La Isla de Gorée, la isla de los esclavos.

10
1935
La Isla de Gorée es uno de esos lugares únicos y especiales de los que existen pocos en el mundo. Esta afirmación puede llegar a ser discutida por el lector que pensará que cualquiera de los lugares especiales del mundo pueden ser considerados únicos. Pero Gorée tiene “un algo” que lo distingue de todos los lugares que hemos visitado: La viveza de su colorido, su mezcla de trágica Historia y la alegría de sus gentes, un lugar lleno de vendedores y turistas en el que, a la vez, poder encontrar rincones solitarios y tranquilos, sus pinturas, su artesanía y sus artistas, la bohemia necesidad de tener que llegar en barco, los cañones, la Iglesia cristiana de San Borromeo, la Casa de los Esclavos,… En Goreé no hay coches.

 

Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal

La Isla de Gorée, frente a la costa de Dakar, tiene una superficie de 17 hectáreas y fue declarada, merecidamente, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1978. Hasta ella se llega en barco desde el embarcadero que hay en el Boulevard de la Libération -frente a la gasolinera- por 5.000 CFAS (unos 7,60€) ida y vuelta; y el trayecto dura unos 20 minutos durante los cuales, los viajeros senegaleses se interesan por tu nombre para informarte que poseen una tiendecita en la Isla e invitarte a visitarla.

 

Embarcadero en Dakar (Senegal)
Embarcadero en Dakar (Senegal)
Ferry a la Isla de Gorée (Senegal)
Ferry a la Isla de Gorée (Senegal)
Basta un día para visitar esta pequeña isla descubierta por los portugueses en el siglo XV, bajo cuya bandera se inició el tráfico de esclavos y se construyó la Casa de los Esclavos que serían destinados a América y Brasil. Pasó posteriormente a manos de los holandeses, que la bautizaron como Goede Reege (Bella Ensenada) y, hasta la abolición de la esclavitud en Francia en el siglo XIX, fue referente mundial en el tráfico de esclavos.

 

Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Se calcula que, al menos, unos veinte millones de africanos fueron secuestrados, trasladados y vendidos a tratantes que se establecieron en esta Isla, donde los prisioneros eran encerrados en los calabozos de la Casa de los Esclavos, hacinados y encadenados como animales, a la espera de ser vendidos y embarcados hacia un lugar en ninguna parte. Hoy Gorea (como también se conoce a este lugar) los representa y, en su memoria, se ha erigido un monumento.

 

Memorial a los esclavos (Gorée - Senegal)
Memorial a los esclavos (Gorée – Senegal)
Aunque en la Isla de Gorée hay lugares para dormir, ninguna de las dos veces que la hemos visitado, hemos pernoctado allí.

 

Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Llegamos sobre media mañana. Ese día hacía un calor infernal y ni el paseillo en la cubierta del barco, logró liberarnos del sudor que corría a chorros por nuestras caras. Nada más llegar, nos impresionó ver tantos y tantos niños. Al parecer, el final de las vacaciones escolares y el inicio del Ramadán constituían el principal motivo de ver a tantos escolares juntos divirtiéndose de excursión y chapoteando en la pequeña playa junto al embarcadero ¡Menos mal que había sido precavida y le había preparado a Macarena su bañador y su toalla!

 

