Información Útil: Patrimonio Cultural Inmaterial en Marruecos

20
355
Plaza de la Jemaa de Marrakech

Existen, hoy día, seis elementos inscritos en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial en Marruecos.

El Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI), Patrimonio Cultural Intangible o Patrimonio Viviente  es  el título conferido por la UNESCO a fin de proteger  el acervo cultural no tangible.

El concepto apareció en 1990 como complemento al de Patrimonio de la Humanidad, pero para centrarse en aspectos culturales: “las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos, habilidades, instrumentos, objetos, espacios, etc.” que los individuos (o grupos) reconocen como parte de su legado cultural porque les han sido transmitidos por generaciones, es recreado constantemente y les proporciona una identidad.

Para que un Patrimonio sea declarado Inmaterial, ha de haber sido declarado como Patrimonio Nacional y ser convocado al listado para la salvaguarda del mismo.

EL MUSEM DE TAN TAN

Bien Inmaterial inscrito en 2008

Patrimonio Cultural Inmaterial en Marruecos
Musem de Tan Tan

Un Musem es, en el Magreb, una fiesta anual en honor (o no) a un santo o morabo. Aunque en su origen tenía connotaciones religiosas y se la consideraba una peregrinación, se fueron transformando en reuniones con finalidad social.

En Marruecos, hay 12 musems o festividades anuales.

Tan Tan es una ciudad del Sur de Marruecos, que se halla ubicada frente a las Costas de Fuerteventura, en la Región del Guelmim, antes de adentrarnos en el terreno del Sáhara Occidental.

Celebrado entre los meses de mayo y junio, es el encuentro anual de los pueblos del Sáhara que agrupa a más de 30 tribus.

La reunión comercial anual que marcaba el final de las cosechas y el mercadeo e intercambio de productos dio origen a una congregación de personas que veían en el “mercado anual” un momento ideal para encontrarse, comprar, vender, apalabrar casamientos,  celebrar bodas, intercambiar conocimientos y, poco a poco se fue convirtiendo en el momento ideal para las manifestaciones de las diferentes identidades culturales de cada una de las tribus: música, cantos, juegos, que podían intercambiarse y que fueron convirtiéndose en el bagaje cultural de los habitantes del Desierto.

A partir de 1963, se organizó el primer Mousemm de Tan Tan, digamos que “se institucionalizó” como celebración para promover las tradiciones. Entre los años 1979 y 2004, la reunión anual estuvo paralizada por los conflictos de Marruecos con el Frente Polisario. Pero las poblaciones nómadas, hoy sedentarizadas, se resistieron a la pérdida de sus tradiciones orales y persistieron en la celebración del evento confiando en que el Moussem anual garantizará la supervivencia de sus tradiciones.

EL ESPACIO  CULTURAL DE LA PLAZA DE LA JEMAA EL-FNAA

Bien Inmaterial inscrito en 2008

Marrakech el Mundo con Ella
Músicos de la Plaza de la Jemaa

Corazón indiscutible de la ciudad de Marrakech, su nombre, según dicen, quiere decir “La mezquita (asamblea) de los muertos”, aunque otros traducen el nombre como “Viernes del ahorcado”. En cualquier caso, el nombre hace referencia a la costumbre de mostrar en ella las cabezas de los rebeldes ya vencidos, ya que la plaza era lugar de ejecución pública cada viernes hasta el siglo XIX. Desde entonces, la Jemaa se ha convertido en el “alma de Marruecos” siendo punto de encuentro de artesanos, artistas, vendedores, cuentacuentos y pregoneros. Pese a que su viveza es una constante diaria, la gran vida de la plaza comienza al caer el sol, cuando se dan en ella cita hechiceros y brujos, encantadores de serpientes, sanadores, narradores de historias, aguadores, escritores de cartas… todos pasando la gorra tras su espectáculo ante el público arremolinado en círculos alrededor de ellos.

La Plaza goza de protección desde 1922, como parte del Patrimonio Artístico Nacional, pese a que la especulación inmobiliaria siempre ha representado una amenaza para la zona. No obstante, las autoridades culturales marroquíes solicitaron su inclusión en la de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO previendo la adulteración de las tradiciones ancestrales a causa del desarrollo turístico.

