Fuentes de Oum Er-Rbia por Ifrane y Azrou

17
2456

Las Fuentes de Oum Er-Rbia se encuentran a 140 kilómetros de Fez por la nacional 8, teniendo que tomar la carretera que lleva por Ifrane hasta Azrou, desde donde se coge la carretera comarcal que te lleva hasta el nacimiento del río.

Oum Er-Rbia
Cascada en Oum Er-Rbia

Sabíamos que llovería, al menos las previsiones meteorológicas así lo habían anunciado. De hecho, aquella mañana, caía una fina lluvia sobre Fez que observábamos desde la habitación del hotel. Por eso, habíamos decidido visitar la medina el día anterior y dejar las excursiones en coche para los días siguientes. Quizás, por la altura de Ifrane (1713 metros) y su clima frío, podíamos intuir nieve; aunque nada podía prever lo que se nos vino encima en pleno comienzo de la primavera.

Lago de Ifrane
Lago de Ifrane

Desde Fez a las Fuentes de Oum Er-Rbia se tardan tres horas aproximadamente. La carretera hasta Azrou es buena, y a partir de allí, discurre por bonitos paisajes de valles y montañas con una carretera a veces buena y a veces no tanto.

Bosque de cedros en la carretera a Oum Er-Rbia
Bosque de cedros en la carretera a Oum Er-Rbia
Bosque de cedros en la carretera a Oum Er-Rbia

Como sabíamos que poco encontraríamos de comer por el camino, salvo el típico tajine –de cuyas condiciones higiénicas no me fío; y tampoco es que nos guste mucho- compramos unas barras de pan, unas latas de atún y alguna que otra bolsa de patatas fritas en frente del hotel y emprendimos el camino.

IFRANE 

La carretera de Fez a Ifrane (65 km) es buena y se tarda en llegar aproximadamente una hora.

Ifrane es un pueblo de montaña que, acertadamente, recibe el sobrenombre de la “Suiza de Marruecos” por sus casas de estilo alpino, y la distribución de sus zonas residenciales entre parques, jardines y lagos. Lo cierto es que Ifrane parece más un pueblo perdido de los Alpes, que una ciudad residencial de Marruecos.

Ideada y construida por los franceses en 1930 como destino vacacional, con la llegada del calor, se convierte en centro de veraneo de la gente adinerada de Marruecos; mientras que en invierno, se constituye como un importante destino para la práctica del esquí en la Estación de Michlifen (a 17 km de Ifrane), o en la de Jbel Hebri (a 18 km por la ruta del Tzin Tretten o 14 km de Azrou). 

Casas residenciales de Ifrane
Casas residenciales de Ifrane
Casas residenciales de Ifrane

Ifrane, cuya denominación -“las cuevas”- atisba el origen neolítico de la zona, es más un lugar de paso que una excursión en sí misma; aunque no deja de ser curiosa la arquitectura de sus casas residenciales con tejados a dos aguas y sus zonas verdes.

Avenida en Ifrane
Casas residenciales de Ifrane
Ifrane: Ciudad residencial

En este lugar se encuentra el que dicen que es el Palacio preferido de Mohamed VI –también lo era de su padre Hassan II- donde pasa gran parte de sus vacaciones. En Ifrane, también se han celebrado reuniones internacionales de alto nivel, en las que debe primar la discreción, como la mantenida entre el monarca Hassan II y el Primer Ministro israelí Simón Peres en 1986.

La ciudad cuenta con una de las universidades más importantes de Marruecos: La Universidad Al Akhawayn. Que lo es, no tanto por ser la más grande, ni por ser la que mayor número de títulos imparte, sino porque es con muchísima diferencia, la más elitista del país. Además, la ciudad posee un reputado centro de alto rendimiento para atletas internacionales.

Ifrane: Ciudad residencial
Ifrane: Ciudad residencial
Cigüeñas en Ifrane
Cigüeñas en Ifrane

Sin embargo, Ifrane no es más que un agradable paseo para el turista que viene a visitar más la zona que la circunda, más que la ciudad en sí.

Primeros copos de nieve en Ifrane
Primeros copos de nieve en Ifrane
Primeros copos de nieve en Ifrane

Al pasar a primera hora por Ifrane, la lluvia fina que nos vino acompañando desde Fez, pronto se convirtió en pequeños copos de nieve que ilusionaron a Macarena que rápidamente se colocó sus botas de agua y pidió hacerse unas fotos. A salir de la ciudad, tuvimos que parar en los pequeños montones de nieve que se habían formado en mitad del campo.

