El Castillo de Bran

16
89
El castillo de Bran

El Castillo de Bran, en pleno corazón de la cordillera de los Cárpatos, en Transilvania, es la fortaleza más conocida de Rumanía por su tradicional vinculación al famoso personaje de Drácula de la novela de Bram Stoker.

La Ruta de Drácula
Habitación ‘literaria’

Llegamos a Bran llenos de prejuicios esperando encontrar una birria de castillo que, aun así, queríamos visitar.

Viajeros anteriores en busca de Drácula, nos habían contado que estaba siempre abarrotado de turistas, que era muy pequeño, que su decoración interior no encajaba con la época histórica en la que se construyó la fortaleza, etcétera, etcétera, etcétera.

Historia de El Castillo de Bran
Interior del Castillo

La única certeza que albergábamos es que Drácula nunca vivió en el Castillo de Bran. De hecho, cuentan que fue Nicolae  Ceausescu, el que a sabiendas de que el Castillo de Bran era mucho más espectacular que el de Poienari, comenzó una campaña de marketing para atraer al incipiente turismo extranjero hasta la fortaleza. Y muy acertadamente lo hizo, si es que fue así, pues pronto el Castillo de Bran se convirtió en el gran reclamo turístico de Transilvania -y de Rumanía-, atrayendo a más de medio millón de visitantes al año.

El lugar más visitado de Rumanía
Tejados y torre circular

Incluso, puede que ni Bram Stoker se inspirase en este lugar para ambientar la residencia de Drácula en su novela.  Stoker nunca visitó Europa central, y halló su inspiración en los relatos de un erudito húngaro llamado Arminius Vámbéry. Además, en Rumanía hay otros castillos con mayores posibilidades de haber alojado la morada de Drácula.

Visitar el Castillo de Bran

Bran es una pequeña ciudad en la que todo gira en torno a su castillo. Entrar a Bran por una carretera nacional de doble sentido se hace bastante pesado por las eternas retenciones y, una vez allí, es difícil encontrar aparcamiento porque, o bien es de pago, o bien hay decenas de gorrillas amenazantes si no se paga el estipendio.

Así que nosotros aparcamos en una de las calles laterales, más bien lejos de la zona turística.

Horario Castillo de Bran
Puestos de venta de souvenirs

Había gente, es verdad. Pero estoy segura de que no tanta como en un verano sin pandemia. Así que, tras atravesar el mar de tiendecitas de souvenirs, no tuvimos que hacer cola para sacar las entradas que, para tratarse de Rumanía, baratas no se puede decir que fueran.

Visitar el Castillo de Bran
Parcul Regal

Después de acceder al recinto, uno se encuentra en un bello parque, llamado Parcul Regal, en el que hay tiendecitas, un restaurante y un pequeño lago desde el que admirar el schildmauer (muro sobre el que se levanta un castillo en una montaña) del castillo.

Histórico Castillo de Bran
El castillo de Drácula

¡Vaya vistas!

Pues a mí, aquello me estaba encantando.

Se accede a la entrada del castillo por una cuesta de la que habían desaparecido todos los turistas ¡Estábamos solos!

El Castillo más famoso de Transilvania
Puerta de Acceso

La entrada al Castillo de Bran se hace por una escalinata en la que, al menos yo, no dejaba de mirar hacia arriba. Me estaba gustando mucho ese sitio.

Y, a partir de ahí, y tras el gel hidroalcohólico, el camino estaba marcado con cintas y flechas pegadas en el suelo: habitaciones aisladas con maderas, estufas de cerámica, pequeños ventanucos, pasadizos, escaleras, balconadas, terrazas, muebles de época,… Hasta llegar a la turistada de las habitaciones superiores llenas de “objetos vampíricos”, ataúd incluído.

Recorrido por el Castillo de Bran
Bella estufa revestida de cerámica

El castillo no es muy grande, es verdad. No es el castillo de Drácula, cierto. Pero es un castillo curioso, está muy bien restaurado, se encuentra perfectamente conservado y, desde luego, posee una arquitectura única, digna de visitar.

Historia de El Castillo de Bran

Bran era un emplazamiento estratégico por encontrarse en pleno desfiladero de Bran, uno de los pasajes transcarpatianos más importantes en la frontera entre Transilvania y Valaquia, utilizado como ruta comercial y lugar destacado desde donde acometer las invasiones militares.

El castillo de Drácula que nunca visitó Vlad Tepes
Hermosa arquitectura del interior del castillo

Inicialmente, el Castillo de Bran (“brana” significa “puerta” en eslavo) era un baluarte conocido como La Piedra de Dietrich. Fue erigido por caballeros teutónicos –orden religioso-militar alemana- en 1212, como una posición fortificada en la entrada de un puerto de montaña a través del cual los comerciantes habían viajado durante más de un milenio.

