Sukhothai Historical Park

publicado en: Tailandia | 12

A diferencia de las Ruinas de Ayutthaya que se encuentran dispersas en una amplia zona y se combinan con la visita a Templos y mercados; el Lugar de Sukhothai se encuentra acotado en un solo recinto. Más bien en cuatro; aunque el más importante, el que más ruinas conserva y el que mejor conservado está es el recinto de la zona central. Por ello, y pese a que se trate de los dos yacimientos arqueológicos más importantes de Tailandia, la visita se plantea de manera diferente en cada uno de ellos.

 

Sukhothai Historical Park

 

Sukhotai, dicen, está dividida en dos zonas. Pero yo diría que esto no es del todo exacto, sino que, por el contrario, hay un Nuevo Sukhothai –el centro administrativo y núcleo urbano- y las Ruinas de SukhothaiOld Sukhothai o Sukhothai Historical Park- que se halla a 15 kilómetros de la ciudad.

 

Sukhothai Historical Park

 

Desde un lugar a otro, el medio ideal de transporte es el autobús –una especie de autobús- que cuesta 30 Thb. Pero también se puede ir en moto, como nosotros hicimos, o en tuk tuk, que suele costar alrededor de 500 Thb (13 €) para 4 horas de visita.

 

Sukhothai Historical Park

 

En Sukhothai no está permitido circular los tres en una moto, así que alquilamos dos para los tres. Los precios de una hora de alquiler rondan los 80 Thb (2€); un día –desde la mañana hasta las 20.30 horas- 250 Thb (6´5 €) y 24 horas son 300 Thb (8 €).

Alquilamos la moto en un local de alquiler que hay pasado el puente, a la salida de New Sukhothai, a la izquierda, en dirección al Parque Histórico, justo al lado de donde se coge el autobús.

Y éste fue el único lugar de todo Tailandia en el que nos quisieron “montar la película” que muchos han contado referida a querer cobrarte por un roce o un rayón en la moto. Lo que ocurre es que ¡Mire vd. por dónde! Habíamos fotografiado las motos antes de salir del aparcamiento. Así que “a cara de perro” y, tras ver el cabreo monumental de Yayo, que a las malas es para echarse a temblar, nos devolvieron nuestros pasaportes y aquí paz y allí gloria.

Lo primero que hicimos fue ir a la Estación de Autobuses a comprar los billetes para la mañana siguiente y, desde allí, nos dirigimos al Historical Park por el arcén de la autovía.

Sukhothai Historical Park

 

Sukhothai Historical Park

 

Sukhothai Historical Park

 

Sukhothai Historical Park consta de cuatro zonas y, salvo la Zona Sur que es de acceso gratuito, las otras tres requieren entradas diferentes para acceder a cada una de ellas –cada una cuesta 100Thb-.

 

Sukhothai Historical Park

 

La Zona Central es la más grande, la que más ruinas alberga y la más visitada. La entrada cuesta 100 Thb por adulto – los niños no pagan entrada- y 20 Thb por cada una de las motos.

 

Sukhothai Historical Park

 

La Zona Norte es visitada porque en ella se encuentra el Wat Si Chum que alberga el gran Buda, de 15 metros, de la Mano Dorada.

 

Wat Si Chum – Sukhothai Historical Park

 

Y en la Zona Este hay unos templos elevados donde es bonito ver la puesta de sol.

 

Sukhothai Historical Park

 

La visita a Sukhothai, si se llega en autobús, puede hacerse en bicicletas que se alquilan en la entrada por 30 Thb. Y dicen que hay un trenecito turístico que recorre las ruinas por 40 Thb, pero nosotros no nos cruzamos con él. La zona abre de 8:30 a 16:30 horas.

 

Alquiler de bicicletas en la puerta de Sukhothai Historical Park

 

La zona arqueológica de Sukhothai no es que no merezca la pena. Sí que merece atención y mucha. No en vano ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1991. Pero la restauración ha sido cuidada tan meticulosamente y el mantenimiento es tan estricto que parece más un parque temático que un lugar histórico. A muchos de los conjuntos se accede a través de puentes que cruzan estanques llenos de flores de loto. La hierba está cortada con mimo y los caminos de acceso están impolutos y, tanto por esto, como por la falta del “ajetreo” del que disfrutamos en Ayutthaya, nos pareció que el lugar era un tanto insulso y sin encanto. Quizá hubiéramos disfrutado más, de haber visitado en orden inverso las ruinas, pero dado nuestro itinerario, eso no hubiera sido posible.