AZROU

La pequeña población de Azrou se encuentra a tan sólo 18 kilómetros de Ifrane. Se trata más de una encrucijada que de un lugar para recorrer. Su nombre, proviene de la palabra “peñasco” por el enclave que la preside.

Peña de Azrou
Peña de Azrou

A Azrou la caracteriza su plaza central y su artesanía –cada vez más en extinción- en cedro, cuya materia prima se obtiene de los bosques que la circundan; y sus alfombras de lana. Y es el lugar de Marruecos en el que siempre he pasado más frío.

Avenida Principal de Azrou
Avenida Principal de Azrou

FUENTES DE OUM ER-RABIA

El camino desde Azrou a Oum Er-Rabia (58 km -1 h-) es espectacular. Transcurre entre montañas, valles y bosques de cedros poblados por monos. Además, se encuentra habitado por nómadas dedicados al pastoreo que viven en condiciones extremas de la falta más absoluta de todo: no de todo lo necesario, no. De todo lo más íntimamente imprescindible. Y ésta es la parte del camino que te parte el alma al ver a pastorcitos de no más de 7 u 8 años con chancletas a un par de grados bajo cero.

El camino se fue aderezando, además, con pequeños copos de nieve sobre el parabrisas, cuando se descubrió ante nuestros ojos la bella estampa de los bosques nevados ¡Qué preciosidad! Ya habíamos visitado la zona con anterioridad, pero jamás con una naturaleza que desplegaba tanta belleza ante nuestros ojos.

Bosques de Cedros hacia Oum Er-RbiaPaisaje de montaña hacia Oum Er-Rbia

Bosques de Cedros hacia Oum Er-Rbia
Bosques de cedros hacia Oum Er-Rbia
Monos hacia Oum Er-RbiaMonos hacia Oum Er-Rbia
Monos hacia Oum Er-Rbia
Monos hacia Oum Er-Rbia

Y por fin llegamos a las Fuentes de Oum Er-Rbia.

El río Oum Er-Rabia es el segundo más largo de Marruecos y su nacimiento tiene lugar en el Atlas Medio a 1240 metros de altitud. La cuenca de este río, se considera reserva hidráulica de una parte del país y es de gran importancia para el riego; de ahí la proliferación de sus ocho presas construidas por el gobierno marroquí a lo largo de su curso.

 

Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Al nacimiento de este río se le denomina “fuentes” –en plural- porque su nacimiento surge de 40 fuentes diferentes de las que brota el agua. Se trata de una pequeña –muy pequeña- población que vive –malvive- de la expectación turística que suscita el nacimiento del río y de una pequeña estación balnearia construida de manera rudimentaria con casetas de caña a las que acude la población local cuando hace buen tiempo.

Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Pasado el puente y la piscifactoría, se llega a una explanada a modo de parking, en la que comienzan a rondarte algunos “guías”. Lo cierto es que no sería necesario dejarse acompañar de ninguno de ellos más que para evitar la molestia del resto de incordios que pululan por la zona.

Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Llovía mientras subíamos la cuesta que atraviesa los chamizos y, de vez en cuando, teníamos que pisar sobre un pequeño lodazal. A la izquierda, el río, a la derecha, las fuentes con el agua que baja de las montañas.

Fuentes Oum Er-Rbia

Una de las particularidades del lugar reside en que en este lugar se mezclan aguas salinas -salinidad causada por los minerales que han de atravesar las aguas del subsuelo-, con el agua dulce procedente del deshielo de las montañas. Además, hay fuentes de agua fría y de agua caliente ¡Todo un curioso fenómeno de la naturaleza!

Fuentes Oum Er-RbiaFuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Mientras realizábamos la subida hacia las cascadas, el guía, nos iba explicando que este año el nivel del río andaba escaso y recordaba otras temporadas en las que la subida de las aguas llega a anegar la zona para satisfacción de amantes del kayak que vienen a navegar el río desde diferentes puntos de la geografía europea.

 Fuentes Oum Er-RbiaFuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Para llegar a la caída de agua hay que ir pasando por diminutos salientes de la roca y saltar de una piedra a otra a través de tablas que los locales han puesto para los turistas: una absoluta yincana a la que había que añadir las piedras mojadas a causa de la lluvia que caía de manera intermitente.