LA DIETA MEDITERRÁNEA

Bien Inmaterial inscrito en 2010 y ampliado en 2013

Dieta Mediterránea
Ración de sardinas marroquíes

Dicen que la dieta mediterránea no es una pauta nutricional, sino que se trata de un estilo de vida – no en vano etimológicamente procede del griego “diaita” que significa “estilo de vida”- que recoge recetas, formas de hacer, costumbres, productos y celebraciones.

Los entendidos en nutrición y cocina destacan, entre todas sus propiedades beneficiosas, el tipo de grasa que se utiliza para su elaboración: el aceite de oliva, el pescado y los frutos secos; los nutrientes proporcionados que aportan sus recetas; y su riqueza en micronutrientes que aportan los condimentos, las hierbas aromáticas y las verduras que se utilizan para su elaboración.

Chipre, Croacia, España, Portugal, Italia y Grecia comparten este elemento con Marruecos.

LA CETRERÍA

Bien Inmaterial inscrito en 2011, y ampliado en 2012 y 2016

El arte de la cetrería en Marruecos
Ave rapaz en la Medina de Marrakech

La cetrería es el arte de adiestrar aves rapaces para cazar animales libres en su medio natural.

Elemento compartido con otros 17 países, para nosotros fue una auténtica sorpresa que se incluyera a Marruecos en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial porque, después de muchos años, no hemos encontrado una manifestación patente y masiva de este arte en ninguno de nuestros viajes. Y es que, al parecer, la cetrería que se practica en Marruecos es residual y con un importante componente folklórico.

Cada temporada, la Casa Real concede la dispensa para que los cetreros capturen los halcones que necesitan y que se destinan casi de manera exclusiva a la caza del alcaraván, una pequeña ave zancuda corredora, de colores discretos, que habita en las llanuras extensas y secas.

Personalmente creo que la inclusión de Marruecos en la Lista de la UNESCO tuvo mucho que ver con la protección y presión Real que, desde 2009, se dio a la incipiente Asociación de Cetreros Alauitas que nació bajo el slogan “la cetrería marroquí, Patrimonio Nacional”.

Aunque también es cierto que, entre Marrakech y El Jadida, la tribu de los Qwassen, o Kuasen, sigue practicando la cetrería bajo dispensa Real, denominada por muchos “cetrería pobre”, que les posibilita utilizar halcones para cazar alcaravanes, y lebreles para liebres y conejos, como medio principal de subsistencia.

FIESTA DE LAS CEREZAS DE SEFROU

Bien Inmaterial Inscrito en 2012

Sefrou
Plaza y Murallas de Sefrou

El Festival de las cerezas de Sefrou, conocido también como “Fiesta de las Cerezas” o “Mousem Hab Al-Moulouk” se celebra todos los años, desde 1920, en la localidad de Sefrou, a veinte kilómetros de Fez. Las celebraciones, que duran tres días, tienen lugar en el mes de junio y, junto a la elección de “La Reina de las Cerezas” –“Señorita Cerisette”-, se organizan actividades culturales, se interpretan músicas y bailes regionales.

El elemento central de la fiesta es el desfile en el que participan compañías teatrales, orquestas de música rurales y urbanas, majorettes, charangas y carrozas que muestran los productos locales. En él, destaca la Reina de la Fiesta, engalanada con sus mejores ropas y rodeada por su séquito, que va ofreciendo cerezas al público.

Al Festival de las Cerezas acude, tanto gente local, como de la vecina ciudad de Fez, habitantes de la región y turistas –no muchos-. Y supone un orgullo para los habitantes de la zona. Se hace participar a los más jóvenes y todo el pueblo se vuelca en los fastos.

El sentimiento de identidad y las manifestaciones culturales y artísticas propias de la Fiesta de las Cerezas fue lo que le valió su inscripción en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO en el año 2012.

