La Kasbah Taourirt de Ouarzazate

9
367

Ouarzazate es una ciudad sin mucho por ver. Su nombre significa ciudad “sin ruido”, aunque se la conoce como “Puerta del Desierto” y su importancia radica en su ubicación estratégica para los comerciantes africanos que intentaban alcanzar el Norte de África. Absolutamente orgullosa de sus dos kasbashs Glaoui, la kasbah Taourirt y la Telouet, la población alberga los estudios cinematográficos más importantes de Marruecos –Atlas Studios– donde trabajan renombradas productoras internacionales, lo que le ha valido el sobrenombre de “Hollywood Africano”.  ​

 Interior de la Kasbah Taourirt
Kasbah Taourirt (Ouarzazate)

Pese a que habíamos convenido con Macarena en volver unos cuantos días más tarde de la llegada de Reyes, con el amanecer, dejó de acordarse de que se lo estaba pasando bien y se arrepintió; con lo cual, me empecé a sentir culpable sabiendo lo lejos que estábamos de casa. Así que la única solución posible era tenerla lo suficientemente distraída para que no volviera a acordarse.

Atardecer en Ouarzazate

Atardecer en Ouarzazate
Atardecer en Ouarzazate

Ouarzazate comenzó a crecer durante el protectorado, albergando un destacamento desde el cual los franceses podían pacificar -o combatir- a las tribus bereberes. Por ello, carece de medina, aunque el paisaje de montaña y los valles cercanos del Draa, Dades, Todra y Ziz la han convertido en importante punto de encuentro hacia diferentes rutas turísticas.

Patio de acceso a la kasbah Taourirt
Patio de acceso a la kasbah Taourirt

Hace unos años, se convirtió en un centro turístico de cierta relevancia y por ello proliferaron sus lujosos hoteles con piscina; además, en sus estudios y alrededores se han rodado películas como “Astérix y Cleopatra”, “La Guerra de las Galaxias”, “Lawrence de Arabia” o “007: Alta tensión” por lo que la infraestructura hotelera de la ciudad es buena y variada. Los estudios pueden visitarse, aunque he de reconocer que nunca los hemos visto por dentro ya que siempre vamos a Ouarzazate “de paso”, pero sería una buena opción para la próxima vez.

Kasbah Taourirt (Ouarzazate)
Kasbah Taourirt (Ouarzazate)

Optamos, sin embargo, por visitar la Kasbah Taourirt ya que, desde que fue restaurada, no habíamos entrado. La visita cuesta 20 dh por adulto y los niños entran gratis. Se puede contratar un guía en la puerta que normalmente acompañará al vajero al ksour aledaño, aunque no es necesario ni obligatorio hacerlo.

Ksour aledaño a la kasbah Taourit (Ouarzazate)
Ksour aledaño a la kasbah Taourit (Ouarzazate)
Ksour aledaño a la kasbah Taourit (Ouarzazate)

La kasbah se encuentra en el centro de la ciudad y data de mediados del siglo XVIII. Se accede a ella a través de un patio en el que se encuentra un cañón alemán que, dicen, fue un obsequio del sultán Moulay el Hassan a la familia Glaoui para que controlaran los ataques de las tribus hostiles.

Cañón en la kasbah Taourirt
Cañón en la kasbah Taourirt

Según dicen, el miembro principal de la familia Glaoui vivía en una kasbah diferente -la de Telouet– y la kasbah Taourirt era la residencia de otros miembros del clan, el harén y los criados. Así que ya podemos hacernos una idea de la riqueza y el poder de una familia -clan- con estas posesiones en una época como el siglo XVIII de Marruecos. A mi lo cierto es que no me da muy buena espina, como no me la dan tampoco los señores feudales de Castilla en la Edad Media.

Interior de la Kasbah Taourirt
Interior de la Kasbah Taourirt

La kasbah es grande, pero la pregunta es ¿grande para cuántas personas? Ya que, teniendo en cuenta que las mujeres en los países árabes se encuentran prácticamente recluidas, la construcción pudo ser para ellas poco más que una cárcel de oro. La parte de abajo, como era habitual, se destinaba a albergar el ganado y otros asuntos domésticos: cocinas y almacenes. La parte superior es mucho más interesante y bonita. En ella encontramos las salas principales de recepciones con techos suntuosos en madera policromada, la mezquita privada de la familia y las habitaciones de las esposas, la mayor de las cuales se destinaba a la favorita -la madre del primogénito (varón) con el señor de la kasbah-. Corona el edificio una amplia terraza con unas bonitas vistas.