Fuentes Oum Er-Rbia

 

Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Llegamos, nos hicimos algunas fotos, alucinamos con la peculiaridad del lugar y a la vuelta… unos chicos se habían apresurado a colocar estratégicamente unos carteles en los que decía había que pagar por pasar ¡Y no nos dio la gana! Lo cierto es que la cantidad era ridícula, pero no nos gustan que nos timen y deberían haber realizado su solicitud en el camino de ida, si acaso. Así que empezaron a escupir sapos por la bocaza que por un oído nos entraron y por otro nos salieron ante el silencio poco adecuado de nuestro acompañante que, nada más salir de las piedras, solicitó la voluntad -30 Dhs- y se esfumó. Uf, estas cosas nos matan.

 Fuentes Oum Er-RbiaFuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia
Fuentes Oum Er-Rbia

Tras otra pequeña propina al propietario del kiosko del parking, a su vez jefe de los guardas del parking, terminamos nuestra visita para buscar algún buen sitio en el que hacernos nuestros bocatas.Y fue allí entonces donde nos cayó la nevada del siglo.

Nevada en Oum Er-Rbia
Nevada en Oum Er-Rbia
Nevada en Oum Er-Rbia

Macarena estaba encantada, a la par que alucinada, viendo un espectáculo que jamás pudiera haber podido imaginarse a su corta edad. Y yo, además de aterida de frío nada más de ver la nieve –ya que sólo me bajé del coche para hacer pipí- empecé a acojonarme de lo que podríamos encontrarnos en la carretera de aquel lugar que está “en el culo del mundo” porque no llevábamos ni cadenas “ni ná de ná” y además empezó a meterse una niebla de carajo.

Nevada en Oum Er-RbiaNevada en Oum Er-Rbia

Nevada en Oum Er-Rbia
Nevada en Oum Er-Rbia

Despacito y buena letra, volvimos por la misma carretera por la que habíamos hecho el “camino de ida” y, milagrosamente, no me quedé dormida ya que no quería perderme ni un solo detalle de la nieve entre las montañas y bosques.

Plaza de Azrou
Plaza de Azrou

En Azrou, paramos para comprar unos guantes. Llevaba pantalones de nieve, gorros de nieve, chaquetones de nieve, botas de agua y… no veas la que me dio Macarena por haberme olvidado unos guantes. Aprovechamos además para comprar unos pastelillos y, en los cincuenta metros que nos separaban del coche, nos llovió el diluvio de Noé.

Pastelería en Azrou
Pastelería en Azrou
Pastelería en Azrou

En Ifrane, en donde habíamos paseado por verdes jardines durante la mañana, no quedaba ni un solo centímetro sin cubrir por la imponente nevada que había estado cayendo a lo largo de todo el día ¡Increíble! paramos a jugar con la nieve: lanzamiento de bolas, montañitas, semi-muñecos, etc. Y al llegar a la barrera de nieve… ¡Cerrada! ¡Menudo caos!

Nieve en IfraneNieve en Ifrane
Nieve en Ifrane
Nieve en Ifrane
Caos circulatorio en IfraneCaos circulatorio en Ifrane
Quitanieves en Ifrane
Caos en la barrera de nieve de Ifrane

Muchos decidieron dar la vuelta. Lo que para ir a Fez supone llegar hasta Mekinés y tomar la autopista en dirección Fez. Decidimos esperar y, al comenzar a oscurecer y tras las pasadas de los quitanieves, volvieron a abrirla. A diez por hora recorrimos más de 50 kilómetros en una fila interminable de vehículos bajo una nueva e intensa nevada hasta que por fin, cesó la nieve y llegamos al hotel. Ya estábamos en casa.

Ifrane - Fez
Ifrane – Fez: volvemos a casa
Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

17 Comentarios

  1. Muy chulo ¿Verdad?
    Y la nieve… ¡Imagínate Macarena! De año en año. Así que disfrutó como una enana.
    Me alegro que te haya gustado.
    Muchos besos

  2. ¡Hola Macarena!
    No sé que decirte después de visionar tus fantásticas fotografías ¡qué lugares tan bellos con esas fuentes y un paisaje maravilloso! ¿Y los pastelillos?…¡Ummm qué buena pinta tienen! 8no me pongas esas fotos que luego engordo con verlas) je,je,je,..
    Hablando en serio, un gustazo leerte y descubrir que a tan solo 140 Kms de Fez, por esa carretera nacional, están estas preciosas fuentes de Oum Er-Rbia por Ifrane y Azrou.
    Un besote grande.

