Videos: Escenas de Yangon

6
865

 

No hay nada mejor para conocer un lugar que observar las escenas de su vida cotidiana. Una cotidianidad que perdurará inalterable allí durante mucho tiempo una vez que hayas regresado a casa, pero que sin embargo, habrá modificado profundamente tu interior.

Este vídeo quiere acercar al espectador a las costumbres diarias de los burmeses de Yangon. Quizás así, se despierte en el viajero el deseo de convertir a Myanmar en su próximo destino.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

6 Comentarios

  1. Un video que nos muestras como se vive en esos lugares del mundo casi desconocidos para mi. La vida y la cultura que enseñais a vuestra hija no tiene precio. Esa niña sabrá valorar lo que la vida le ofrece. Sois unos padres muy viajeros y es una cultura. Un abrazo

  2. Hola Mª Carmen,
    ¡Dios te oiga! Esperemos que Macarena sepa aprovechar las oportunidades que la vida le vaya mostrando. Y Dios quiera que la experiencia que adquiera en estos años de niñez, le sirvan para algo cuando sea adulta. Evidentemente, Yayo y yo le deseamos lo mejor, por eso agradezco tus palabras.
    Un beso.

  3. Primero de todo vuelvo a felicitar a Macarena por esa voz tan cálida y dulce con la que nos presenta este vídeo.
    En segundo lugar deciros que nada como las imágenes para quedarte sin palabras viendo y captando todo ese ambiente desconocido y tan lejano, pero que la magia de la técnica nos traslada en segundos hasta esos lugares con esas gentes que tienen otras costumbres o creencias. De pasada he visto a Macarena que se acercaba a una campana y la tocaba con una especie de mazo de madera o algo así ¿no?… Ya me contarás.
    La música que habéis elegido me ha gustado también, aunque no entendía ni torta del idioma …je,je,je.

    Abrazos y besos para madre e hija.

  4. Ains Estrella, muchas gracias!
    Macarena… se lo pasó genial. Ella sí que lo vive todo intensamente sin los tabúes de los que nos avergonzamos los adultos; así que, durante todo el viaje, participó sin rubor de todos y cada uno de los rituales a los que la invitaron.
    En fin, que mil gracias y… muchos besos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here