Image default
CuriosidadesTúnez

Curiosidades: El dátil Deglet Nour de Túnez, los “Dedos de Luz”

El sur de Túnez, donde  comienza el Gran Desierto, da cobijo a los grandes oasis poblados de palmeras datileras que son la fuente de riqueza de la economía de la zona y aportan sustento a sus habitantes.

Centros productores de dátiles en Túnez
Palmeral del Sur de Túnez

El suelo, aparentemente estéril, alberga bajo las capas más superficiales aguas que permiten la supervivencia de estos grandes árboles.

Gafsa, Gabès, Tozeur, Nefta y Kebili son los mayores centros productores de dátiles en Túnez.

Variedades de dátiles en Túnez
Deglet Nour, el dátil tunecino

De cada palmera se obtienen de media, 100 kg. de dátiles por cosecha  de sus más de cinco millones de árboles, lo que supone una producción anual de más de 115.000 toneladas de dátiles.

El dátil en el mundo árabe

Se cree que el dátil apareció en el Golfo Pérsico y que se cultivaba hace más de 4.000 años, tanto en Egipto como en Mesopotamia.

Principales exportadores de dátiles en el mundo
Palmeral en Tozeur

La palabra proviene del griego “dedo” (δακτυλος) debido a su forma alargada. El fruto no se deseca, sino que, por el contrario, se seca al sol en el árbol y después se recolecta en racimos desde el suelo o con escaleras, cuando el árbol es más alto.

En muchos lugares, se cubren los racimos con bolsas de papel para protegerlos de la lluvia, el polvo y las plagas, sobre todo de roedores.

Economía en el sur de Túnez
Palmeras datileras

Dada su variedad, los dátiles se clasifican en blandos, por ejemplo: Barhee, Halawy, Khadrawy, Medjool; semisecos por ejemplo: Dayri, Deglet Nour, Zahidi; y secos, por ejemplo: Thoory. El tipo de fruto depende de su contenido en glucosa, fructosa y sacarosa.

El dátil forma parte indisoluble de la gastronomía de Túnez y de sus mejores dulces y postres, como el masfuf, elaborado con pasas, granada, dátiles y almendras o el makrouhd, típico de Kairuán, hecho con pastel de sémola y miel relleno de dátiles y frito en aceite o cocido al horno.

Dulces elaborados con dátiles
Makhroud típico de Kairuán

El dátil Deglet Nour, la variedad tunecina

El dátil Deglet Nour es la variedad reina del dátil tunecino y se puede encontrar a montañas en todo el sur del país, en donde se vende, además de como alimento, como souvenir en lugares como la medina de Tozeur, donde por un kg. se pagan entre 4,50 y 5 DT (aprox. 1,50€).

Venta de dátiles en Túnez
Venta de dátiles

Deglet Nour (en árabe دقلة نور), significa «dedo de luz», y se dice que es el «rey de los dátiles».

Etimológicamente, la palabra degla procedería de Dejla, que es el nombre árabe del Tigris, rio de Iraq, y esta variedad parece que habría sido importada de allí en la antigüedad.

Dónde comprar dátiles en Túnez
Producción de dátiles

Esta variedad de dátiles  se cultiva principalmente en Túnez y en el suroeste de los Estados Unidos (California, Arizona y Texas), donde el clima se asemeja al de África del Norte.

El Deglet Nour es muy apreciado en todo el mundo porque se puede comer al natural o utilizarse para la elaboración de platos y porque se conserva bien durante mucho tiempo sin necesidad de refrigeración.

Mayor exportador de Dátiles Deglet Nour
Venta de dátiles en Tozeur

Túnez es el mayor exportador de dátiles Deglet Nour del mundo, mientras que Argelia es el primer productor mundial de esta clase.

La variedad de dátiles más apreciados del mundo
Dátiles en Túnez

En el ránking de importadores del dátil tunecino, Marruecos sería el primer país importador, seguido de Francia e Italia.

Venta de dátiles en las calles de Tozeur

Según la tradición islámica, el profeta Muhammad (Paz y Bendiciones) rompería su ayuno con dátiles. Esta tradición es seguida aún hoy por los musulmanes de todo el mundo, especialmente en el mes sagrado de Ramadán.

Related posts

Curiosidades: ¿Por qué los búlgaros cuelgan pulseras rojas de los árboles?