  3. hola Macarena, guau, esa nieve en Marruecos, claro yo no lo conozco, y me imagino más arena que nieve, pero el Atlas ya es otra cosa. Me enganché con los cedros (mi debilidad botánica) y las fuentes, ese salto de agua en esas aldeas bereberes. Gracias ha sido un gustazo viajar de nuevo con vosotros. Un abrazo grande

  4. Hola Macarena.
    ¡Increible entrada!
    Nevada en Marruecos, que bonito y que felicidad para una niña.
    Es muy divulgativo lo que has hecho con la ciudad de Ifrane, un descubrimiento para mi y supongo que para mucha gente, la Suiza de Marruecos, me la apunto como curiosidad y como aprendizaje de la diversidad marroquie.
    Los monos me han recordado a los de Gibraltar, son muy parecidos y me ha parecido una anécdota muy ilustrativa.
    Las pastelería me ha recordado muchísimo a las que he frecuentado por la provincia de Cadiz(La línea,Los Barrios, Vejer) por algo los dulces nos vienen de procedencia árabe.
    Bueno en definitiva, un viaje junto a vuestra familia, por terrenos increíbles de Marruecos.
    Felicidades por la redacción y por dar luz a una zona quizás desconocidas para muchos.
    Gracias por compartir Macarena.
    Te envío un abrazo desde Madrid.

  5. ¡Hola Estrella!
    Gracias a ti por tus palabras. Me alegro que te gusten las fotografías. En realidad trato de captarlo todo para poderlo documentar visualmente cuando lo cuento.
    Muchos besos

  6. Hola Emerencia!
    ¿Sabes? Hay entradas del blog en las que, conforme voy escribiendo, me estoy acordando de ti, y ésta ha sido una de ellas. Así que contenta porque te haya gustado.
    Muchos besos

  7. Hola Miguel,
    ¡Lo has clavado! Los monos son "macacos de berbería", la especie exacta que habita en el Peñón. No es tan raro que el Estrecho sea tan pequeño, seguro que alguna vez Europa y África estuvieron unidas por este punto.
    Me alegra haberte podido mostrar lugares nuevos, ya que verdaderamente no es tan difícil acceder a ellos y quizás en algún momento de animes a viajar con tu familia a conocer la Tierra que una vez acogió a tu padre.
    Muchas gracias a ti, Miguel.
    Un beso desde Melilla.

  8. Pues aquí no estuve, así que me lo apunto por si vuelvo por la zona, porque la verdad que ya sólo el paisaje merece la pena. Las fuentes de ese río y sus cascadas son divinas. En cuanto al clima, la gente no imagina el frío que puede hacer en algunos sitios de Marruecos en invierno, ni que pueda nevar. En esa estación sólo estuve la semanita de febrero que fuimos a Marrakech, y a pesar de estar mucho más al sur y ser más bajo, como tiene el Atlas detrás, hacía un frío también enorme, aunque no de nevar, pero sí de llover bastante y una lluvia fría y la medina llena de barro hasta la pantorrilla, jeje. Y vimos turistas de pantalón corto y chanclas, que los pobres no se habían imaginado aquel clima antes de ir. Sobre la pobreza de la población, lo de los pastorcillos también lo pude ver en otros sitios. Marruecos es un país de grandes desigualdades, empezando por su monarca, que detenta una de las mayores fortunas del mundo y así viven sus súbditos, como todo se lo queda él…
    Comparto tu estupenda entrada y para otra vez no te olvides los guantes, jeje. Besos y feliz tarde, familia :-))

  9. ¡Hola Mayte!
    La verdad es que Ifrane y Azrou no merecen la pena, pero las Fuentes de Oum Er-Rabia sí. Y lo que dices, el paisaje es precioso. Están curiosas, aunque quizá es para ir con tiempo.
    En cuanto al tiempo, ya ves!!! En Navidades nos pilló un calor de muerte, salvo en el Todra y en primavera nos nevó como en el Pirineo.
    Y la pobreza… ¡Ay la pobreza! Los niños, los ancianos, las mujeres solas con hijos,… ¡Qué injusto es todo! Normalmente, como vamos con coche, solemos ir cargados con zapatos, juguetes y ropa de abrigo; y en estas remotas regiones, lo regalamos todo.
    Y los guantes… para verlos… eran más finos que unas medias de seda; pero hicieron el apaño!!!!
    Muchos besos y gracias por compartir.

