Las Gargantas del Todra

16
1378

De Boulmane Dadès a las Gargantas del Todra hay tan sólo 67 kilómetros que se recorren en poco menos de una hora, pasando por Tinerhir, lugar de montañas y kasbahs. Así que decidimos dormir allí para encontrarnos en las Gargantas a primera hora de la mañana.​

 Gargantas del Todra
Gargantas del Todra

La carretera, entre palmeras y construcciones de adobe rojizo, era una belleza con la puesta de sol.

Carretera de Tinehir a las Gargantas del Todra
Carretera de Tinehir a las Gargantas del Todra
Carretera de Tinehir a las Gargantas del Todra

Dado que mis padres visitan frecuentemente la zona, conocen un camping que recientemente ha construido un hotel a orillas del río. La idea era buena, pues mientras ellos podían quedarse con su autocaravana en la zona de camping, nosotros estrenaríamos hotel -literalmente hablando- por el que pagamos 300 Dh con desayuno.

Gargantas del Todra
Gargantas del Todra

Aquella noche, entre montañas y junto al río, hacía un frío aterrador. Además, como contrapartida al estreno del hotel, diremos que estaba más frío que una trucha en Alaska y ¡No teníamos aire acondicionado! Así que nos dejaron un par de radiadores que hicieron el apaño hasta que por la mañana… nos acercamos al inicio de las Gargantas.

Gargantas del Todra
Gargantas del Todra

Las Gargantas del Todra es uno de los lugares más visitados de Marruecos por su singularidad. Se trata de una falla en las montañas del Atlas que se recorre por el fondo y no por los lados, como ocurre en el Dadès. Sus paredes, miden más de 300 metros a lo largo de un kilómetro y, en su punto más estrecho, sólo las separan 20 metros. Por si esto fuera poco, se encuentran atravesadas por un río -el Todra- cristalino y frío como él sólo.

Gargantas del TodraGargantas del Todra
Gargantas del Todra
Gargantas del Todra

Se trata de un lugar reputado para practicar la escalada por deportistas europeos debido la verticalidad de sus paredes y, últimamente han proliferado muchos comercios en la zona donde alquilan equipación, material y ofrecen la ayuda de monitores. Pero en el Todra también se puede practicar senderismo, mountain bike y todas esas cosas que jamás yo sería capaz de hacer.

Aventuras verticalesAventuras verticales
Aventuras verticales
Aventuras verticales des Gorges du Todgha

A las Gargantas se accede a través de una pequeña carretera de doble sentido entre una gran pared y el río Todra con numerosas casas en los arcenes, tras atravesar un bonito paisaje de palmeras viniendo desde Tinerhir.

Gargantas del Todra
Gargantas del Todra
Gargantas del Todra

Al llegar a la parte en la que la montaña se yergue y la carretera se estrecha para entrar al cañón, se debe atravesar un cauce y comienza el jolgorio turístico de establecimientos de comida y puestecillos de souvenirs y minerales. Dicen que hace un tiempo había que pagar un “pequeño peaje”, pero nosotros no pagamos nada. Pero es más, hace unos años, cuando Macarena era un poco más pequeña, estuvimos allí un estupendo fin de semana de primavera, cuando aquello estaba repleto de excursionistas locales pasando un fantástico día de domingo, y tampoco recuerdo haber tenido que pagar. Ni siquiera al típico aparcacoches de chaleco reflectante y gorro de lana.

Senderos en el Todra
Puestos de souvenirs en el Todra
Gargantas del Todra

Lo cierto es que, en esta ocasión -no sé si por lo temprano de la hora- faltaban los autobuses llenos de ordas de turistas que vienen a visitar este lugar espectacular. Las Gargantas son superturísticas y habitualmente están repletas de mastodónticos autobuses aparcados a ambos lados de la estrecha Garganta, lo que no le resta encanto al sitio.

Gargantas del Todra
Gargantas del Todra

Con bastante frío bajo un sol brillante, bajamos, nos dimos unos paseos, nos hicimos unas cuantas fotos y… camino de vuelta. En breve, estaríamos en casa de nuevo, no sin antes recorrer unos cuantos kilómetros más y hacer una última parada.