El mundo con ella

Curiosidades: Los Ksour y las Kasbahs

El Mundo con Ella

Curiosidades: Marrakech a granel

El mundo con ella

22 comentarios

Estrella Amaranto 10 noviembre, 2020 at 1:45 pm

Me ha resultado un post muy curioso con toda esta amplia información sobre el cultivo del dátil desde tiempos tan remotos a lo largo de esa franja entre Egipto y Mesopotamia. Efectivamente como bien nos explicas, Túnez es un gran productor de dátiles, pero lo que desconocía es su amplia variedad de especies.
Por cierto siempre tengo en casa dátiles y frutos secos por esta época del año y suelo consumirlos a lo largo del invierno por las importantes propiedades de sus nutrientes y las medicinales.
También me han recordado esas bolsas de papel para protegerlos en el árbol a otras que se usan en las vides aquí en España para proteger a las uvas de posibles plagas.
Me encantó disfrutar de este recorrido por los palmerales y puestos de dátiles ahí en Túnez.

Muchos besos, Macarena y que sigáis bien toda la familia.

Responder
El mundo con ella 10 noviembre, 2020 at 2:28 pm

Pues Estrella, a mí no me gustan los dátiles jajajajajaja aunque a mi madre y a Macarena les encantan. Ya podrás imaginar que fueron todo el viaje dale que te pego ¡Menos mal que compensaron con lo poco que comimos en el sur del país!
Y sí, ahora que lo dices, acabo de caer en lo de las bolsas de las uvas.
Muchas gracias por tu comentario, Estrella.
Cuídate mucho tú también. Un besazo

Responder
Asunción Artal 10 noviembre, 2020 at 6:27 pm

No sabía nada de todo el tema del dátil y eso que me encanta, sobre todo compro en Navidades, la verdad es que he aprendido mucho con tu entrada, gracias!!!

Responder
El mundo con ella 10 noviembre, 2020 at 10:52 pm

Gracias Asun!!!!

Responder
Xus Climent 10 noviembre, 2020 at 8:40 pm

Uummm!! Con lo que me gustan los dátiles.. estoy babeando!! jajaja
Macarena me ha encantado descubrir estas variedades, el origen, las curiosidades y la cantidad que dedican a la exportación, me doy cuenta de lo poco que conozco de otros países, aunque estén tan próximos y compartamos tantas cosas.
Enhorabuena Macarena por tu blog y tus entradas, aunque no escriba mucho, sabes que te sigo cuando puedo.
Me encanta.
Un abrazo muy grande amiga

Responder
El mundo con ella 10 noviembre, 2020 at 10:55 pm

Estamos todos plof, Xus. Así que imagino que andarás más o menos igual, la verdad. Pero si estás bien, es lo que importa.
¿Los dátiles? La paradoja es que soy la única de casa a la que no le gustan jajajajaja, pero compraron tantos y pasaron tantos días atiborrándose de dátiles que pensé que se merecían una entrada.
Y respecto a Túnez, cuando acabe todo, os tenéis que plantear un Fin de Año allí que está muy cerquita y es una delicia de país.
Un besote. Cuidaros mucho.

Responder
El desvan de vicensi 10 noviembre, 2020 at 9:49 pm

Desconocia muchas cosas de los datiles así que ha sido un placer leer todo lo que nos cuentas sobre ellos. Ahora que gustar , me gustan un montón!! Un beso

Responder
El mundo con ella 10 noviembre, 2020 at 10:56 pm

Joooo Vicenta. Da la casualidad que a mí no me gustan nada. Soy la única de mi familia a la que no le gustan. Ahora que comprar, compramos a montañas y comer, se pasaron todo el viaje comiendo jajajajajaja.
Muchos besos, Vicenta.

Responder
Kinga K 10 noviembre, 2020 at 11:18 pm

Buenas curiosidades ❤

Responder
El mundo con ella 11 noviembre, 2020 at 1:41 am

Gracias Kinga.