  10. Thanks Tugba Dogan! You can translate my blog pages in the right column. I´m delighted you enjoy the pictures.
    If you need any certain information I can translate it for you.
    I hope to see you here again.
    Thank you.

  11. Los paisajes, las construcciones, las fuentes, los bosques, todo una auténtica maravilla. Describes tan bien el recorrido y nos regalas unas fotos tan buenas que es como si os acompañáramos en el viaje 🙂
    Menuda nevada, y encima con niebla. Me imagino que pasaríais un ratillo regular por si la cosa se complicaba aún más, no? ¡¡Una aventura como para contarle a los nietos!! :))

    Un beso grande y feliz martes, Macarena.

  12. Hola Julia C.!
    Una excursión de la buenas, la verdad. No nos faltó un detalle.
    Me alegro de que nuestras narraciones e imágenes te hagan viajar con nosotros. A nosotros, a veces, nos sucede algo parecido: es como si nos acompañarais todos en nuestras aventuras.
    Muchas gracias por tus palabras; nos animan a seguir contando las cosas maravillosas que encontramos por el mundo.
    Mil besos.

  13. Bonitas fotografías e interesante opinión viajera.

    No obstante, y con el debido respeto, dejo un par de datos :

    El Oum Rbia es el tercer río mas largo de Marruecos, tras el Drâa y el Moulouya, con un recorrido total de 550 km. Nace a unos 1.800 m de altitud en el Medio Atlas, en algún punto situado donde las crestas empiezan a bajar de los 2.000 m porque allí se separan las aguas que lo alimentan de las aguas de cuencas vecinas (como la del Moulouya por ejemplo).

    Ni Michlifen ni Habri son centros importantes del esquí porque no tienen medios para ello y están en un estado mas que precario; lo mejor que se puede decir de estas estaciones de esquí es que son un recuerdo del pasado, lugar de diversión para los críos (y no tan crios) de los alrededores, de negociete para los buscavidas de turno cuando hay nieve, (intentar cobrar el parking me parece una tomadura de pelo) y una mera parada turística para fotografías del viajero que pasa por el lugar en ruta a cualquier otra parte.

    Para un viajero que sea esquiador, residente o visitante en la zona, la verdad, ir a esquiar a Michlifen o a Habri, ya son ganas ……

    Ifrane (1630 m, plaza Mohammed V, centro ciudad, vértice geodésico), no fue nunca una "pequeña Suiza" si no, mas bien, “el rincón de la añoranza” que a todas luces recordaba a sus primeros visitantes la Patria lejana, un rincón a medio camino entre el bosque de Fontainebleau y el Valle de Chamonix … el resto, es tan solo marketing comercial por mucho que el urbanismo sea de corte alpino en una estación de vacaciones en sus orígenes, producto típico de la Francia colonial, que terminó convirtiéndose en una pequeña ciudad …, que, evidentemente, no todo el mundo la valora por igual.

    Un saludo.

  14. ¡Hola Austral!

    Me encanta tu comentario. Creo que es el mejor colofón que ha podido tener esta entrada. Muchas gracias por aportar información. Seguro que será de gran utilidad a quienes puedan visitar esta entrada en un futuro.

    Y, por supuesto, me encanta el humor con el que describes la paciencia y las ganas que hay que echarle a las estaciones de esquí, pues llevas más razón que un santo. Cuando llega el invierno y cae la nieve, nosotros solemos preferir las montañas de Debdú, no para esquiar, -ya que, aparte de que no podríamos hacerlo, no esquiamos ni aquí, ni allí, ni en ninguna parte- , sino para llevar a los niños cargados de trineos y artilugios a que disfruten de la nieve. Son sólo unos cuantos kilómetros menos, pero hay menos "buscavidas" como los llamas y la zona es más…más… ¿auténtica? De cualquier manera, ya te digo yo que no hay nieve que caiga en Ifrane que nos perdamos: gajes de padres.

    Con respecto a las tomaduras de pelo y las propinas, estipendios, donaciones y pagos ¡Qué te voy a contar a ti que conoces el país! Esas son las cosas de Marruecos que desprestigian la industria turística, pero… ocurre en todos los países en vías de desarrollo: eres turista = eres rico. En fin, no puedo dejar de pensar a veces si hacemos bien o mal, si fomentamos la mendicidad, si verdaderamente ayudamos…

    En fin, que muchas gracias por tu comentario, por los datos que aportas y… que esperamos encontrarte en algún momento en alguna parte de este bonito país cuyo amor compartimos.

    Un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.