Mui Né, la playa de los rusos - El Mundo con Ella