Información útil: Fez

16
3071

Hacía ocho años que visitamos Fez por última vez.

Antes de partir, miraba las fotos y recordaba cómo ha ido pasando el tiempo. Macarena era tan pequeña…

Veo en nuestros ojos las arrugas de casi una década y el cabello blanquecino de Yayo y pienso en lo mucho que hemos disfrutado viajando juntos. En cómo, los viajes nos han ido transformando por dentro. En cómo éramos y en cómo somos.

Y sé en lo que pensaremos cuando, sin poder movernos y sentados al solecito de domingo en un banco de un parque cualquiera, Yayo y yo estemos cogidos de la mano. Con los juanetes, ya no podremos ponernos unas runners adidas de último modelo, ni luciremos tipo con un polo lacoste, tampoco nos servirán de nada los collares de perlas, ni las pulseras de oro. Sólo estarán con nosotros estas viejas fotografías y los recuerdos que han dejado las gentes y los lugares del mundo que hemos visitado.

Por ello sé, que estamos haciendo lo correcto educando a Macarena en comprender lo que verdaderamente merece la pena en la vida y que no es material, no. Creo que ella ya ha aprendido que lo verdaderamente importante en la vida es vivir.

Caravasar en Fez el Bali

Sabedores del tiempo meteorológico que nos esperaba, dedicamos el domingo a visitar la medina. Al ir en coche, decidimos alojarnos en la Ville Nouvelle. La oferta hotelera de Fez se concentra fundamentalmente en la medina y sus alrededores, pero necesitábamos un hotel con aparcamiento para dejar el coche y, por otra parte, preferíamos un lugar de amplias avenidas por las que andar tranquilamente al caer el sol en busca de un lugar para cenar, a circunscribirnos a las estrechas callejuelas oscuras de la medina cuando cae la noche.

Macarena en las estrechas callejuelas de Fez
Macarena en las estrechas callejuelas de Fez

El nombre del hotel era Hotel Splendid: tres estrellas –con piscina y desayuno incluido- nada del otro mundo tampoco. Habitación amplia, limpio, aire acondicionado y televisión satélite. Su precio 180€ cuatro noches –no excesivamente barato, la verdad-.

El medio de transporte elegido para los desplazamientos en Fez fue el taxi. A decir verdad, y a pesar de que Fez es una gran ciudad, el tráfico no es denso. Quizás por el hecho de que su principal núcleo de población no tiene acceso al tráfico rodado, la población no requiere habitualmente de este medio de transporte y, para desplazamientos ocasionales, utilizan el transporte público. De haber usado nuestro coche, probablemente hubiéramos tardado más en encontrar un aparcamiento seguro y el guardacoches nos hubiera cobrado lo mismo o más por aparcar que utilizando el transporte público.

Mulas para el transporte en el interior de la medina de Fez
Mulas para el transporte en el interior de la medina de Fez

Los petit taxis son de color rojo y poseen taxímetro, aunque hay que estar atentos a que el conductor los ponga a cero. No son caros: un viaje para un máximo de cuatro personas desde la Villa Nouvelle hasta la Medina, ronda los 20 Dh (menos de 2€).

Calesas para turistas en el exterior de las murallas
Calesas para turistas en el exterior de las murallas

En la Avenida Hassan II, un poquito más arriba del Hotel Barceló, también se pueden tomar los autobuses locales que van a la Medina. Son los números 2-4-6-9-11-29-45-46. Aunque por lo que cuestan los taxis, creo que no merece la pena.

Plaza Seffarine en Fez el Bali
Plaza Seffarine en Fez el Bali

La medina de Fez comprende 187 barrios, en cada uno de los cuales, por ley, se ubica una mezquita –imaginad de dónde le viene a Fez el sobrenombre de “Ciudad de las Mil Mezquitas-, una medersa –escuela coránica-, un horno de pan al que las familias llevan su masa para ser cocida, una fuente y un hammam –dado que muchas casas en Marruecos no poseen baño ni agua caliente, los hammams son baños públicos a los que acude la población marroquí y en los que está permitida la entrada a turistas, pues nada tienen que ver con la religión-.

Fez el Jdid
Fez el Jdid
Fez el Bali
Fez el Bali

La parte antigua de Fez comprende Fez el Bali (la medina), fundada a principios del siglo IX -comprende los principales monumentos de la ciudad- y Fez el Jdid, del siglo XIII y construida junto a la anterior -comprende entre otros, el Palacio Moulay Hassan, la Mellah, o las Puertas del Palacio Real-.