Techos del piso inferior de la kasbah TaourirtArtesonado del piso superior de la kasbah Taourirt

Lo cierto es que fue un acierto la restauración y recuperación de este espacio; y llama la atención la opulencia de sus maderas, su artesonado, la delicada talla de las rejas de sus ventanas y la pulcritud de su suelo en relación a otras kasbahs que recogen de manera más auténtica lo que debió ser el común de los interiores de este tipo de construcciones; claro está que conociendo el poder y la riqueza de la familia de este clan, no es de extrañar que la kasbah esté muy por encima de las demás.

Interior de la Kasbah Taourirt

Ventana kasbah Taourirt

Interior de la Kasbah TaourirtArtesonado del piso superior de la kasbah Taourirt

Detrás de la kasbah Taourirt se encuentra el ksour, al que se accede por un callejón lateral, junto a la puerta de entrada a la kasbah. Como en casi todas las “medinas” de Marruecos, existe una mellah -o barrio judío- y un sector bereber. La zona, que se compatibiliza con casas en ruinas, se encuentra aún habitada; y pese a no ser un lugar concurrido, es muy agradable dar un paseo por sus callejuelas.

Ksour aledaño a la kasbah Taourit (Ouarzazate)Ksour aledaño a la kasbah Taourit (Ouarzazate)
Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

9 Comentarios

  1. Debe ser estupendo viajar de la manera que viajais tan libres. Os lo pregunté otra vez. Pero con tanto contenido tan variado perdí mi pregunta. Sería bueno subscribif se a las preguntas…

    ¿Cómo la la arreglas para garantizar la seguridad vuestra y la de la niña?

  2. Hola Justa!
    Tratamos de ser precavidos e informarnos antes acerca de los lugares a los que viajamos, aunque nadie está a salvo de peligros, ni tan siquiera cerca de casa.
    Y sí, hay lugares en los que la gente es magnífica. Personalmente, me encanta el espíritu mediterráneo: marroquíes, senegaleses (aunque no lo sea su país); pero en general, siempre me han parecido más pacíficos, acogedores y amables los habitantes de países que profesan mayoritariamente el budismo como Sri Lanka, Camboya, Birmania,…
    Un abrazo Julia

  3. Unas fotos espectaculares, Macarena, especialmente las del interior de la Kasbah Taourirt. Como bien dices mucha debía ser la riqueza del clan.
    Yo solo he visitado los estudios cinematográficos de Tabernas, en Almería, y aunque son muy pequeños me gustaron mucho. Seguro que éstos que tú comentas deben ser magníficos.
    Espero que consiguieras mantener a Macarena "entretenida" y que disfrutara mucho 😉
    Un beso y feliz finde!!

  4. Hola Julia!
    Bueno… Continuamos un buen día, aunque llegada la noche… volvió a acordarse. Pobrecita!!!
    La kasbah es muy chula, aunque he de decir que de todas, la que más me gustó fue la de Amridil ¡Ya verás cuando la veas!
    Un besazo

  5. Hola, Macarena and family! Claro, lo que tiene que ver Ouarzazate es justamente la Kasbah Taourirt y luego el ksour y la mellah, aunque ya no sean tan grandes como las de otros lugares. Taourirt es una kasbah muy bonita, aunque la de Aït Ben Haddou me gustó más y algunas otras que también vimos, entre ellas la de Telouet, donde, como bien dices, residió el Pachá el Glaoui hasta mediados del s. XX, y que por desgracia se encuentra en un estado medio ruinoso (o al menos así estaba en el 2009). En Ouarzazate nos alojamos en el Hotel Le Fint, que estaba justo enfrente de la Kasbah de Taourirt y que aunque desde la calle no lo parecía, se componía de bungalows en torno a una piscina. Nos encantó un espectáculo con luces en la Kasbah que tuvo lugar la noche en que llegamos, ya que era el día de la fiesta del lugar. Lo que no vimos fueron los estudios cinematográficos, porque hubo que seguir ruta y el tiempo no sobraba. Me alegra que tu pequeña se olvidase de los Reyes Magos al ver tanta opulencia oriental, jeje.
    Besos y feliz finde, familia.

  6. Hola Mayte!
    Nosotros tampoco hemos visitado nunca los estudios. Siempre nos pasa como a ti, preferimos "perder el tiempo" en otras cosas; pero es algo que tenemos pendiente y alguna vez visitaremos.
    La Kasbah Telouet – si es que no vas desde 2009- ha sido restaurada. No te puedes hacer una idea de cómo cambian allí las cosas de una vez a otra. No obstante, hemos dedicado la siguiente entrada a la Kasbah Amridil: la de los billetes de 50 dhs de Hassan II. Si es que yo creo que lo de Ouarzazate a Tinerhir es tan asombroso que la cosa es perderse y volver una y otra vez para poder explorar hasta el último rincón de todas esas construcciones maravillosas y poder relacionarte con sus gentes.
    Muchos besos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here