La Piedra de Dietrich
Patio Central y pozo

En 1242, fue destruido por los tártaros y en 1377, Ludovic D’Anjou, rey de Hungría, dio a los habitantes de Brasov el privilegio de construir un castillo en el lugar de la vieja fortaleza.

Castillos de Rumanía
Tejados y Torre de madera

Luego, entre 1419 y 1424, el castillo estuvo en manos del rey de Hungría, y entre 1438 y 1442, fue utilizado como defensa contra el Imperio otomano.  Más tarde se convirtió en un puesto de aduanas en el puerto de montaña en la frontera entre Transilvania y Valaquia.

Turismo en Rumanía
Muros defensivos

Vlad Tepes no tuvo un papel importante en la historia de la fortaleza, aunque pasó varias veces a través de la garganta de Bran. Durante un período, el castillo de Bran perteneció a los reyes magiares, pero la ciudad de Brasov ganó la posesión de la fortaleza en 1533.

La fortaleza de Mircea el Viejo
Patio en el interior del castillo

Después de la Primera Guerra Mundial, se firmó el Tratado de Trianon, donde la región de Transilvania fue cedida al Reino de Rumania, y con ello, el castillo de Bran pasó a pertenecer a la administración rumana, que lo cedió a la Reina Marie, convirtiéndolo en su residencia de verano.

Decoración del siglo XX en el Castillo de Bran
Estancia con elementos medievales

Después de la muerte de la Reina, el castillo pasó a manos de su heredera, la princesa Elena de Rumanía, que descuidó mucho su conservación. Pero tras la restauración de la década de 1980 y la Revolución rumana de 1989, pasó a ser un importante destino turístico.

Visitar el Castillo de Bran merece la pena
Puerta gótica

Tras la Dictadura, el gobierno rumano devolvió el castillo al heredero de la princesa Elena, Dominico de Habsburgo, que puso en venta el castillo por el precio de 50 millones de euros, pero finalmente los tratos no llegaron a cerrarse y la propiedad sigue en manos de los Habsburgo.

Fotografías en el Castillo de Bran
Materiales originales de madera

En una publicación de la revista Forbes, el castillo fue valorado en 140 millones de dólares, cantidad justificada por los expertos debido a los ingresos que podría proporcionar este edificio histórico como destino turístico. Según las últimas noticias, la familia Von Habsburg ha decidido formar una sociedad a medias con las autoridades rumanas para mantener el castillo abierto a los turistas.

Los muebles europeos de la Reina Marie de Rumanía
Dormitorio de la Reina

Arquitectura de El Castillo de Bran

Situado sobre una roca a 60 metros de altura, el castillo de Bran es de estilo neogótico. Mircea el Viejo, abuelo de Vlad Tepes, convirtió al castillo en una fortaleza residencial con estancias, mazmorras, patio de armas, torres de vigilancia y pasadizos subterráneos.

Los secretos del Castillo de Bran
Pasadizos interiores

Su torre almenada apenas presenta ventanas para hacer la fortaleza inexpugnable de manera que todo intento de ataque se viera abocado al fracaso.

Los castillos más espectaculares de Rumanía
Torres en el Castillo de Bran

Su aspecto actual nada tiene que ver con el original del siglo XV por las sucesivas adhesiones, restauraciones y remodelaciones tras hacerse cargo de él la Reina María que, además, para compensar la austeridad del castillo, hizo traer muebles de Europeos del gusto de la época.

Los castillos más famosos de Europa
Balconada

Horario de visita al castillo

Datos útiles sobre el Castillo de Bran
Estufa y mobiliario

TEMPORADA BAJA (1 DE OCTUBRE – 31 DE MARZO)

Lunes: 12:00 p. m.  – 16:00 horas

Martes a domingo: 9:00 a. m. – 16:00 hras

Última admisión: 16:00 horas

TEMPORADA ALTA (1 DE ABRIL – 30 DE SEPTIEMBRE)

Lunes: 12:00 p. m. a 18:00 horas

Martes a domingo: 9:00 a. M. – 18 horas

Última admisión: 18:00 horas

Precio de las entradas

Adultos: 45 Lei (9 €)

Mayores (65+): 35 Lei (7 €)

Estudiantes: 25 Lei (5 €)

Niños: 10 Lei (2 €)

Grupos escolares (> 20pax): 5Lei (1 €)

Entradas gratuitas o reducidas

Discapacitados

Niños menores de 7 años.

Descuento para mayores de 65 años, al presentar su identificación.

El pase de foto / video están incluidos en el ticket de acceso.