Bab Boujeloud
Bab Boujeloud
Barrio Judío de Fez
Barrio Judío de Fez

Fes el Bali no es tan sólo un cúmulo de tiendas y talleres, sino que es hogar para más de 200.000 personas –por eso se la considera el mayor monumento vivo de todo Marruecos- y se trata de la mayor zona urbana del mundo cerrada al tráfico rodado –lo que siempre me ha hecho pensar en qué sería de un incendio entre sus callejones-. Se conserva prácticamente intacta desde hace 1.200 años y ha sido declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Encalado de la piel para que se desprenda el pelo
Encalando la piel para que se desprenda el pelo
Antiguo Caravasar sin restaurar de Fez el Bali
Antiguo Caravasar sin restaurar de Fez el Bali

Así las cosas, no es de extrañar que visitar la medina de Fez imponga al viajero; pero luego el león no será tan fiero como lo pintan. Nosotros, por supuesto, siempre decididos a explorar y descubrir, la visitamos solos –también es cierto que contamos con la ventaja de haberla explorado anteriormente-. Pero existe la opción de contratar un guía oficial para recorrer las calles de la medina, aunque no puedo especificar los precios. Lo que sí sé es que pueden contratarse desde el Hotel o en la Puerta de Bab Boujeloud, que los hay castellanoparlantes y que, si son oficiales, se encuentran perfectamente identificados.

Fuente de la Plaza Nejjarine (2008)
Fuente Plaza Nejjarine - Fez
En el mismo lugar 8 años más tarde

Para visitar la medina de Fez es necesario al menos emplear un día completo y, de ahí en adelante, utilizar el tiempo que cada cual considere conveniente para perderse entre sus callejones.

Mezquita andalusí de Fez
Mezquita andalusí de Fez
Calle de Fez el Bali
Calle de Fez el Bali

Si se desea visitar la medina prescindiendo de guía, se han señalizado circuitos turísticos de colores para elegir la ruta que cada uno desee.

Cartel turístico de la Medina de Fez
Cartel turístico de la Medina de Fez
Carteles de colores que marcan la ruta deseada en Fez el BaliCarteles de colores que marcan la ruta deseada en Fez el Bali
Carteles de colores que marcan la ruta deseada en Fez el Bali
Carteles de colores que marcan la ruta deseada en Fez el Bali

Cierto es que Fez, hasta hace más bien poco, no gozaba de muy buena reputación. Entre otras cosas, por el carácter de sus habitantes y por el problema –que hemos comentado en la anterior entrada– del acoso de los guías. Así que muchos son los que nos han preguntado hasta qué punto es seguro descubrir Fez con niños. Y si bien es cierto que no es recomendable andar de noche por las calles de la medina y, tomando las típicas precauciones que todo viajero siempre ha de tomar, Fez es totalmente recomendable para viajar con niños. No obstante, la medina de Fez no es la medina de Marrakech, atestada de comercios y turistas. En Fez hay que andar mucho más para llegar a descubrir su esencia, muchas veces sin cruzarte con un solo turista, entre sus gentes y con sus costumbres. Yo diría que se trata de un recinto “mucho menos comercial y más monumental” en el que la clave para distraer a Macarena fueron, como siempre, las continuas historias y leyendas que siempre le cuento y que tanto le gustan.

Las dos Macarenas de "El Mundo con ella" en Fez
Las dos Macarenas de «El Mundo con ella» en Fez

Pero hay algo que no me gustó en absoluto de Fez y fue la continua oferta de droga de jóvenes que se te acercaban al oído para susurrar: “kifi, chocolate, no se qué, no sé cuantos” ¡Gracias a Dios que Yayo es sordo! Porque estas cosas le revientan. Lo mejor es no hacer caso, aunque una de las veces le espeté a uno de los vendedores. “Sinvergüenza ¿No ves que vamos con una niña?” Me mata. Siempre he despreciado las drogas, a los vendedores y a los drogadictos. El hecho de ver a una pareja joven ¿tiene que significar que consumen drogas? ¡A éstos sí que los metía en la cárcel yo!

Librería en Fez el Bali
Librería en Fez el Bali
Recipientes de Tajine en Fez el Bali
Recipientes de Tajine en Fez el Bali

Y de comer ¿Qué?

Pues ciertamente se puede comer dentro de la medina. Hay restaurantes, casas de comidas y puestecillos callejeros. Básicamente sirven comida típica marroquí: Tajine, kefta, harera, pinchitos, ensaladas y estas cosas. Sin embargo, nosotros, aparte de ir picoteando aceitunas, caramelos de miel y cacahuetes y buñuelos de los puestecillos por los que íbamos pasando; preferimos comer fuera de la medina en la parte nueva (taxi de ida y vuelta) en la que Macarena –y, sobre todo, yo que soy la más especial de los tres a la hora de comer- estaría más cómoda.

