Volubilis

13
1090

Las ruinas de Volubilis atestiguan el paso del Imperio Romano por el Norte de África. A 33 kilómetros al Norte de Mekines y, ubicadas en las estribaciones de las montañas del Rif, en la sierra de Zerhun, es un lugar ideal para una excursión de un día desde Fes o Mekines. Aquí, los visitantes y, sobre todo, los niños pueden viajar en el tiempo y pasear por las calles de lo que un día fue una próspera ciudad romana.

Ruinas de Volubilis
Arco en Volubilis

En la entrada anterior, sobre Moulay Idriss, hemos contado cómo llegar a Volubilis por tu cuenta. La “Ciudad Santa” y las Ruinas Romanas únicamente están distanciadas por tres kilómetros, ambas en una zona rural de olivares y huertas.

Sitio de Volubilis
Sitio de Volubilis

De origen cartaginés, sobre la primigenia ciudad del siglo III a.C. los romanos construyeron Volubilis, en el siglo I d.C. fue el extremo occidental del Imperio Romano y se convirtió en el “granero del Imperio” dada la producción de olivos y cereales en la zona. Siendo la exportación de aceitunas, aceite y trigo fundamentales para la economía de la África Romana.

Ruinas de Volubilis

Originariamente, la ciudad se denominó Oulili, parece que por la deformación del término Oualili –“adelfas” en bereber-. Se estima que unas 15.000 personas habitaron la ciudad que, por otra parte, se convirtió en residencia de procuradores. Y, aunque los romanos, perdieron el control de la zona en el siglo III, la influencia del Imperio se hizo notar unas cuantas centurias más; hasta que en el siglo VII los árabes conquistaron por completo Volubilis.

Mosaico original de Volubilis
Mosaicos originales

Cuando Moulay Idriss llegó a Volubilis en el siglo VIII, los romanizados ya se habían convertido al Islam; y su hijo Moulay Idriss II, fundador de la ciudad de Fes, también conservó la ciudad romana. Por suerte, y aunque vacía, la ciudad pervivió durante siglos hasta el terremoto de Lisboa, en 1755, que provocó su final.

Ruinas de Volubilis
Ruinas de Volubilis

En el siglo XIX, un grupo de funcionarios que viajaban desde Tánger a Fes a través del Santuario de Moulay Idriss descubrieron los restos de la antigua ciudad romana que comenzó a redescubrirse con las excavaciones de los franceses durante el Protectorado. Hoy día, el gobierno de Marruecos continúa el trabajo de la ciudad incluida, en el año 1997, en la Lista de Lugares Patrimonio de la Humanidad.

Ciudad Romana de Volubilis
Ciudad Romana

Me hacía muchísima ilusión volver aquí. La última vez que la visité recuerdo que aún era una niña de la edad de Macarena o quizás más pequeña. Me llevaron mis padres y aún me acuerdo haberle dicho a mi madre: -“Mamá, no sé por qué me traes a una ciudad tan rota”. Y puedo acordarme todavía correr entre las ruinas con mi hermano, y de la foto que me hicieron mis padres en lo que yo creía que era “una sillita de una reina”.

El día que fui niña en Volubilis
El día que fui niña en Volubilis

Aunque parezca increíble, estas ruínas ha cambiado bastante desde que la visité por vez primera en medio de un descampado. Ahora parece más un sitio arqueológico de Italia.

Precios y Horarios de entrada a Volubilis
Precios y Horarios de entrada

La entrada cuesta 10 Dh para los adultos y 3Dh para los niños y se puede visitar con alguno de los guías que se encuentran junto a la caseta de los tickets (cobran unos 200 Dh por la visita y hablan casi cualquier idioma) o sin ellos. Hay que emplear más o menos una hora en recorrer las calles de Volubilis.

Ruinas romanas de Volubilis
Ruinas romanas de Volubilis
Ruinas romanas de Volubilis

Cuando fui siendo niña, no estaba la nueva rampa de acceso a una especie de museo al aire libre, aunque las piezas principales han sido trasladadas al Museo Arqueológico de Rabat. También son nuevos, la reconstrucción de la almazara y algunos añadidos a las columnas y muros de las ruinas. Me parecía todo tan distinto…

Pequeño museo al aire libre en Volubilis
Pequeño museo al aire libre en Volubilis
Columna en VolubilisColumna en Volubilis
Columnas romanas
Almazara en Volubilis
Almazara

Llevábamos un plano, aunque allí hay carteles y cada uno de los lugares se encuentra indicado con paneles explicativos en varios idiomas. Macarena se lo pasó genial leyendo sobre lo que iba encontrando al paso.

Carteles indicativos de Volubilis
Carteles indicativos
Plano de Volubilis
Plano de Volubilis

Bastantes grupos de turistas y muchos autobuses en la puerta ¡Hasta nos encontramos con los chinos de Fes! Pero, en general, Volubilis no es lugar de turismo de masas y la visita se puede hacer en total tranquilidad.

Turistas en Volubilis
Turistas en Volubilis
Turistas en las ruinas

Pero cuando se cubrió el cielo y comenzó a chispear, la visita tocó a su fin. Lo habíamos visitado prácticamente todo y decidimos comenzar a correr hacia el coche sumergiéndonos en una tromba de agua al comenzar a subir la rampa de la entrada. Llegamos al coche empapados, pero habíamos disfrutado la visita.