CONOCIMIENTOS, TÉCNICAS Y PRÁCTICAS VINCULADAS AL ARGÁN

Bien Inmaterial inscrito en 2014

Beneficios del Aceite de Argán
Aceite de Argán

El argán, o erguén, es un arbusto espinoso de hojas pequeñas y fruto comestible. Es endémico del sur de Marruecos y su fruto, parecido a una almendra, se emplea para extraer un aceite con múltiples beneficios cosméticos, gastronómicos y medicinales.

La región de la Argania, en Marruecos, ha menguado en un 50% en los últimos 100 años, debido a su utilización como combustible, el pastoreo y el cultivo intensivo.

Su mejor protección ha sido el boom, en Occidente,  del consumo de productos ecológicos, en la última década, que ha incluido el aceite de argán como uno de sus productos fetiche.

En el año 1998, la UNESCO declaró Reserva de la Biosfera la Región de la Argania al Suroeste de Marruecos, en las estribaciones del Alto Atlas.

En algunas zonas de Marruecos, el argán sustituye al olivo, utilizándose como forraje, combustible y madera. Además, los rebaños de cabras, suben a los árboles a comer de sus hojas en una región, semidesértica y calcárea, en la que escasean las hierbas silvestres.

Las cabras también se alimentan del fruto del árbol y, aunque en un principio, se pensaba que defecaban las semillas, imposibles de ser digeridas; estudios bastante recientes, realizados por biólogos de la Estación Biológica de Doñana, han demostrado que el hueso no es defecado, sino regurgitado. Lo que permite, por una parte, extender las semillas que pueden terminar germinado, y que los locales puedan recogerlas para fabricar con ellas el aceite.

El aceite de argán es hidratante, cicatrizante, antiestrías, antiacné, calmante, aporta flexibilidad a la piel, antiséptico y antifúngico. Entre sus propiedades comestibles se encuentran la de ser un producto que ayuda a reducir el colesterol, previene las enfermedades cardiovasculares y el reuma, es antioxidante, ayuda a realizar mejor las digestiones y mejora el rendimiento hepático.

Una vez extraída la semilla del fruto, se prensa en frío en ausencia de productos químicos. Y su tratamiento ha sido una “forma de hacer” milenaria transmitida de generación en generación y hoy reconocida por la UNESCO como PCI de Marruecos.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

20 Comentarios

  1. Estupenda la infornación que nos dejas Macarena. Tengo ganas de ir, Paco no mucha. En el Valle del Jerte en Cáceres también se celebra la fiesta del cerezo en flor.
    Espero que estéis bien y el verano y las vacaciones hayan sido buenas.
    Besos para los tres.

    • ¡Hola Laura!
      Bueno, quizá sólo sea cuestión de que encuentre el momento adecuado en el que le apetezca. Yayo tardó en decidirse a visitar Vietnam.
      Sabía lo de la Fiesta del Cerezo del Valle del Jerte porque mis padres han estado y me han contado. Además, si no me equivoco, han repetido.
      Sabes que también espero que hayas tenido un buen verano, aunque el chivato de tu blog ya me ha descubierto casi todos los secretos jejejejeje.
      Besos grandes a todos.

  2. Y desde luego que el patrimonio inmaterial de un lugar es, al menos, tan importante que el material. Fantástico y completito reportaje para conocer Marruecos un poco más. Y por supuesto aprovecho para desearos que hayáis disfrutado de lo lindo de este mes de agosto. Un fuerte abrazo!!

    • ¡Hola David!
      Te he buscado, pero veo que aún estás preparando la nueva temporada, así que no he sabido dónde dejarte un comentario.
      Muchas gracias siempre. Como ya ves, andamos por aquí retomando quehaceres y organizándonos un poco. Ha estado chulo, pero sobre todo ha sido reparador.
      Un abrazo fuerte!!!!