Gargantas del Todra
Gargantas del Todra
Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

16 Comentarios

  1. ¿A qué sí, Elisenda? Parece que el tiempo se hubiera detenido hace muchos, muchos siglos. Quizá es como los pueblecitos esos de los belenes que montamos en Navidad. La verdad es que es un lugar único, un espectáculo de la naturaleza; quizá sea ése el motivo de la gran cantidad de visitantes que allí se dan cita. Me alegro que te te haya gustado.
    Un fuerte beso.

  2. Una pasada sin duda y mas como usted e lo esplican se ve mucho su esfuerzo por hacerlo bien para que cualquiera pueda visitarlo ya además se lee enseguida.

    Supongo que estarían rozando el desierto. De lo contrario creo ue con la luz del Sol debería hacer mucho calor.

  3. Un sitio maravilloso rodeado en plena montaña y alcazabas o kasbahs, las Gargantas del Todra. Me encantan estas grandes y preciosas fotografías que acompañan vuestro reportaje turístico, un sitio además ideal para la práctica del montañismo y otros deportes de altura.
    Comparto también la entrada, amiga Macarena.
    Besos

  4. Hola Macarena, algunas fotos son espectaculares, como se funde el color de las gargantas y las casas, son las imágenes que más muestran la dependencia del medio para vivir. Y otra cosa, la luz, la luz,…. Un abrazo

  5. Hola Justa!
    Si. si que es una pasada. Muchas gracias por valorar nuestras entradas.
    Lo cierto es que en el Todra hay un contraste grande de temperatura, precisamente por lo que observas, están ubicadas en un oasis de montaña: así que los días soy muy calurosos y, de noche, hace un frío que pela. Del frío de la noche, desde luego que esta vez no nos libramos – era enero- aunque por el día, la temperatura era agradable. Eso sí, como vayas en verano, decir que te cueces es decir poco.
    Muchas gracias por tu comentario y besos.

  6. Gracias Estrella por tus palabras y por compartir nuestra entrada.
    Me gusta que encuentres belleza en las fotografías, pues en realidad es un lugar muy bello al que nunca le hacen justicia las instantáneas.
    Me alegra volver a verte.
    Un beso

  7. Hola Emerencia!
    Sé lo que te gusta la luz, y las montañas, y los minerales,…
    Es verdad lo que dices sobre la dependencia del medio. Se trata de un lugar muy pobre, así que es una bendición que el lugar se haya dedicado al turismo, sino… ¡imagínate!
    Muchos besos

  8. Hola Macarena.
    Tenía pendiente visitar este blog y ahora por fin pude ver esta maravillosa entrada en el mismo.
    Siempre había oído hablar a mi padre de las montañas del Atlas pues el al ser de La Línea de la Concepción conocía su historia.
    Es de una belleza asombrosa y la primera foto es emociante por su belleza.Me gusta la redacción también así que sólo me queda felicitarte por esta publicación.
    Un saludo desde Madrid.

  9. Hola Miguel!
    Me emocionan tus palabras. En el Atlas -Gran Atlas, Atlas Medio, Antiatlas- hay paisajes preciosos y lugares chulísimos. Los paisajes son espectaculares y únicos en el mundo.
    Me alegra saber que, a través de tu padre y porque te atrajo nuestra fotografía de portada, has podido acercarte a este pedacito de Marruecos. Nos quedan aún tantas cosas por contar…
    Me sonroja tu felicitación por la entrada. Soy muy introvertida y, a veces, sólo logro expresarme sin atropellarme cuando cuento nuestros viajes.
    Eres bienvenido. Espero seguir leyéndote por aquí.
    Un saludo desde Melilla.

  10. Espectaculares estas imponentes gargantas del Todra, no me extraña que sean toda una atracción para el turismo. A mí también me habría hecho mucha ilusión estrenar hotel, pero sin pasar ese frío que comentas. Suerte que os dieron una solución :))

    Magnífico este recorrido por Marruecos, Macarena, y más con unos guías de lujo como vosotros. No sé si será la última entrada de este viaje, pero desde ya puedo decir que todo él me ha encantado. Gracias :))

    Un beso grande de sábado!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here