16 COMENTARIOS

  1. Me ha encantado recorrer de tu mano el castillo de Bran, Macarena, creo que lo he disfrutado tanto como tú.
    Impresionante esa foto con la cruz en primer término y el castillo al fondo.
    Soy una enamorada de los castillos, así que he disfrutado con tu entrada.
    Besitos 😘😘😘

  2. ¡Hola, Macarena! Jo, desde luego que esos pasadizos nos llevan a cualquier infierno, vampírico o no, je, je, je… Al leer el nombre del pueblo, Bran, casi me ha dado por pensar que se eligió este castillo por el parecido con el nombre del autor de Drácula, Bram. ¿Quién sabe? Con todo, y sabiendo que es un reclamo turístico, solo viendo las fotos y leyendo su historia ya comienzo a evocar la banda sonora del Drácula de Coppola. Fascinante entrada! Un abrazo!!

    • Pues David, te prometo que pensé lo mismo…
      De cualquier forma, y aunque no tenga ninguna vinculación con Drácula, a mí este sitio me gustó mucho. Será que mi imaginación me permite darme esos lujos jjjjjjj
      Un fuerte abrazo!!!

  3. Me ha encantado esta entrada, Macarena.
    Desconocía muchos de los datos históricos del castillo, de las manos por las que pasó y por su actual dueño.
    Por un lado me gusta la idea de que lo exploten para el turismo, además es algo muy bueno para el lugar. Pero por otro lado me da pena que comercialicen tanto que hagan perder la autenticidad del castillo. Poniendo en la balanza una y otra cosa, pienso que es resultado es positivo, así que me alegro mucho.
    Qué rabia me dio leer que, en especial una de sus dueñas, lo abandonó tanto.
    Aunque el lugar nada tenga que ver con el actual, a mi me ha encantado la visita. Me encanta visitar Castillos, no sabes cuánto!!!! Cuando entro en ellos, con tanta historia a sus espaldas, me imagino cómo fue vivir allí en la época que lo vio nacer, me pregunto cómo eran sus habitantes, qué sucedía en su interior, qué pensaban y sentían dentro de esos muros…..me es fácil sugestionarme y abstraerme hasta esa época pasada. Me encanta.
    Gacias por esta visita, ha sido como estar allí.
    Muchos besos, Macarena.

    • Es que es eso, Nélida!!!! A mí me pasa igual. Llego a un castillo y me transformo en personaje de otra época. Me imagino con vestido largo de habitación en habitación. A ratos aburrida y a ratos, atravesando los pasillos para hablar con «el servicio». Aunque no sé si aguantaría vivir en una casa tan grande porque en esas habitaciones, digo yo que hace mucho frío y yo el frío lo llevo mal…
      Vas a disfrutar con muchas de las entradas de Rumanía, Nélida, porque visitamos unos cuantos castillos más.
      Un besazo.

  4. Te aseguro Macarena que has tenido las mismas sensaciones que Norte. A él también le gustó, especialmente por sus pequeñas dimensiones, su extraña estructura especialmente las zona del patio interior y los balcones que dan da a el,.. Tampoco Norte coincidió con mucha gente así que como tú disfrutó de una visita singular…
    Un abrazo!

  5. Siempre había oído hablar un poco mal de este castillo, por su exceso de turismo y por la artificialidad de la historia de Drácula, llevaba idea de visitarlo a pesar de esto cuando vaya a Rumanía por ser tan icónico. Me alegran los aspectos que destacas de su singularidad y arquitectura, no me lo perderé. Saludos viajeros.

    • En realidad, Raúl, creo que todos vamos a ver el Castillo un poco condicionados por opiniones anteriores. La gente habla maravillas del Castillo de Peles, por ejemplo, y deja en muy mal lugar al de Bran. Cierto es que de Peles es enorme, está completamente amueblado y, en fin, tiene mucho que ver. Pero hay algo encantador y digno de ver en Bran. Así que yo no me lo perdería porque, como también ha dicho Norte en otro comentario, su arquitectura y su ubicación hacen de él un sitio único.
      Un saludo, Raúl.

  6. Ya pasó por dueños. Coincidencias con el nombre que nos llevan al famodso personaje
    Que bien integrado está en la roca visto desde abajo se ve inmenso Visitar estos lugares nos hace imaginar la vida que había en ellos. Me encabtan las fotos de los patios y esos balcones de madera. Pasadizos para imaginar a lo grande.
    Cuidaros.
    Un abrazo.

    • Aunque es un lugar muy turístico, que nadie lo hubiera dicho porque con la pandemia estábamos solos, a mí me pareció un lugar fantástico en todas sus acepciones. La arquitectura es muy singular y luego, en fin, encierra la leyenda que encierra pese a que no tenga nada que ver realmente con Drácula.
      Seguid teniendo cuidado. Un abrazo!!!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.