Hanoi: La Prisión Hoa Lo

10
163
Interior de las celdas de castigo en Hoa Lo

Lo absurdo y monstruoso sobre la guerra es que los hombres que no tienen conflictos personales son entrenados para asesinar otros a sangre fría”. Aldous Huxley.

Siempre he sido muy crítica con quienes, a golpe de ley, pretenden eliminar los vestigios de las guerras y las dictaduras, como si borrando las huellas físicas de su existencia, se extirparan las cicatrices de un pueblo. Nunca he adorado becerros de oro y siempre he considerado que las estatuas, las placas y los escudos sólo son recuerdos del pasado de la especie humana. Y, como humanos que somos, el valor que se otorgue a los elementos materiales de la Historia, únicamente va a depender de lo que podamos encontrar dentro de la mente de cada uno. Pero de lo que no me cabe ninguna duda es que si eliminamos todos los recuerdos de la barbarie humana, erradicaremos una gran evidencia que posibilite a las generaciones venideras horrorizarse para que no quieran repetir las atrocidades de las que nuestros abuelos fueron testigos, en el mejor de los casos, o protagonistas en el peor.

Las mejores visitas en Hanoi
Puertas de seguridad de Hoa Lo

Los vestigios de las Guerras en Vietnam

Vietnam, en este sentido, es uno de los lugares del mundo que mejor ha sabido conservar la huella de su Historia y prueba de ello es la extensa exposición bélica que puede encontrarse a lo largo de todo el país y que recuerda las guerras de su Historia: Contra la ocupación China, contra el reino de Champa, contra la colonización francesa (Guerra de Indochina) y contra la ocupación de los EEUU (Guerra de Vietnam).

Lugares de la Guerra de Vietnam
Grilletes utilizados en Hoa Lo

Hoa Lo o Con Dao (Con Son) son los mejores ejemplos que ha conservado Vietnam de lo que fueron las cárceles en el país durante la Guerra de Indochina y la Guerra de Vietnam.

Prisión en la que estuvo encarcelado el senador McCaine en Vietnam
Interior de la Prisión de Hoa Lo en Hanoi

Historia de Hoa Lo

La Prisión de Hoa Lo, se halla ubicada en pleno corazón  del Barrio Francés de Hanoi.

Construída, a finales del siglo XIX, por el gobierno colonialista francés -y bautizada como Maison Centrale– para encarcelar, someter a torturas y eliminar a presos políticos críticos con el gobierno colonizador; desde 1954, fue utilizada por el gobierno vietnamita para encarcelar y también torturar a soldados –principalmente pilotos caídos en misiones de combate- estadounidenses capturados durante la Guerra de Vietnam.

Cárceles durante la Guerra de Indochina en Vietnam
Maison Central

En 1993, se demolió gran parte de la Prisión, integrada ya en el centro de la ciudad, para construir dos grandes edificios en los terrenos que ocupaba la cárcel, pero se conservó una parte como monumento y museo en recuerdo de los prisioneros y víctimas de la Guerra de Indochina, pues al tema de los prisioneros de la Guerra de Vietnam se le ha otorgado un tratamiento diferente.

A la Prisión de Hoa Lo se la ha conocido por muchas denominaciones, entre las que destacan “horno de fuego” o “agujero del infierno” debido a que la calle en la que se ubicaba, era la principal zona de venta de estufas de Hanoi al momento de construirse la prisión.

Las Visitas más interesantes de Hanoi
Celdas para mujeres y niños

Sin embargo, el nombre que la hizo famosa fue el apodo que utilizaron los estadounidenses, refiriéndose a ella como “El Hilton de Hanoi”, por las condiciones infrahumanas en las que vivieron durante su cautiverio.