Embarcadero en Gorée (Senegal)
Embarcadero en Gorée (Senegal)
Playa de la Isla de Gorée
Playa de la Isla de Gorée
Decidimos que antes de visitar la Isla, nos sentaríamos a gustito a la sombra en uno de los chiringuitos del muelle a refrescarnos y tomar algo mientras Macarena se daba un bañito en la orilla. Su entrada en el agua provocó un ciclón: era extrañísimo para todos que una niña blanca de corta edad se introdujera a participar de los juegos infantiles, así que todos los pequeños la rodearon. Al principio… bien, pero cuando la curiosidad hubo alertado a las masas, Macarena comenzó a agobiarse, sobre todo porque todos le hablaban a la vez y su entonces incipiente francés no le daba tanto de sí. Así que, tras un rato de agua, preguntas, juego, mareo y agobio… se salió y comenzamos a comer un delicioso y baratísimo menú a base de gambas -aunque las gambas en Senegal no las cocinan muy bien del todo porque para mi gusto las pasan demasiado- y pez lotto -que es una especie de “conejo” sin apenas espinas y con una carne supertierna y jugosa-.
Playa de la Isla de GoréePlaya de la Isla de Gorée
Pez Loto (Senegal)
Pez Loto (Senegal)
Después de comer, llevamos a Macarena a dar una vueltecilla por la Isla. Para visitarla no es necesario llevar un guía. Se recorre en dos pasos, aunque debido a la insistencia y simpatía de un señor que… nos dio pena, decidimos contratarlo.
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Visitamos primero la Casa de los Esclavos (que cierra los lunes) cuya entrada cuesta 500 CFAS (0,80€). Esta pequeña edificación para “almacenamiento” y trata de esclavos posee dos plantas: en la inferior, se encarcelaba a los africanos secuestrados para ser finalmente vendidos como esclavos; en la de arriba, vivían los tratantes con sus signares. Los colonos que dejaban esposa e hijos en Francia, solían tomar esposa en la colonia. Estos matrimonios, como eufemísticamente se denominaban, solían ser ventajosos para las mujeres africanas pues las situaba en una posición aventajada en la sociedad de las colonias. Cuando su “esposo” regresaba a su país de origen, la mujer y los bastardos solían heredar gran parte de los bienes que había poseído el colono.
Casa de los Esclavos (Isla de Gorée)
Casa de los Esclavos (Isla de Gorée)
Casa de los Esclavos (Isla de Gorée)
En la parte de abajo, existe una sala para hombres, otra para mujeres, otra para niños y otra para recuperar peso, ya que los hombres sólo eran considerados aptos para las largas travesías si superaban los 60 kilos, en caso contrario, morían durante los viajes. En este mercado, las mujeres jóvenes con una buena dentición y un gran busto, poseían un valor más alto que el de los hombres. Todos era exhibidos en las escalinatas de la Casa de los Esclavos para que los tratantes y mercaderes que se apostaban en el balcón superior, pudieran discutir y tratar el precio. Y al final del encarcelamiento, las humillaciones, el sufrimiento, los castigos,… los esclavos eran llevados a un oscuro y estrecho pasillo -el lugar de donde no se regresa- donde, al final tan sólo se divisa la potente luz del sol y el agua del mar para embarcarlos bajo el convincente argumento del látigo y las cadenas hacia sus destinos de ultramar. Este era el último lugar en el que los esclavos veían a sus familias, ya que era muy probable que los separaran hacia diferentes destinos, y eran embarcados a través de pasarelas en los botes que los conducirían hasta los barcos negreros anclados en alta mar.
Casa de los Esclavos (Isla de Gorée)
Casa de los Esclavos (Isla de Gorée)
Casa de los Esclavos (Isla de Gorée)
No son pocos los descendientes de esclavos que viajan a Gorée desde Europa y América y que se emocionan en este lugar, especialmente en la puerta sin retorno, sobre cuyo dintel puede leerse: “De esta puerta, ellos iban a un viaje sin retorno, los ojos fijos sobre el infinito del sufrimiento”. Y tal importancia posee este lugar, que ha sido punto de referencia de la visita de dirigentes internacionales y personajes ilustres: El Papa Juan Pablo II, Nelson Mandela, George Bush, Bill Clinton, François Hollande, la Reina Sofía, o Barack Obama, quien estuvo en Gorée a penas dos días antes de que la visitáramos nosotros.
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Monumento a la abolición de la esclavitud (Gorée)
Monumento a la abolición de la esclavitud (Gorée)
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Pero Gorée no es sólo la Casa de los Esclavos. Fue un importante baluarte para la defensa de Dakar y para el control del Atlántico durante la Segunda Guerra Mundial, de lo que dan cuenta el Fuerte de Estrées -anteriormente Fuerte Nassau– y el refugio de Castel, genio que protege la isla y desde donde se observa la isla, Dakar y el Atlántico. Aquí, se construyó un monumental Memorial de la Esclavitud. Aunque también es cierto que la temática es recurrente en el lugar y, cerca de la Casa de los Esclavos, hay una escultura dedicada a la abolición de la esclavitud.
 Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
También sus antiguas fachadas y fortificaciones han servido como inspiración y decorado de míticas películas como “Los cañones de Navarone” o “Diario íntimo de Adèle H“, interpretada por Isabelle Adjani en 1975 y dirigida por FrançoisTruffaut. También el español Pedro Olea rodó en Gorée “Más allá del jardín”, protagonizada por Concha Velasco.
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
En Gorée, además, se pueden vistar el Museo de la Mujer Henriette Bathily -periodista y portavoz de las mujeres africanas en la década de los noventa-, el Museo del Mar y el Museo Histórico de Senegal (en el Fuerte del Estrées), aunque a decir verdad, ninguna de las dos veces que hemos estado en Gorea los hemos visto por dentro.
 Iglesia de San Carlos Borromeo (Gorée, Senegal)
Iglesia de San Carlos Borromeo (Gorée, Senegal)
Iglesia de San Carlos Borromeo (Gorée, Senegal)
Iglesia de San Carlos Borromeo (Gorée, Senegal)
Y junto a todo esto, se encuentra la Iglesia de San Carlos Borromeo, que también data de la época colonial. La Iglesia sigue celebrando oficios religiosos durante las festividades católicas de importancia acompañándolos de cantos y percusiones africanas; lo que llama bastante la atención en un estado donde el 90% profesa la religión islámica. Pero Senegal es un país tolerante, siempre lo hemos mantenido.
 Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Isla de Gorée en Dakar, Senegal
Sin embargo, el encanto de Gorée reside más en sus calles, sus edificios coloniales, sus pinturas y su artesanía – se ha convertido en referente de bohemios y artistas que ofrecen sus creaciones a los turistas-, los reclamos de sus vendedoras y, en esta última visita, en los gritos de los niños de excursión y los jóvenes bajo las sombrillas alrededor de las murallas del Fuerte.
 Playa de la Isla de Gorée (Senegal)
Playa de la Isla de Gorée (Senegal)
Playa de la Isla de Gorée (Senegal)