Caramelos de frutos secos en Fez el Bali
Caramelos de frutos secos en Fez el Bali
Caramelos de frutos secos en Fez el Bali
Caramelos de frutos secos y pastas en Fez el Bali

A parte de las decenas de franquicias ubicadas en el tercer piso del CentroComercial Borj Fez, en la Avenida Hassan II hay un local que se llama “ChickenSpot” en el que sirven chawarmas, nuggets, hamburguesas, perritos, etc. Y en la Calle Abbas Lamsaadi, 14 Bulevar Med V (es una perpendicular de la Avenida Hassan II a la altura de la Cour d´Appel) hay una pequeña callecita peatonal en la que hay varios locales que sirven pizzas, hamburguesas, patatas, ensaladas, pescaditos, etc. Lo cierto es que estos sitios para niños y tiquismiquis están bien y puedes comer en ellos por unos 8 € (tres personas).

Centro Comercial Borj Fez
Centro Comercial Borj Fez

La noche de sábado, al coincidir con el fin de semana, éste último sitio estaba lleno de jóvenes, y en la puerta, se daban cita decenas de los subsaharianos que copan los semáforos de la zona moderna de Fez. Todos ellos, esperan el momento para continuar su camino hacia las ciudades de Ceuta y Melilla. Y dan una pena… Se pasan las veinticuatro horas del día pidiendo por unos cuantos dírhams y compitiendo con la miseria autóctona. Son allí el escalón más bajo de los parias de la sociedad fasi. El último día, bajo una lluvia torrencial  en uno de los semáforos, se me cayó el alma a los pies ¡Era un niño! Era tan sólo un niño…

16 COMENTARIOS

  1. Hola Miguel!
    Muchas gracias a ti por leer nuestras historias ¿Sabes lo que pasa? Que mi familia y los viajes son las dos únicas cosas que creo que me han aportado la auténtica felicidad en la vida. Lo demás: los éxitos personales y laborales, lo material, la belleza física,… todo, todo, al final se desvanece, pero el amor y los recuerdos perduran para siempre. Así que adoro esa parte de mi vida y rezumo esas cosas por cada uno de los poros de mi piel… y se me nota.
    Por lo demás, me alegro ser de utilidad y espero que las informaciones que damos sirvan a otros viajeros.
    Muchas gracias por tus palabras.
    Un saludo, Miguel.

  2. Hola Macarena.
    La información que aportas es muy interesante y muy útil para todas las personas que deseen realizar este precioso viaje, esta entrada bien podría servir como una guía turística muy explícita.

    Las fotos con tu niña son muy tiernas y muy acertado ponerla con la diferencia de edad.

    Pero lo que más me a gustado a sido tu brillante y sentimental introducción, es emociante como cuentas la relacion con tu pareja de una manera tan virtuosa, sencillamente genial.

    Te doy las gracias por compartir un trocito de tu alma y por enseñarnos esa familia tan preciosa que formáis.
    Te mando un gran abrazo.

  3. Hola Mabel!
    Fez en verano es lo peor!!! Hace un calor del demonio ya que está situada en una hondonada entre montañas y a esto se une que no está bien visto que las mujeres en Marruecos vayan muy destapadas. Así que no pasarás de las bermudas -por la rodilla- y la camiseta de manga corta -con mangas-.
    Por otra parte, adentrarse en la medina con el calor, las callecitas y sin que corra una brisa de aire… ufff. Pero ¡claro está! Hay que decir que cada uno viaja cuando puede y le dejan y nosotros solemos viajar a pleno Trópico todos los veranos… aunque allí sí puedes ir más destapadita y visitar las playas!!!
    Si no hay más opción que viajar en esas fechas, y a Marruecos, yo te recomendaría la costa Atlántica: Bajar por Ceuta, en lugar de por Melilla, y visitar Azilah, Larache,… e ir bajando por Rabat, Mohamedía, Casablanca…. El Jadida, hasta Esaouira, yo iría incluso que hasta Agadir. Además, hasta el Jadida todo es autopista y, como sé que viajáis con niños, incluso será más cómodo para ellos.
    Un beso fuerte.

  4. Muy buenas.
    Al leer tu entrada me ha surgido una duda, ¿recomendarías Fes para visitarla en verano? Las temperaturas y yo no nos llevamos bien y no tengo claro cómo resulta Marruecos en el mes de agosto.

