Templos de Bagán (I): La llegada - El Mundo con Ella