 

Una Historia trágica para un lugar con tanto encanto, refugio de viajeros y oasis para los dakareses. Gorée, la última imagen de su tierra que los esclavos grabaron en sus retinas antes de partir hacia un destino incierto.

Isla de Gorée en Dakar, SenegalIsla de Gorée en Dakar, Senegal

Isla de Gorée en Dakar, SenegalIsla de Gorée en Dakar, Senegal

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

10 Comentarios

  1. Una entrada espectacular, Macarena, tanto por las fotos como por el texto. Confieso que no sabía nada de este lugar y que ha sido un placer hacer el recorrido de vuestra experta mano.
    En la cultura actual debe ser terrible tener la ocasión de visitar "la casa de los esclavos", solo de leerte se me estaban poniendo los pelos de punta. Como bien dices qué terribles antecedentes para un lugar tan hermoso.
    Y hablando de hermosura, no me quedo con las ganas de decirte que tu hija es preciosa. ¡Qué niña tan linda! :))
    Hoy he aprendido cosas nuevas y ha sido gracias a vosotros, os debo una 😀
    Un beso grande, enhorabuena por este pedazo de reportaje y feliz comienzo de semana!!

  2. Julia, me halagan y ruborizan tus palabras sabiendo que vienen de una escritora excepcional. Y sí, llevas toda la razón: Gorée es una extraña mezcla de una trágica historia acontecida en un lugar lleno de vida y extraordinaria belleza… Eso es lo que hace a este lugar tan especial.
    También quiero agradecer lo que dices de Macarena. Es verdad que es una niña muy guapa -pero también es cierto que no puedo ser objetiva-, aunque lo mejor que tiene es que es aún más bella por dentro. Es espectacular.
    Me alegro que hayas disfrutado con nuestra historia. Después del día de hoy, con el terremoto en Melilla -nuestra ciudad- ha sido un día horrible y, sentarme ahora aquí, delante del ordenador, y ver que al menos en este fatídico día he podido hacer feliz a alguien… Muchas gracias a ti, Julia. Sobre todo hoy. Muchos besos.