Guerra de Vietnam
Cama de electrocuciones

Famosa por haber albergado a prisioneros como el recientemente fallecido senador de los EEUU, Jhon McCaine, la visita a Hoa Lo permite, por una parte, hacerse una idea de los peores ingenios que puede idear la mente humana para hacer daño a sus congéneres y, por otra, sorprende por el mensaje (casi subliminal) que trata de transmitir a cerca del sufrimiento que los colonos franceses infringieron a los presos políticos vietnamitas y el buen trato que, durante la Guerra de Vietnam, los vietnamitas dispensaron a los soldados estadounidenses encarcelados en Hoa Lo. De hecho, casi tres cuartos de las exposiciones, cartelería e imágenes están dedicadas a las atrocidades cometidas por el opresor francés y apenas son un par de estancias las dedicadas a  los prisioneros americanos.

Historia de la Prisión Hoa Lo
Celdas comunes de Hoa Lo

Es más, se siguen conservando documentos gráficos que tratan de publicitar el buen trato recibido por los estadounidenses durante su estancia en Hoa Lo. Se les grababa bien vestidos, haciendo deporte, recibiendo cigarrillos de los guardas o comiendo platos saludables. Querían transmitir al mundo que, pese a la barbarie cometida en su país por el ejército de los Estados Unidos, mostraban respeto a los invasores e invertían más en ellos que en un ciudadano medio vietnamita. Los vietnamitas querían hacer ver que, al adoptar esta actitud frente a sus prisioneros, éstos llegaban a arrepentirse admitiendo que habían actuado siguiendo órdenes que consideraban injustas.

Pero la realidad era bien distinta y los supervivientes de Hoa Lo, relataron tras su liberación las torturas y vejaciones a las que fueron sometidos durante la etapa de su encarcelamiento.

Artículos de tortura
Artículos de tortura en Hoa Lo

El interior de la Prisión

La Prisión de Hoa Lo, o lo que queda de ella, muestra cómo era el interior de una cárcel vietnamita de finales del siglo XIX y principios del XX.

En la visita, se pueden observar las grandes salas en las que se hacinaban a los prisioneros, separados por sexos, inmovilizándolos con grilletes en los tobillos. Pero también pueden verse las diminutas celdas de castigo en las que eran confinados los que se saltaban las reglas de la prisión. El peor lugar de todos era Le Cachot (El calabozo) en el que se alojaban a los presos condenados a muerte durante los 10 meses que mediaban entre su sentencia y su ejecución: sin ventilación, sin luz, acostados permanentemente sobre una plancha de hormigón y con los tobillos atrapados en rígidos grilletes.

Crímenes y torturas durante la Guerra de Vietnam
Zona de mazmorras

Las letrinas –un simple agujero en el suelo- estaban a la vista de todos en las zonas comunes. Pero se puede decir que los reclusos que “disfrutaban” de ellas aún tenían la suerte de la que adolecían los castigados en las mazmorras, que debían satisfacer todas sus necesidades vitales en las celdas.

Vista a la prisión Hoa Lo de Hanoi
Letrinas comunitarias

A oscuras, sin apenas ventilación, con sobrepoblación y alimentación deficiente, los prisioneros eran pasto de piojos, sarna y estaban expuestos a todo tipo de enfermedades.

Qué ver en Hanoi
Celdas de castigo

Aun así, la ubicación privilegiada de la cárcel en una zona relativamente céntrica, permitió el intercambio de mensajes con el exterior a través de los pequeños ventanucos y el ingenio de los comerciantes, familiares y afines a la causa anticolonialista que deambulaban por los alrededores con esa finalidad.

Llama también la atención la exposición de los instrumentos de tortura con la que se castigaba a los prisioneros: varas de madera, potros, camas metálicas para electrocuciones e, incluso, una guillotina.

Visitas escalofriantes en Hanoi
Guillotina de la Prisión

Y en una zona del patio, sigue expuesta la alcantarilla forzada por la que logró escapar uno de los prisioneros.

Fugas carcelarias
Alcantarilla por la que se fugó de un prisionero de Hoa Lo

Además, unas cuantas salas están dedicadas a la exposición de los uniformes, utensilios, ropa y calzado que se les proporcionaba a los reclusos, así como fotografías, escritos y recortes de prensa de la época.