  3. Qué información tan interesante, además no es la habitual que leemos sobre un lugar lo que la hace aún más especial. Marruecos y el norte de Africa en general es una zona que tengo ganas de visitar. Un besazo

  4. Muy interesante lo que cuentas!!
    Tengo muchas ganas de asistir al Musem de Tan Tan. Debe ser espectacular ese festival. En cuanto a la plaza Jemaa El-Fnaa, me decepcionó un poco. Tal vez había oído hablar tanto de ella (y de Marrakech), que se me desinfló un poco cuando me vi allí en medio. Pero es un sitio curioso y lleno de vida. De la Dieta Mediterránea, que vamos a decir… Y no conocía las cerezas de Sefrou. Tengo debilidad por las aves, así que la historia de la casa real marroquí con la cetrería me ha encantado. A lo mejor ahora, esta práctica es más habitual en los países del Asia Central como Kazajistán, Kirguizistán, etc… Y las naciones árabes ricas como los Emiratos. Compramos una botella de aceite de Argán hace unos años, pero todavía no la he abierto (espero que no esté caducada). Ahora que dices que es antiacné, me voy a rociar la jeta para eliminar los granos ja, ja, ja La cogimos en el sur de Marruecos, en la zona donde las cabras se suben a los árboles para alimentarse.

    Sensacional artículo.

    ¡¡Un abrazo!!

    • Eso, Lízar, en la Región de la Argania. Aunque yo creo que el problema es que no te gusta la playita: un poquito de sol y agua de mar lo curan todo, te lo dice alguien que no puede vivir sin playa jjjjjj.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo!!!

  5. Es increible como las tradiciones se pueden mantener a través del tiempo formando parte de las comunidades. Ya sabes Macarena que a Norte le fascina esa hermosa mezcla de tradición, historia, arte,… y tu nos acabas de mostrar unos buenos ejmplos de ello. Además ya sabes que conocí de primea mano el árbol del argan,…jajaja.

    • Lo del argán es una auténtica maravilla!!!! Sobre todo por el ciclo de la semilla. A ver si encuentro alguna foto de las cabras.
      Y a ver qué pasa con el argán -dije lo mismo del árbol de la thanaka birmano- porque cuando a Occidente le da por algo, terminan por arrasar con ello hasta la extinción ¿Sabes que el Malasia se anunciaban todos los cosméticos del argán como novedosos y casi milagrosos? Miedo me da.
      Un fuerte abrazo.
      Espero que haya ido bien ese viaje y, por supuesto, espero con ansias esas entradas.

  6. Me ha parecido todo muy interesante además de poseer como bien la dieta mediterranea o “Estilo de vida” bueno, se podrá ver de muchas maneras pero lo cierto es que para una dieta equilibrada es lo que hace falta. De la cetrería en España no tengo noticias por lo que, ver que Marruecos está en el ajo no está nada mal. Y del Argán, pues creo que su utilización es tan extensa que desconocía algunas. Me ha encantado.

    Feliz comienzo de semana.

    Saludos!!

    • ¡Muchas gracias Keren!
      Estoy contigo ¿Qué decir de la dieta Mediterránea para un estilo de vida sano?
      La cetrería la verdad es que a mí me sorprendió muchísimo.
      Y el argán… Producto milagroso.
      Creo que coincidimos en nuestra sorpresa. Me alegro que te haya gustado.
      Un besazo.

  7. Fijaté que uso aceite de argán y jamás me hubiera imaginado que también se utiliza como combustible. Y mucho menos que fuera bien inmaterial!! Bueno, ni que decir tiene que he aprendido un montón de cosas con el resto de tu artículo, pero quizá esta es la que más me ha llamado la atención, por aquello de que es un producto de uso común y al alcance de nuestra mano. Aunque no sé si el que yo compro es originario de la Región de la Argania…..tendré que fijarme en la etiqueta 🙂

    • ¡Hola Alicia!
      Pues fíjate que nunca se me había ocurrido fijarme en el etiquetado de un producto que no fuera “el específico” vendido en Marruecos; pero supongo que en esto de los champús y cosméticos anunciados como novedosos por contener aceite de argán, habrá alguna “trampilla”, como en todo: 2% de aceite de argán… o algo por el estilo.
      En este último viaje me sorprendió ver anuncios de productos cosméticos elaborados con aceite de argán 100% de Marruecos. Y es que ¡Hasta allí ha llegado también!
      Tendremos que ver si la sobreexplotación no termina con los árboles de argán. El ser humano es así de bestia.
      Un abrazo!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here