    Chao, Mabel.

  5. Qué preciosas esas fotos madre e hija del 2008 y de ahora. Fíjate que yo estuve allí un año después de que tu estuvieras por primera vez, jeje. Todas las fotos están muy bonitas y me traen muy buenos recuerdos, tan buenos que volvería ahora mismo si pudiera, jeje. Macarenita era muy guapa de bebecilla y muy guapa es ahora, no me extraña que os tenga tan encandilados, porque es una niña que enamora sólo con verla, aparte de que debe de ser muy buena e inteligente. Y bueno, ese mismo pensamiento que tienes de ver las fotos de viejecitos y rememorar los viajes también lo tengo yo, por eso hacemos también tantas fotos, porque si no, las cosas se olvidan, pero basta ver una foto y los recuerdos afloran. Eso sí, podrás ponerte zapatillas deportivas, mujer, porque los juanetes no salen por ser viejos, sino por llevar taconazos, así que si no te los pones muy altos ahora, podrás llevar las Adidas, jeje. Nosotros también nos desplazamos en taxi, porque aunque llevábamos coche de alquiler no nos atrevimos a meterlo por la medina, que por esos laberintos se pierde uno, y además son muy baratos, como bien dices. Y para terminar, decirte que, al ver la foto de los tajines de barro, de allí me traje uno de cerámica azul intenso decorado con alpaca que es una preciosidad. Me costó 20€, y no pensaba comprarlo, porque habíamos comprado platos para la pared, vasitos de colores… pero pregunté el precio y el tipo se puso ya a regatear y me lo dejó tan barato para lo bonito que es, aparte de que es grande, que tuve que comprarlo también, jeje. Ese lo tengo de adorno solamente, porque de barro normales ya habíamos comprado en Marrakech y con esos es con los que a veces hago tajín de pollo al limón, que nos encanta.
    Comparto tu entrada y corto rollo, que me gusta tanto hablar de estos temas que no paro, jeje. Muchos besos, familia, y muy feliz semanita :-))

  6. ¡Hola Mayte!
    Me encantan tus comentarios. Aunque yo me pregunto ¿Cómo demonios conseguiste traer tantas cosas en la maleta? Jajajajaja
    Veo que coincidimos en muchas cosas, seguro que seríamos muy buenas compañeras de viaje.
    ¿Sabes? Tienes que volver a Marruecos y renovar tus fotografías… y contarlo como sólo tú sabes.
    Macarena es una pasada -u no es pasión de madre, de verdad- es bonita por fuera sí, pero aún lo es más por dentro. A mí, que nunca me han gustado los niños, estoy encantada. Y, aunque parezca increíble, los viajes le han aportado una visión diferente de la vida que espero que dure para siempre.
    Mil gracias por leernos y muchos besos.

  7. Tan sólo un niño. Me has dejado con escalofrios. Pero me alegro de que cuentes estas cosas para que todos podamos viajar de una forma barata segura y mezclandonos con toda esta cultura y con sus gentes. GRACIAS por enseñar así a Macarena. Y GRACIAS por no pensar nunca en abandonar a Yayo a pesar de la sordera. En cuanto a lo de las zanahorias ya te contesté. No te preocupes. Yo sólo cuento las cosas para que salgan bien.

  8. ¡Hola Justa!
    Ains. En muchos de nuestros viajes me ha quedado la imagen de algo triste que perdura. Me acuerdo en Gambia de un señor, cubierto con harapos en medio de un basurero. Fue desolador. Y en Hungría recuerdo a una anciana en la puerta de un mercado vendiendo tres limones… No puedo olvidar que el mundo, la vida, es muy injusta y muchas veces, en épocas malas, vuelvo la vista atrás y doy gracias a Dios por ser una privilegiada.
    Y Justa, Yayo es que es… es el amor de mi vida desde que era niña y yo, yendo de uniforme al cole, lo vestía vestido de militar cuando hacía la mili.
    Por último, comentarte que ahora me pasaré a ver las zanahorias. Muchas gracias.
    Como siempre, es un placer verte por aquí.
    Muchos besos.

  9. ¡Hola Julia!
    Muchas gracias por lo que me dices. Se nota que sigo enamoradita…
    Siempre, desde pequeña, a mí me gustó viajar también; pero cuando nació Macarena me pareció importante darle la oportunidad de tener esa otra visión de la vida y ¡vaya que sí está dando resultados!
    Y en fin, que espero, cuando sea viejecita seguir con Yayo y acordarnos de todas las cosas bellas y sorprendentes que hemos visto y vivido juntos a lo largo de nuestra vida.
    Muchas gracias a ti y un beso fuerte.