Responder
yonosoymillenium 11 noviembre, 2020 at 5:07 pm

a mi me encantan los datiles con bacon, buen post

Responder
El mundo con ella 12 noviembre, 2020 at 3:13 am

Pues en Túnez, dátiles los que quieras, ahora que, con el bacon, lo tendrías un poco más complicadillo…

Responder
Contadora de Libros 11 noviembre, 2020 at 11:33 pm

Qué interesante entrada y qué hambre me ha dado después de leerla. jeje
Bueno, hablando en serio, a mi particularmente no me gustan los dátiles pero a los demás en casa sí, por eso siempre encontrarás en mi nevera dátiles Medjool. Cualquier dátil, pero si es Medjool le gusta más.
Fíjate que desconocía muchas de las cosas que nos cuentas aquí, Macarena. No sabía que se secara en la palmera de esa manera.
Sí sabía que en Túnez hay mucho reclamo de dátiles e imaginaba que se verían cosas como las que nos compartes en fotos. La ley de la oferta y la demanda, esa forma tan llamativa de exponerlos para su venta, etc.
Aquí tenemos muchas Palmeras pero no son datileras, sino Palmeras Canarias y no dan dátiles sino otros frutos llamados támaras, son más pequeños y anaranjados y no tan dulces. Que tampoco me gustan. jiji
Lo que si me gusta de aquí y se aprovecha mucho, es la savia de la palmera (la llamamos guarapo) con ella se hace miel de palma y está riquísima!!!
Oye, perdón que me he desviado del tema, venía a hablar de tu entrada y me fui por los cerros de Úbeda. Pues lo dicho, gracias por compartirnos estas fotos y por darnos tanta información interesante.
Muchos besos.

Responder
El mundo con ella 12 noviembre, 2020 at 3:14 am

Ay Nélida, pues me ha encantado tu comentario porque no conocía lo que me has contado y me voy corriendo a buscar la información ¡Qué guay!
Un besazo y ¡Gracias!

Responder
David Rubio Sánchez 13 noviembre, 2020 at 9:22 pm

¡Hola, Macarena! Una entrada que hace bueno aquello del nunca te acostarás sin saber algo nuevo. Desconocía por completo esta tradición datilera en el mundo árabe y me ha resultado bien deliciosa!! Un abrazo!

Responder
El mundo con ella 14 noviembre, 2020 at 12:16 am

¡Me alegro, David! Espero que hayas disfrutado esta entrada.
Un abrazo!

Responder
Norte 14 noviembre, 2020 at 10:57 pm

Muy interesante Macarena esta clase magistral de dátiles,… me ha encantado!
PD.- Unos primeros planos de esas piñas de dátiles maduros tienen que ser fantásticos! seguro que hiciste alguno!
Saludos

Responder
El mundo con ella 15 noviembre, 2020 at 12:36 am

Mmmmmm Pues no, Norte. Los primeros planos nos los comimos, bueno, se los comieron porque a mí los dátiles no me gustan jijijijijiji
Un abrazo!!!!

Responder
Raúl 15 noviembre, 2020 at 4:47 pm

Reconozco que cuando estuve en Túnez compré dátiles, me encantan. Como curiosidad en un café en la zona tradicional de Dubai pedí un café y en el platito me pusieron un dátil en vez de azúcar. Saludos viajeros.

Responder
El mundo con ella 16 noviembre, 2020 at 3:03 am

Ay Raúl, a mi familia les encantan; pero a mí no me gustan nada de nada. Pero puedo decir que los disfrutaron de lo lindo.
Y lo que comentas… muy típico de los países árabes.
Un abrazo viajero.

Responder
María Angeles 30 septiembre, 2021 at 5:45 am

A mi, de más joven no me gustaban, pero desde que empecé a estudiar árabe, me supusieron un campo por descubrir y por degustar. Hay tantas variedades cuando viajas a países árabes, que vas creando paladar para disfrutar comiéndolos. Habeis hecho comentarios estupendos. Gracias. Me ha interesado este blog.

Responder
El mundo con ella 1 octubre, 2021 at 3:02 am

Jo, María Ángeles ¡Muchas gracias!
Si te soy sincera, a mí los dátiles no me gustan, pero es porque no me gusta el dulce en general; pero en casa, soy la única a la que le ocurre esto, así que tanto en Marruecos, como en el resto de países que visitamos en los que haya dátiles, es una constante que compremos y, si están buenos, vengamos con cajas incluso para regalar.
Me alegro que te haya gustado el blog. Espero que nos visites más veces.
¡Un saludo!

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TRANSLATE
error: