinajes y fuente de consuelo para hombres de todas las clases sociales. Es todavía lugar de reunión en épocas de conflicto y aún hoy conserva el derecho de asilo (horm). De hecho, las calles que conducen a ella, están marcadas con vigas de madera que marcan los límites de la zona de asilo. Junto al zoco se encuentran los vendedores de las velas que se llevan a modo de ofrenda.

Tienda de perfumes cerca de la Zaouia Moulay Idriss II
Tienda de perfumes cerca de la Zaouia Moulay Idriss II
Tienda de Caramelos y velas cerca de la Zaouia Moulay Idriss II
Tienda de Caramelos y velas cerca de la Zaouia Moulay Idriss II

Junto a la zaouia, se encuentra la Kissaria, que es un mercado cubierto donde se comercia con telas y cerca, la Plaza Nejjarine que posee una fuente típica de baldosas y maderas. Junto a ella, se encuentra el Zoco Attarine de las especias y hierbas; y, al lado de esta zona, también se encuentra la Mezquita Karaouyine, la mayor de todo el Norte de África hasta que se finalizó la construcción de la Mezquita Hassan II de Casablanca. También pueden visitarse aquí la Medersa Attarine y la Plaza Seffarine, de los que trabajan el metal.

Calle junto a la Zaouia de Moulay Idriss II
Calle junto a la Zaouia de Moulay Idriss II
Kissaria - mercado de telas cubierto
Kissaria – mercado de telas cubierto
Plaza Seffarine
Plaza Seffarine

Terminamos cruzando el río hacia el barrio Andalusí para llegar a la Mezquita Andalous y volvimos paseando por el barrio Andalusí, cuando acordamos coger un taxi para ir a la Ville Nouvelle a comer y continuar por la tarde. Necesitábamos descansar y comer algo.

Mezquita Andalous
Mezquita Andalous

FEZ EL JDID

Palacio Real de Fez
Palacio Real de Fez

Bajamos en la Plaza de los Alauitas, en el Palacio Real, al cual no se puede entrar, pero cuyas puertas – siete en total que simbolizan, puede, los siete días de la semana- merece la pena ver. Y nos adentramos en la Mellah: el barrio judío. La mellah –dicen- es la más grande de Marruecos y fue construida para alojar a todos los judíos que con la diáspora se habían instalado en los alrededores de la Mezquita Karaouyine. Si se agrupaba a todos los judíos en un mismo lugar próximo a la Administración, sus actividades comerciales podían ser supervisadas y sus impuestos engrosarían las arcas del gobierno. Se les ofreció protección a cambio de lealtad al Sultán y se les desaconsejó salir del recinto, prohibiéndoles que usaran zapatos fuera del mismo, prohibición que siguió en vigor hasta 1912, con el Protectorado.

Mellah de Fez
Mellah de Fez
Mellah de Fez
Mellah de Fez

Ya hablamos de la etimología de mellah en la entrada que, sobre Marrakech, dedicamos a su barrio judío. Dijimos que la palabra mellah, procede de la palabra “sal” ya que los judíos fueron reputados comerciantes de sal hasta el siglo XIX. Lo que ocurre es que en Fez, la palabra mellah se originó en un contexto específico, y es que, como comerciantes de sal, a los judíos se les asignó la tarea del salado de las cabezas de los enemigos vencidos antes de colocarlos en los babs en calidad de trofeos.

Mellah de Fez

Mellah de Fez
Mellah de Fez
Mellah de Fez

Los barrios judíos del Magreb me encantan por la arquitectura de sus construcciones elevadas para ahorrar espacio en las ciudades, pero especialmente éste de Fez es de un encanto especial.

Sinagoga Ibn Danan

Aún se conserva la Sinagoga Ibn Danan o Aben Danan, cuya visita recomiendo encarecidamente y cuyo precio es de 20Dh para los adultos y gratis para los niños.

Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan

En la puerta, un policía hace guardia en una desvencijada silla de hierro las veinticuatro horas del día y un señor es el encargado de abrir las puertas del templo a los visitantes, cobrarles y acompañarles en la visita.

Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan

En su momento, esta sinagoga, fue la más conocida de Marruecos hasta que cayó en el olvido por la migración de los judíos. Con su marcha, este templo fue casi reducido a ruinas, hasta que la Comunidad Judía de Marruecos decidió su recuperación y de nuevo abrió sus puertas en 1999 completamente restaurado.

Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan
Baño subterráneo ritual de la Sinagoga Ibn Danan

No se trata de la sinagoga más espectacular del mundo. Al contrario, su interior es bastante sobrio, pero su importancia reside en que se trata de una de las sinagogas más antiguas del Norte de África, además ha conservado la mayor parte de los elementos necesarios en los rituales judíos. Por otra parte, durante su restauración se descubrió un baño ritual oculto en un sótano, nutrido por aguas subterráneas, y utilizado por los judíos para limpiar sus pecados.

Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan

El guarda, muestra amablemente toda la sinagoga, lo que ocurre –producto de la ignorancia, por supuesto- es que se ofrece a hacerte fotos junto al lugar sagrado que guarda los rollos de la Torah y sobre el Amud y ¡Claro! Es que no me imagino yo a un practicante de otra religión abriéndome un sagrario y ofreciéndome hacerme una foto delante con mi familia. Sin embargo, no lo vi como algo sacrílego, sino más como muestra del orgullo que proporciona la falta de conocimiento y creo que accedimos porque nos parecía más falta de respeto despreciar el ofrecimiento del señor que hacernos la foto.

Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan

La visita terminaba con el ofrecimiento de subir a la terraza a contemplar el cementerio judío, previo pago de un estipendio. Y como el cementerio judío de Fez no es de los más bellos de Marruecos, accedimos para verlo desde una perspectiva diferente en lugar de dar un rodeo hasta él. Pero cuál fue mi sorpresa, al acceder a la parte superior de la sinangoga, que encontramos un gran tendedero de bragas y calzoncillos sobre los bancos ¡Madre mía! En fin… cosas de Marruecos.

Cementerio Judío de Fez
Cementerio Judío de Fez
Sinagoga Ibn Danan
Sinagoga Ibn Danan

Seguimos paseando y cruzamos las Puertas Bab Semmarine, Bab Dekkaken y la Plaza Bab Makina, Vieux & Petit Merchouar, hasta los Jardines Jnane Sbil –jardines de Boujeloud-, Plaza de Boujeloud y ¡Vuelta a dentro para ver la Medersa Bou Inania y el reloj de agua que lo habíamos dejado de lado por la mañana.

Bab Semmarine
Bab Semmarine
Bab Makina
Bab Makina
Jardines Jnane Sbil –jardines de Boujeloud-
Jardines Jnane Sbil -jardines de Boujeloud-
Plaza de Boujeloud
Plaza de Boujeloud

Nos fuimos cuando anochecía. Lo habíamos pasado bien, y aunque Macarena había disfrutado, a mí las agujetas de este día en los gemelos me duraron todas las vacaciones ¡Qué cansancio!

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

9 Comentarios

  1. Muchas gracias Asunción!
    Me alegra que te gusten nuestras historias y cómo las ilustramos. Es un placer tener lectores como tú. Seguiremos publicando y esperamos seguir viéndote por aquí.
    Un saludo

  2. Hola Mayte!
    Muchas gracias por tus comentarios que siempre son buenos y nos animan a seguir publicando.
    Llevas razón, quizá la Medina de Fez es más auténtica que la de Marrakech porque es más "autóctona", menos turística, a lo mejor es por el hecho de que sea una ciudad como tal y no sólo un conjunto de comercios y artesanos.
    Lo de las fotos de la Sinagoga… pasé un poco de vergüenza, pero el señor ponía tan buena voluntad, que accedí.
    Muchas gracias por compartir nuestra entrada. Seguiremos publicando, a ver si te "pillo en alguna" Jejejejeje
    Feliz semana, un besazo

  3. Como siempre, preciosas las fotos y estupendas las recomendaciones de estas guías que preparas con esmero y que serán de gran ayuda para quienes quieran conocer Fez. Y claro que se pueden perder, aunque a veces eso también es una gran experiencia. Yo aquí no me perdí, pero en la de Marrakech, que es tan grande, sí, menos mal que durante esas "pérdidas" siempre se ven cosas nuevas que podrían no verse de no perderse uno. A mí Fez me gustó mucho y quizás porque hay menos turismo que en Marrakech, las medinas se ven más auténticas, con los artesanos trabajando ahí como si nada y hasta con los monumentos más necesitados de un remozado, pero que también así se aprecia lo que el paso de los siglos les ha legado como herencia. Salís muy guapos los tres en la Sinagoga Ibn Danan, ahí también tengo alguna fotita donde salgo yo, aunque nos hacemos pocas a nosotros, nos pasa igual que a vosotros, que casi todas van destinadas a lo que vemos. Comparto encantada esa estupenda entrada y que así se anime la gente a conocer un país tan hermoso como es Marruecos. Muchos besos, familia, y muy feliz semanita :-))

  4. Ay, se me olvidó decirte que yo también subí a la parte superior de la sinagoga, pero aquel día no habían hecho la colada, jeje. Resultan simpáticas esas fotos, jeje, otra experiencia más. Y también se me olvidó decirte que me encantaron los jardines de Boujeloud, los visitamos al atardecer y resultó muy refrescante, como el té con menta que degustamos en el cafetín que había allí. Más besos.

  5. No me extraña que terminaras con agujetas, qué recorrido más agotador. Aunque también es cierto que merece la pena no perderse detalle. Me ha hecho gracia lo de la ropa interior tendida en los bancos de las últimas fotos; por el tamaño de alguna prenda bien podría pertenecer a la señora que os hizo de guía en cierto momento 😛

    Creo que la extensión de la Medina hace probable que yo me perdiera porque me oriento fatal, pero desde luego hay que intentarlo porque es una auténtica maravilla. Gracias por este recorrido de lujo y por tus interesantes explicaciones, Macarena.

    ¡¡Un beso y buen finde!!

  6. Hola Julia!
    Es fácil perderse, pero también es fácil orientarse por los carteles, el olor de las tanerías, las respuestas amables de los vendedores,… Y además ¿Qué más da perderse? Lo guay es disfrutar de la medina.
    Y lo de la ropa interior fue muy fuerte, de verdad. Jijijiji
    Un beso y gracias por tus comentarios.

  7. Muy interesante estas rutas turísticas por Fez el Bali y Fez el Jdid. Gracias por volvernos a recordar lo que significan esos colores de las distintas rutas que se ven en este plano que compartes.

    En esta entrada de nuevo las fotografías son impresionantes para hacerme una idea de este itinerario que nos vas explicando.

    No recuerdo si en otra entrada nos has comentado lo que es una "medersa" o también se le llama "madraza", se trata de cualquier tipo de escuela, sea religiosa o secular.
    Una obra de arte me ha parecido la Medersa Bou Inania con esos arcos de herradura tan típicos de la arquitectura árabe (como ocurre con la Alhambra y otros monumentos típicos árabes de este país) y con todas sus paredes decoradas.
    Los zocos son otra maravilla como el de curtidores.
    Lo que nos dices de ese "sórdido" chiringuito de los porros y el billar pues también me ha dejado muy sorprendida y me alegro que al salir de allí tuviérais otra opinión completamente opuesta a cuando entrásteis.

    Lo del tendedero en la parte superior de la sinagoga Ibn Danan, también me ha dejado sin palabras.
    ¡Qué preciosidad! esos jardines Jnane Sbil –jardines de Boujeloud-

    Muchos besos para ti y para el resto de la familia.

  8. Hola Estrella,
    Es una pasada lo que se parece la arquitectura española en algunos lugares a la que podemos encontrar en Marruecos. Sin duda se nota el paso de esta civilización por tierras españolas ¿Verdad?
    Lo del billar fue… de nota, pero lo de la sinagoga… ¡Cosas de Marruecos!
    Gracias por tu comentario.
    Muchos besos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.