 

Sukhothai Historical Park

 

Sukhothai Historical Park

 

Comimos en la entrada del Parque donde hay un pequeño mercadillo de souvenirs y unos cuantos restaurantes ¡Tardamos una eternidad! Macarena quería comer pasta y nosotros algo diferente, así que, terminamos sentados en el chiringuito de un italiano llamado Paolo que pidió a otros locales lo que cada uno quisimos y luego fuimos pagando a cada uno lo suyo al terminar de comer. La verdad que la conversación fue intensa.

 

Wat Si Chum – Sukhothai Historical Park

 

Tras ver el Buda de la Mano dorada ubicado en la zona Norte, volvimos a Sukhothai y nos dimos una pequeña vueltecilla antes de que comenzara a llover. Cenamos en el Restaurante del Hotel Hong Rama, en el que estábamos alojados. 100% recomendable. Reservamos un tuk tuk para llegar a tiempo a la Estación al día siguiente y así, finalizó el día para nosotros.

También puedes ver nuestro vídeo de Sukhothai Historical Park.

(Visited 83 times, 1 visits today)

12 Respuestas

  1. Wat Si Chum, mi favorito sin dudarlo un momentooooo 🙂

    ¡Saludos familia!

    • Pues sí. Totalmente de acuerdo contigo. Si te soy sincera, Sukhothai no me generó esa pasión arrebatadora que siento en otros lugares; ni me lo pasé bien especialmente visitando sus ruinas. No le quitaré mérito, pues he de reconocer la importancia del sitio y el esfuerzo en la conservación de la zona, pero…

      Un besazo Caracol

  2. Hola Macarena, una de las cosas que me ponen de bastante mala leche en los viajes es cuando te intentan engañar de manera descarada. Viene a colación por incidente que cuentas en la entrada con las motos. En todo caso creo que sabéis bregar con estas situaciones. Por lo demás una entrada que nos descubre nuevos lugares, quizás no tan brillantes como otras maravillas que nos estais mostrando.
    Un abrazo y seguimos de ruta!!

    • Jajajajajajjaja Me encanta Miguel ¡Vives realmente las sensaciones que contamos!

      Pues te pasa igual que a mí. La verdad es que no me importa pagar de más, comer de menos, ir hasta más lejos, pero siempre y cuando haya un consenso. Lo contrario, me “jode” como ni te imaginas. Pero con el tema de las motos, estábamos en alerta previa, gracias a las experiencias de otros viajeros. Ahora bien, igual que me quejo de que soy la que tengo que preparar todo, que tengo que elegir lugares, saber los precios,… He de decir que Yayo para eso es buenísimo. No sé cómo lo hace, pero sin levantar la voz y sin perder las formas, pone un tono de “mala baba” que te tiemblan hasta las pestañas. A veces, a mí me da risa porque, como lo conozco bien, sé cuando está enfadado de verdad y cuándo lo hace para “intimidar”. Gracias a Dios, todo terminó bien.

      Y de Sukhotai, pues… justo lo que has expresado, que dentro de ser un lugar bonito, con un significado histórico indudable, no tiene el encanto arrebatador de otros sitios de Tailandia.

      Un abrazo grandísimo. Yo lo intuía, pero hoy me he terminado de dar cuenta de que realmente viajas con nosotros.

  3. Realmente impresionante, imagino que verlo allí en persona debe dejar sin habla!! Un besazo

  4. Pues que quieres que te diga Macarena, a pesar de que no te ha entusiasmado, ese Buda de 15 no parece poca cosa,… ¿no?. Mis felicitaciones por el nuevo blog.

    • ¡Hola Antonio!

      A ver, a ver. Reconozco que es bonito, y mola mucho, y la Historia que encierra no puede ser despreciada; pero entiende también que, en cierta manera, involuntaria o no, estoy comparando Sukhothai con Ayutthaya y, de las dos, me quedo con Ayutthaya porque cada conjunto artístico es diferente al anterior, porque la visita se combina con templos y mercados; porque el recorrido en moto es mucho más distraído a través de la ciudad y no sólo en un gran recinto. Pero no desprecio el lugar, aunque tampoco ocupa lugar en mi lista de “preferidos”.

      Muchas gracias por las felicitaciones ¡Queda aún tanto por hacer! Pero iremos “pasito a pasito”.