Museos de la Guerra de Vietnam
Exposición de artículos de los prisioneros

Sólo un par de salas son dedicadas a la época en la que la prisión recluyó a prisioneros estadounidenses y se expone, en lugar destacado, el uniforme de piloto con el que iba uniformado McCaine durante su captura.

Curiosidades en Hanoi
Traje de piloto del senador McCaine

Hoa Lo cuenta, además, con un patio trasero dedicado a la memoria de los aprisionados, torturados y muertos en Hoa Lo por el invasor colonial francés y un memorial en el piso superior –en el que hay que cubrirse para visitarlo- para recordar a los que dieron su vida por Vietnam en la Prisión.

Memorial por los caídos en la Guerra de Indochina
Hay que cubrirse para visitar el Memorial

La entrada a la Prisión Hoa Lo cuesta 20.000 VND (0´75€) para adultos y es gratis para niños. Abre todos los días de 8:00 a 17:00 horas y en la visita se emplea aproximadamente una hora u hora y media.

Cárcel de Hoa Lo en Hanoi
Memorial en el piso superior para recordar a los que dieron su vida por Vietnam en la Prisión
Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

10 Comentarios

  1. Me ha parecido muy interesante este post sobre la prision ,es historia y tenemos la obligación de conocerlo todo y procurar no volver a cometer estos errores .Muchas Gracias y te espero en mi blog

  2. A la prisión no llegué a entrar, pero es muy fuerte la violencia que lleva a las espaldas este país. Allí me dijeron que en el siglo tuvieron un total de 6 guerras.
    Una entrada muy interesante la que has hecho, un besote grande guapa!

    • Hola María,
      Pues genial que finalmente la hayas visto porque es escalofriante y muy interesante.
      Sí, es verdad, el siglo XX fue convulso en Vietnam: La Guerra de Indochina con la ocupación francesa del país, la Guerra del Pacífico, la Guerra de Resistencia del Sur, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam, la Guerra entre Camboya y Vietnam,… Los pobres no han parado y creo que su carácter duro y hosco se debe en gran parte a todo lo que han tenido que pasar.
      Un beso María.

  3. Hola Macarena,… he leído con atención esta entrada. La verdad que me cuesta alcanzar a comprender como el ser humano puede alcanzar tal grado de refinamiento en la manera en de hacer daño a otro ser humano. Ver las condiciones terribles que tuvieron que pasar los presos, da igual de que pais y condición, me produce una profunda pena. Es cierto, como dices, que la memoria debe mantenerse viva y que sirva para recordar la sinrazón que los humanos somos capaces de alcanzar.
    Aprovecho la ocasión para decirte que me cuesta seguir el rítmo de tus entradas,… como sabes dispongo de muy poco tiempo, así que seguramente se me pasan algunos post,… pero te aseguro que no es por falta de interés.
    Feliz semana!

    • Hola Norte!!!!!
      No te preocupes, Norte, me imagino cómo andarás. En mi caso, entre el cambio en el trabajo, la pronta entrada del invierno y las mil y una cosas que siempre tenemos, parece como si acabara de llegar de viaje ¡No cojo el ritmo a la rutina! Lo mejor es que, sin haberme dado cuenta, me quedan dos meses menos para el próximo viaje jjjjjjjjj
      Por otra lado, ya sabes, siempre te lo he dicho, que conmigo nunca hay compromisos. Las entradas siguen aquí y podrás “echar mano” de ellas cuando las necesites para viajar a Vietnam que seguro que caerá en algún momento.
      Respecto a Hoa Lo, pues Norte a mí también me espanta y me causa una perplejidad muy difícil de racionalizar el refinamiento de la mente humana para causar el mal a estos niveles. Porque no se trata de enfrentamientos en los que luchas por tu vida y el adversario por la suya, es que se trata de situaciones en los que una persona en situación de superioridad infringe un daño sin que la moral, la mente o los principios, se manifiesten. No sé…
      Un abrazo. Descansa!!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here