Las reliquias de Buda

12
601
Representación de Buda en Sagain Hill, Myanmar

Tras todos nuestro viajes a Asia y visitar muchos de los lugares que custodian y en los que se venera una importante reliquia, hay una observación sobre las reliquias de Buda que nunca he hecho y que me corroe desde siempre, pese a que haya quién se pueda escandalizar con ella.

Lugares religiosos de Sri Lanka
Ofertorio para velas en Anuradhapura

Y es que con Buda pasa, en cierta forma como con Jesús. Hay reliquias por todo el mundo. De Jesús tenemos las astillas de la cruz, la Santa Faz, el Santo Grial, la Sábana Santa, la Corona de Espinas,… Pero no dejan de ser objetos materiales cuya veracidad, o no, puede ser, o no, cuestionada y por el que miles de hombres, lejos de convertirse en portadores de paz, han guerreado y han matado a lo largo de la Historia.

Principales Templos de Sri Lanka
Aluvihara Temple, SriLanka

A Buda, el pobre, sin embargo y según la tradición, le debió pasar algo parecido a lo que le sucedió a Jean Baptiste Grenouille, el protagonista de “El Perfume”, en su final. Lo despedazaron al pobrecito. Es como si un ejército de “profanadores” hubiera esperado hasta la última llama de su cremación para abalanzarse sobre sus cenizas y hurgar en ellas. Y esto no me lo creo, no. Así que me muestro bastante escéptica –también lo hago respecto a las reliquias de Jesús- acerca de las reliquias que afirman ser de Buda.

Budismo en el mundo
Higuera de la Iluminación, Anuradhapura

La creencia popular atribuye al Príncipe Ashoka el reparto de los restos de Buda tras su cremación entre 84.000 templos y estupas de India, China y el Sudeste Asiático ¿84.000 fragmentos de qué? Esto me tiene entre fascinada y horrorizada pues, o se trata de motas de ceniza, o 84.000 fragmentos de un cuerpo humano, equivalen a un cuerpo completo. Pero luego están, claro, las “otras” leyendas de monjes y princesas ladrones que se escondían las reliquias en el cabello y otros lugares del cuerpo. No me cuadra nada: ni lo uno, ni lo otro.

Reliquias de Buda

Las “shariras – secreciones tras la cremación de hombres santos- de Buda fueron repartidas en ocho partes, quedando una parte en la Swedagon Pagoda de Yangon (Myanmar); en donde se encuentran también ocho cabellos de Buda.

Principal Monumento de Myanmar
Swedagon Pagoda de Yangon (Myanmar)

Hubo también cuatro dientes: uno que robó un monje y, como bendición o castigo, terminó elevándose al cielo con él; dos por el que pugnaron dos Reyes con el mismo final, y otro que está en Kandy (Sri Lanka) a donde llegó escondido en el pelo de una princesa tras multitud de guerras entre sus poseedores porque, se decía que, quien lo poseyera, podría gobernar. Esta reliquia es tan importante, que su santuario es visitado a diario por centenares de fieles; la urna se abre cada cinco años y en la luna llena de agosto se celebra en Kandy un Festival anual –Esala Perahera Festival– de diez días de duración en los que cada tarde, al caer el sol, se saca en procesión una copia de la reliquia sagrada a lomos de un elefante. Miles de personas peregrinan hasta allí venidas de todas partes del mundo para venerar la reliquia u observar las ceremonias.

Tradiciones Sri Lanka
Elefante que porta la reliquia de Buda en las procesiones del Esala Perahera Festival

Hay otro diente, dicen que falso, en China. La historia de esta reliquia tiene una trayectoria más extensa y rocambolesca si cabe pues, parece ser, que Marco Polo pidió el diente de Kandy y los ceilandeses le hicieron un diente falso que llevó a China. Los chinos, durante el comunismo, prestaron el diente a Myanmar para una especie de exposición religiosa; y, cuando lo reclamaron, los bamares hicieron una copia de la copia para poder venerarla. Además, en la Roca dorada de Myanmar también hay otro pelo o pestaña que milagrosamente mantiene la roca en equilibrio.

Y a este diente de Sri Lanka, y a los dos dientes falsos de Myanmar y China, viene a sumarse un cuarto en Singapur.