  3. !Qué tesoro he descubierto hoy! tienes un blog de contenido, muy bien logrado, excelentes fotografías, una crónica de viajes amena, ágil, bien escrita, capturaste todo el sabor del lugar, su historia, su cotidianidad, la gente… bueno seguiré leyéndote.

  4. Jo MariaÉ nieto, me sonrojas. Muchas gracias. Me alegro haberte agradado con nuestros relatos y haber suscitado tu interés. Estaré encantada de seguir escribiendo para lectores como tú. Muchos besos.

  5. La historia de la "casa de los esclavos" es terrible, me ha impactado leerla. Es chocante que un lugar tan hermoso tenga un pasado tan trágico, pero supongo que si investigamos, todos los rincones que conocemos tienen un pasado que nos gustaría olvidar, aunque puede que no tan duro como el que nos cuentas.
    Me ha encantado leerte. Mil besos, y también a Yayo y Macarena

  6. Hola Chari. Es triste ¿Verdad? Aunque lo sorprendente es ver cómo, con el paso de los siglos, el pueblo africano y, en especial, los senegaleses han sabido recomponerse y han recuperado esa alegría que les caracteriza. La Isla de Gorée es un lugar especial sin duda, lo cuento al inicio. Es un sitio que conserva una mezcla de respeto por el pasado, el optimismo de vivir el presente y volver los ojos hacia el futuro. Creo que su inclusión en la Lista UNESCO de Lugares Patrimonio de la Humanidad está más que justificada y es bien merecida. Me alegra que te haya gustado nuestro relato. Muchos besos a ti también. Y gracias por leernos.

  7. Que interesante! la verdad es que la historia impresiona, y mucho… todo lo que hemos evolucionado a veces para mal pero otras para bien. Da gusto ver la alegría que se empapa en el aire; los niños, la gente. Muy justificada la elección de la UNESCO de incluirla como lugar Patrimonio de la Humanidad. Me ha gustado mucho el artículo 😀 Os he descubierto por bloguers y pienso leeros a menudo! Besos!

  8. ¡Muchas gracias Viajando Contigo! Gorée es especial y creo que es uno de esos lugares que, incluso a aquellos a los que nos les gustan los viajes, saben apreciar con respeto y admiración. Yo también os he leído a veces -¡Tenía que habéroslo dicho antes!- y pienso seguir haciéndolo. Me alegro mucho de haberos conocido y espero que sigamos en contacto. Muchos besos.

  9. Una historia tremenda. Es uno de esos lugares que siempre ha atraído mi atención cada vez que poníamos Senegal en nuestro objetivo. Y ahora, después de leer esta entrada tan maravillosamente narrada acompañando a las fotos, ya no me queda ninguna duda de que hay que visitar Gorée sí o sí. Y más después de saber que allí se rodó “Los cañones de Navarone”, ¡¡mi primera película en un cine!! 🙂
    Ha debido de ser una experiencia inolvidable para todos, a pesar del agobio de la “peque”.

    Enhorabuena Macarena. Es un relato increíble.

    Un abrazo!!

    • Lízar, Yayo y yo hemos pensado que, cuando nos jubilemos, iremos a vivir a Senegal. Hemos viajado ya allí en tres ocasiones y de las tres, en dos de ellas hemos vuelto a Goreé. Y es que Senegal es naturaleza, gente, gastronomía, historia ¿Sabes lo bonita que es la ciudad de San Luis? Y lo guay que es la “isla de las conchas”: allí ocurre el mismo fenómeno que en el Mont de Saint Michel. La Reserva de Bandia, Dakar, el Lago Rosa,… Es un país increíble. Lo que ocurre es que, desde la primera vez que fuimos en 2002, creo que fue, hasta el 2013, el país se ha modernizado a un ritmo increíble y, además, el mar ha devorado muchas de las playas. Así que la cosa ha cambiado bastante. Apresuraros a ir, si no, quién sabe lo que podéis encontrar con el paso de los años.
      Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.