Sitio de Volubilis
 

Miré atrás por última vez, sin miedo a convertirme en estatua de sal, y… emprendimos camino a Meknes.

Ruinas Romanas de Volubilis
Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

13 Comentarios

  1. Hola Macarena.
    En primer lugar diré que me ha encantado la reseña histórica que has incluido en tu texto, siempre es bueno recordar los antecedentes históricos de los lugares que se visitan para poder comprender mejor el contexto al que se hace referencia.
    Encantadora la foto de tu niñez, recuerdos mágicos, ¿ Verdad?
    Y por último mi aportación viajera, los recuerdos a las ruinas de la antigua ciudad romana de 'Baelo Claudia' en la provincia de Cadiz, han vuelto a mi memoria tras leer esta estupenda entrada a tu blog.
    Como siempre gracias por compartir vuestras experiencias y os mando un gran abrazo.

  2. Hola Miguel!
    Me encantan la conexión que siempre expones en tus comentarios entre lo que he narrado y la Historia de nuestro país ¡Tenemos tantas cosas en común! Claro que, por eso alguna vez fuimos Al-Andalus.
    Las reseñas que incluyo en mis entradas forman parte de los cientos de historias que siempre cuento a Macarena en los viajes para que sepa y, luego recuerde, donde estuvimos. Quizás no se acuerde exactamente del nombre de la población, pero seguro que se acuerda de su historia, o del personaje que habitó el lugar, sus leyendas…
    Muchas gracias a ti por interesarte por nuestras narraciones.
    Un saludo

  3. Os han quedado preciosas las fotos de este yacimiento arqueológico que nadie que viaje a Marruecos debe perderse. Incluso muy guapa la foto de cuando te sentaste en la "sillita", jeje, qué cuca.
    En Túnez hay muchas ruinas de época romana memorables y algunas únicas en el mundo, como las de Bulla Regia o Dugga, pero ahora, por razones políticas, es bastante peligroso visitarlas, así que éstas marroquíes son una muy buena opción que no decepcionará a nadie, pues son magníficas. Soy "coleccionista de ruinas de época clásica y de las de toda condición, pues la arqueología me encanta. Las de nuestra piel de toro las conozco casi todas, las de Mérida y Baelo Claudia fueron las primeras, siendo muy jovencilla, pero luego vinieron muchas más, y ya después pasé a visitar las de otros países.
    Besos y muy feliz finde, familia :-))

  4. Qué bien conservada está la ciudad, me ha sorprendido. Incluso esos mosaicos que nos muestras están en muy buen estado a pesar del paso del tiempo. Ya imagino que la contraposición de tus recuerdos como niña a lo que estabas viendo ahora sería una experiencia emocionante, especialmente si el cambio fue para mejor. Un lugar precioso, gracias por mostrárnoslo y por esas fotos tan buenas.

    ¡Besos y feliz domingo, Macarena!

  5. Gracias Julia!
    No me cansaré de decirte que tienes que venir. Marruecos posee muchas cosas que no esperas que pertenezcan al país.
    Y sí. Estando allí recordé mi niñez y cientos de recuerdos se agolparon en mi mente. Ahora estar allí con Macarena y pensar que lo mismo podrá ocurrirle a ella dentro de algunos años…
    Muchos besos a ti, Julia.

  6. Gracias Mayte!
    No me extraña que te gusten las ruinas clásicas; con la imaginación tan desbordante que tienes, seguro que te sirven de inspiración para muchos de tus escritos ¿Ves? No me he equivocado. En tu siguiente comentario lo dices.
    Yo estoy loca por ir a Túnez, pero es que también estoy loca por ir a Egipto, a Etiopía, a Malí, a Filipinas,… Ahora con Macarena, no nos atrevemos, aunque siempre he pensado que si algo tiene que pasar,… pasará. Así que lo único que me va a quedar es, cuando Macarena crezca, liarme la manta a la cabeza y viajar sin temor a morirme porque el temor que verdaderamente tengo es morirme sin haber visto todas esas cosas.
    Muchos Besos.

  7. Hasta el nombre de esta ciudad es poético: Volubilis, también existe una planta leguminosa llamado Acacia volubilis.
    Qué ciudad tan bonita y de origen cartaginés, como tantas acá en la costa mediterránea.
    Gracias por incluir tu fotografía de la infancia sentada en esa "silla de la reina" je,je,je… ¡qué feliz serías ahí mirándolo todo con fascinación!
    ¡Una hora para ver todo este recorrido del yacimiento arqueológico de Volubilis! no creía que fuese tan largo el recorrido, pues así viajando con vosotros se me ha hecho cortísimo ..je,je,je

    ¡Muchos besos, Macarena y que sigáis disfrutando del domingo toda la familia al completo!

  8. Hola Estrella!
    Es una pasada visitar unas ruinas romanas en Marruecos, la verdad. Pero no son las únicas. En próximos viajes mostraré más.
    Y que conste que tuvimos que salir corriendo por la lluvia, si no…
    Me gusta tu observación sobre la leguminosa. No tenía ni la más remota idea. Aunque no me extraña. Volubilis se convirtió en productora de cereales para gran parte del Imperio. Quizá su nombre provenga de allí.
    Me alegro que te haya gustado.
    Muchos besos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here