Rituales Sri Lanka
Esala Perahera Festival, Kandy (Sri Lanka)

Y en la Gran Estupa Dorada de Pha That Luang de Vientián, en fin, se encuentra la costilla que llevó un grupo de predicadores enviados por el Rey Ashoka –el equivalente budista al San Agustín cristiano-.

Principal monumento de Laos
Pha That Luang, Vientiane

En 2016, unas excavaciones en un templo de Nankin, China, sacó a la luz un cofre con un trozo de la parte parietal del cráneo que se atribuye a Buda.

Todo eso sin contar las decenas de ramas de la Higuera en la que Buda recibió la iluminación repartida por algunos otros lugares de Asia.

Árbol de Buda
Sri Maha Bodhi, Anuradhapura (Sri Lanka)

Papel expansor de las religiones

Las reliquias del budismo cumplieron un papel expansor de  la religión a lo largo de toda Asia. Al ser fuente transportable de santidad, se convirtieron en carta de presentación de los predicadores en tierras lejanas. De hecho, sin reliquias y sin embajadores del budismo, difícilmente hubiera podido propagarse la fe. Y por ello ¿Debemos creer en su autenticidad? ¿o nos es válido poner estas creencias en cuarentena?

Tradiciones Budistas
Ceremonia de los monjes en Amarapura

No quiero escandalizar a nadie y respeto cualquier creencia. Cuando me toque hablar de las reliquias cristianas, aunque igualmente fascinada y horrorizada, mantendré el mismo discurso. Pero he utilizado este artículo para mostrar una opinión personal sobre lo que hoy es tema de debate en nuestros viajes por Asia: todos los templos en los que se veneran reliquias de Siddharta Gautama. Esto no significa, por otra parte, que no sienta fascinación por la santidad y la devoción que se profesa en esos lugares y que, de hecho, muestre el mismo respeto que los devotos.

Es cierto que cuando uno venera una reliquia, no reverencia la reliquia en sí; sino más bien a lo que representa. Por ello, quizá no sea tan importante el debate sobre la autenticidad de las reliquias. Pero, por otra parte,  las reliquias han tenido también a lo largo de la historia un incalculable valor material que proporcionaba gloria, poder o prestigio a su poseedor y, por ello, han sido objeto de codicia a lo largo de los siglos y han generado guerras y matanzas. Paradójicamente, los objetos sagrados de religiones de paz han originado conflictos.

Quién quiera creer, que crea, y quien quiera negarse a creer, que no crea” Corán: sura 18, vers. 29.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

12 Comentarios

  1. Pues si Macarena, por desgracia las religiones, más que ser un acto de paz generan miles de conflictos y guerras… y creo que nada en exceso es bueno, ni para un lado ni para el otro. A mi, al igual que a ti, no deja de sorprenderme este culto y esta devoción. El día que visite Asia seguramente lo viviré igual. También digo, que viajo con un total ateo, así que imagínate, jajaja, que luego visitamos todo tipo de iglesias y demás, pero mejor no te digo las cosas que tengo que escuchar jajajaja. En fin, que muy interesante esta entrada de hoy. Me ha gustado leerte. Un beso.

    • ¡Hola Verónica!

      Pues de eso se trata, de respetar las creencias de los demás. Yo sí soy creyente, pero creo en la religión de Jesús, no en los “adornos” que el hombre ha puesto al cristianismo con el paso de los siglos. Aún así, a medida que más viajo a Asia, más me gusta la cultura de paz que predica el Budismo.

      Muchas gracias por tu comentario. Un besote

  2. Muy interesante tu entrada Macarena. He aprendido mucho sobre Buda y me encantaría visitar Asia pero la verdad es que lo veo un poco complicado de todas formas una nunca sabe, igual un día me lio la manta a la cabeza y voy para alla. Por ganas no sera!! Un beso

  3. Genial reflexión, Macarena, que por otra parte comparto contigo. Yo también soy uno a los que le es difícil de creer que tantos “restos” se hayan podido conservar después de miles de años. Y cómo bien dices, toda reliquia religiosa aporta poder y prestigio para aquel que la tenga, incluso en el mundo tan materialista en el que vivimos hoy en día en forma de turismo e ingresos económicos. Yo en Tailandia, me encontré no sé cuántos pelos, dedos, huellas, uñas y demás supuestas partes de Buda. Es muy fácil construir mitos, ya que los creyentes tienen necesidad de creer, pero muy difícil derribarlos. La fe es muy poderosa, y a veces mucha gente sin escrúpulos se aprovecha de esta devoción para sacar beneficio. Yo tengo muchas reservas en estos temas, pero respeto (hay que hacerlo, por supuesto) a las personas que confían en el poder de estos objetos. Creo que el poder se lo da, precisamente, esa persona que pone su fe en esa reliquia, y no la reliquia en sí, pero bueno, ese es un debate largo y complicado… 🙂
    Me ha encantado la entrada.
    Un abrazo muy fuerte!!