      Me ha alegrado tenerte en nuestro blog. Un abrazo.

  5. Desde luego, la imagen de ese Buda estremece. Por otro lado, al explicar ese incidente, pese a ser desagradable, muestra las dos caras de lo que significa viajar. Por una parte, el destino, el enclave buscado; por otra, el camino las trabas que te aparecen pero que no dejan de formar parte del todo. Aprovecharse del extranjero, de su indefensión por pisar terreno desconocido es desde luego una de las cosas más asquerosas que se pueden acometer. Pero… con buena piedra fueron a tocar! Te imagino preparando el viaje con la misma minuciosidad que realizándolo y eso es de admirar, sobre todo porque yo soy bastante parado y poco aventurero. Un abrazo!!

    • ¡Hola David! No sé si queriendo o no, pero hemos ido a hacer un buen equipo. Yo soy más la cabeza y Yayo es más de “acción”. Luego está Macarena, que es como un “Pepito Grillo”, y nos recuerda a cada minuto que estamos vivos. En los viajes, cada uno adopta su rol. Yo llevo ya los viajes estudiados: itinerarios, precios, posibles dificultades,… Así que hallamos la capacidad de sorpresa en comprobar la veracidad o no de lo que hemos leído y visto cuando llegamos al lugar; y también en experimentarlo en nuestra propia piel.

      Pero, a base de viajes, encuentras que este tipo de conductas no son extrañas en la industria turística de países en vías de desarrollo. Lo cual es una pena porque internet existe y el “boca a boca” entre los viajeros termina calando a muchos kilómetros de distancia. El quid está en saber por qué flanco te abordará “el enemigo”. Jajajajaja Así que, una vez prevenidos, la reacción es menos traumática.

      Este tipo de actuaciones perjudican muchísimo la reputación turística de un país y si, los gobiernos no ponen remedio, los ingresos que proporcionan los visitantes extranjeros, terminan por desaparecer. En la Medina de Fez, por ejemplo, el acoso por parte de “falsos guías” era bestial, de manera que el Gobierno Marroquí aprobó medidas que imponen penas de cárcel a quienes molesten a los extranjeros en esa parte de la ciudad. Sensu contrario, y aunque sea por otros motivos, fíjate el daño que ha causado en la economía el descenso del turismo en Túnez o Egipto, por ejemplo.

      En realidad, David, lo disfruto muchísimo. Mientras leo, mientras viajo y luego, mientras lo relato.

      Y, como me he enrollado mucho… Te agradezco la visita. Un abrazo enorme.

  6. Una fotos impresionantes, Macarena. Debe imponer bastante ver los originales 🙂

    Me resulta curioso eso que comentas acerca de que el lugar estaba tan cuidado, tan bien restaurado y tan tranquilo que carecía de encanto. Dicho así podría parecer el paraíso del turista y sin embargo…

    Vuestro episodio con las motos me ha recordado a algo muy similar que nos pasó a nosotros con el coche de alquiler en Escocia. Nosotros no fuimos tan precavidos de hacer fotos y sí que tuvimos que pagar un recargo por unos supuestos arañazos que le habíamos hecho al coche :((

    Una entrada genial, como siempre. ¡Un beso enorme!

    • Gracias Julia,

      Lo que os digo a todos los que os sorprendéis por mis palabras es que, no sé, a ver, en Roma por ejemplo y pese a lo cuidado de las zonas arqueológicas, te haces una idea de lo que fue el esplendor del Imperio Romano, pero aquí es como si hubieran “depositado las ruinas” en medio de un parque. Es como si estuviera un poco “fuera de contexto” con tanto loto y tanto cesped. Las de Ayutthaya están igual de bien conservadas y transmiten Historia y estas son “más anodinas” y no entusiasman. Supongo, y también lo he dicho, que si las hubiera visitado antes que las de Ayutthaya, quizás me hubieran impresionado más. Pero en Ayutthaya hay más budas yacentes, más budas gigantes, más filas de esculturas, la cabeza entre las raíces, el templo de no se qué, el mercado de no sé cuantos, el palacio de tal, la estupa de cual,… aquí es un conjunto de ruinas agrupadas que se visitan como si se visitara el Retiro y las pudieras ir viendo…

      Y bueno, sobre las motos… pues ya íbamos sobreaviso de que podría pasar, y pasó, pero pudimos poner solución. Así que fue “un ratillo corto” el que echamos para solucionar el tema.

      Un besazo Julia.

Dejar una opinión