  10. Hola, Macarena 🙂

    He disfrutado toda la entrada, como siempre, pero especialmente el párrafo del principio en el que haces una reflexión sobre el hecho de viajar en sí y sobre lo que aporta. Los recuerdos de las experiencias vividas, sean del tipo que sean, si han sido positivas y enriquecedoras, serán lo que nos quede el día de mañana. ¡Te ha quedado precioso y es una gran verdad!

    También me han encantado las fotos de Macarena tan pequeñita. Aparte de ser una preciosidad, pienso que una niña acostumbrada a viajar desde tan temprana edad tiene ya mucho bagaje cultural asimilado. Es estupendo y me alegro mucho por ella.

    Gracias por toda la información y advertencias y un beso!!

  11. ¡Hola Macarena!
    Cierto que los viajes nos transforman, nunca regresas de un sitio siendo el mismo, siempre ocurre ese cambio interior. Las viejas fotografías y los recuerdos de estas experiencias viajeras, siempre serán los mejores testigos de lo que habéis vivido y por supuesto el mejor legado que le podeis dejar a Macarena es este que mencionas, comprender que lo esencial no está en lo material sino en la propia esencia de la vida, que es vivirla.

    Ya me quedó claro lo de la reserva del hotel, gracias por darme todos los detalles en vuestra anterior entrada.

    El desplazaros en taxi, en vez de utilizar vuestro coche, lo veo más práctico a la hora de no perder el tiempo buscando aparcamiento.

    La plaza Seffarine en Fez el Bali la encuentro muy atractiva con todas esas tiendas tan típicas marroquíes.
    El dato que comentas acerca de que muchas casas en Marruecos no poseen baño ni agua caliente, ¿en qué porcentaje aproximado puede estar?…

    Las fotografías son espléndidas y ayudan mucho a conocer esta antigua y monumental ciudad de Fez, con toda esa cantidad de mezquitas tan numerosas.

    Las fotos con tu hija de pequeña y de ahora ya crecidita, también me han llamado la atención.

    Lo que comentas acerca de esos niños o jóvenes vendedores de droga, me parece una provocación y debería prohibirlo el gobierno. Lo del niño subsahariano pidiendo por las calles y a esas altas horas de la noche, también me ha dejado con el alma en los pies.

    Muchos besos para todos vosotros.

  12. ¡Hola Estrella!

    Muchas gracias por el comentario tan pormenorizado que haces y me alegro de que te gusten la entrada y las fotografías.

    Respecto a la pregunta que haces a cerca de los baños, no podría darte una cifra exacta ¿Quizás un 85% o un 90%? Y doy esa cifra porque puede que sea el nivel de pobreza en el país. Marruecos es un país eminentemente rural y aún no hay una red eléctrica que llegue a todas las regiones del país ¡Menos aún una canalización de agua que proporcione agua corriente a las casas y por su puesto, tampoco una red de saneamiento! Por otra parte, si el nivel de pobreza no les permite una alimentación adecuada y variada, mucho menos podrán invertir en la energía necesaria para calentar el agua. Todavía la mayor parte de la población utiliza la leña como combustible.

    Una estampa típica del país es el de las mujeres y niños en burro con docenas de garrafas de agua yendo o viniendo de la fuente o el pozo cercano; o el de las mujeres cargando kilos y kilos de leña a sus espaldas.

    Por otra parte, y de manera especial en Fes, cuya infraestructura data de siglos, y cuyas dimensiones no se han extendido extramuros, el Estado, aparte de la recuperación de los edificios históricos, no ha podido realizar una canalización adecuada en el interior de la parte histórica. No es posible. El diseño urbanístico, caótico y arcaico, han impedido acometer las obras necesaria para la creación de una red moderna de abastecimiento y saneamiento.

    Respecto a la venta de droga… una vergüenza. Supongo que estará prohibido, pero hasta que no haya, en este sentido, una penalización similar a la de otros países… aunque ¡No te creas! en Indonesia, donde penan con muerte a los traficantes, también había vendedores que la van ofreciendo al turista… A mí, que personalmente me repugnan las drogas, me parece verdaderamente un problema grave.

    Y la pobreza… ¿Qué te voy a decir?

    Muchos besos Estrella

  13. Hola "pinki".
    No puedo por menos de decirte que me ha emocionado la introduccion por la sabiduria y la paz que transmite.
    Un abrazo muy fuerte a todos. Alberto (paque)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.