    • ¡Hola Lízar!

      … pues eso… Poco más que añadir a tu estupendo colofón.

      Muchas gracias por el comentario. Pensé mucho antes de publicar esta entrada y, aún así, lo he hecho con bastantes reservas porque no quiero que se entienda como una ofensa, sino, como bien has dicho, una reflexión. Me alegro que se entienda así.

      Un abrazo!!!!

  4. Un post genial!! He aprendido muchísimo!! No sabía lo de las reliquias de Buda!! Me ha parecido super interesante!! Qué fuerte que esté “repartido”, Muchas gracias por explicarnos cosas tan interesantes!!
    Besicos!!

  5. Las reliquias no dejan de ser alimento para la Fe. Por mucho que la religión proponga un sistema de creencias que no necesitan ser probadas, siempre viene bien algo físico con lo que sustentarlas. No dejan de ser una variante de los objetos de poder, como los cetros, como los anillos.
    Yo antes era más ateo beligerante. Con los años valoro las creencias de cada uno. Tiene ese derecho. Aunque es verdad que el mundo de las reliquias es increíble. Recuerdo un prepucio, un estornudo… Lo que desconocía es también estuviera presente en el budismo. Desde luego, cada día uno se da cuenta de lo ignorante que uno puede llegar a ser. Un abrazo!!

    • ¡Hola David!

      ¿Ignorante tú? ¡No, por Dios! ¡Qué cosas se te ocurren!

      Me gusta mucho tu argumentación y estoy muy de acuerdo en que las reliquias, originariamente, nacieron con vocación de ser “lo tangible” de la Fe. Y esto, en realidad, sean o no verdaderas, es algo casi romántico y muy ilustrativo, al igual que lo fueron las grandes catedrales del gótico. Yo sí que soy creyente David, lo que ocurre es que yo creo en el Jesús pobre del Evangelio que andaba descalzo y predicaba en la parte alta de un monte. Él nunca habló de “pruebas de fe”, ni de catedrales o grandes iglesias. Jesús echó a los mercaderes del templo y se enfrentó con el poder romano. Así que esta forma de creer, en mi opinión, no es la que Jesús enseñó. Y, como además, mi Iglesia no me obliga a creer en aquello que no es Dogma de Fe, pues pongo en tela de juicio la veracidad de las reliquias. No obstante, muestro mis respetos a los que piensan distinto o poseen diferentes creencias a las mías e, incluso, aplaudo la instrumentalización de los objetos que han llevado a reforzar una creencia. El problema, para mí, se encuentra, primero, en el hecho de que si las reliquias fueron concebidas como objetos sagrados propagadores de una religión, y por tanto de paz, terminaron consiguiendo en muchas ocasiones, el efecto contrario. Por otra parte, creo que se pervierte la finalidad, cuando la reliquia deja de ser el medio para convertirse en el fin.
      Ahora que, coincido totalmente contigo en la inverosimilitud de algunas reliquias. Estoy pensando por ejemplo en la Sangre de San Genaro. Ufff, creo que empiezo a filosofar demasiado.
      Total que digo yo que ya podríamos hacer entre todos una buena “quedada” porque, desde luego, tenemos tema para empezar.
      Un abrazo grande. Gracias por tu enriquecedor comentario de hoy.

  6. Empezando porque no soy religiosa (considero la religión la peor de las enfermedades ya que genera odio y una creencia de superioridad y total intolerancia respecto al resto porque te consideras en poder de la verdad) el tema de las reliquias siempre me ha parecido un engaño para tener a la gente atada a tu templo y “coticen en tu arca” y no en el arca de otro que tenga una reliquia mejor que la tuya. Perdón si soy muy crítica y mi comentario le molesta a alguien pero considero que si la gente se informara un poquito y pensaran unos minutos se darían cuenta que todas estas reliquias de santos, Jesús, Buda o quien sea es una farsa y se está engañando descaradamente. Un beso y como siempre un placer leerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here