14 lugares de Rumanía que no me perdería

10
58
La Cordillera de los Cárpatos

Si bien es verdad que un viaje de un mes en Rumanía da para mucho, también es cierto que no se trata de un país pequeño y que, además, sus atractivos son muchos y muy diferentes dependiendo de la región que se visita.

Las combinaciones que pueden realizarse son múltiples y variadas dependiendo de los días, los gustos de cada uno, la zona que se quiere abarcar o el tipo de turismo que a cada uno le gusta hacer (religioso, histórico, de naturaleza, etc.), pero Rumanía es una gran desconocida para el turismo más allá de Transilvania y la Ruta de Drácula, así que para ayudarte a elegir cuando armes tu ruta, he querido hacer un listado de los lugares que yo no me perdería si viajara hasta allí para conocer el país.

Y si por la cantidad de días que puedes reunir para viajar no es suficiente para verlo todo, al menos la primera selección ya está hecha. Aunque Rumanía tiene también algo a favor del viajero, y es que muchos de los lugares se visitan en apenas unas horas, por lo que en un mismo día pueden verse varios de ellos.

1. Bucarest

Palacio del Parlamento de Rumanía

Lo normal al visitar un país es conocer su capital. A decir verdad, nosotros nos resistimos a visitar Bucarest hasta el último momento: primero porque no nos gustan las ciudades grandes, pero también porque las recomendaciones no eran buenas, pero después de haber pasado allí un par de días, merece la pena conocer una capital que aún se debate entre su pasado más reciente y el futuro que está por llegar. El centro histórico es relativamente pequeño y reúne los principales atractivos de la capital. Aunque si vas con tiempo, también está la posibilidad de visitar sus parques, que son muchos, o la residencia de los Ceausescu – alejada del centro-.

2. La catedral de Curtea de Arges

La Catedral de Manole

Se trata de una visita corta para ver la que dicen es la catedral más bella de Rumanía. Se encuentra en el centro de un bonito parque que, en realidad, es un monasterio. Erigida en un peculiar estilo arquitectónico, lleva aparejada una triste leyenda. Si te gusta el arte y la arquitectura, disfrutarás contemplando esta joya arquitectónica que se parece más a una talla escultórica que a una construcción religiosa.

3. Sibiu

Piata Mica con la Torre del Consejo al fondo

Sibiu es una de las visitas ineludibles que hay que hacer en Rumanía. Junto con Sighisoara y Brasov forma el trío de ciudades imperdibles de Transilvania. Sus plazas, sus murallas y torres, sus iglesias y catedrales y, sobre todo, sus incofundibles tejados con “ojos que te observan” hacen de ella una de las ciudades más bellas de Rumanía.

4. El Castillo de Bran

El castillo de Drácula

Antes de viajar oí muchas cosas sobre el Castillo de Drácula: Que si no es el verdadero castillo de Drácula, que si es cara la entrada, que si no merece la pena; pero ¿Cómo ir a Rumanía sin visitar el Castillo de Bran? Yo tengo que decir que a mí no me decepcionó y que no se me ocurriría dejarlo de lado si visitara Rumanía.

5. La Fortaleza de Rasnov

Rasnov

La ubicación geográfica de Rumanía, la hizo estar al frente de todas las luchas que se originaban al paso de los conquistadores que llegaban de oriente; de ahí que sea un país de fortificaciones: Rasnov, Rupea, Alba Iulia, las Iglesias Fortificadas, los Monasterios de Bucovina,… Pero si hay una fortaleza peculiar es la de Rasnov que, ubicada sobre una alta colina, ha sido restaurada por completo para ofrecer al visitante una exacta recreación de lo que eran las ciudades fortificadas en el pasado.

5. Brasov

Bastiones de Brasov

Otra de las “siete ciudades fortificadas sajonas” es Brasov, en el corazón de Transilvania. Muy cerca del Castillo de Bran y de la Fortaleza de Rasnov. Es también una ciudad pequeñita cuyos atractivos están concentrados en su centro histórico. Paseando por él podrás contemplar sus torres y bastiones, la Catedral Negra, una de las calles más estrechas de Europa e, incluso, dedicar algo de tiempo a subir en su teleférico hasta el Monte Tampa.

6. Los Castillos de Peles y Pelisor

Castillo de Peles

Sinaia es un centro turístico de montaña en el que se practican deportes de invierno y, en verano, se hacen rutas de senderismo. Aunque la población en sí es muy pequeña y carece del mayor interés, sí que hay que pasar por ella para conocer los Castillos de Peles y Pelisor, en medio del Parque Natural de los Montes Bucegui. El Castillo de Peles, además de bello y espectacular, luce a gala el hecho de haber sido el más moderno del siglo XIX, pues contaba con calefacción, baños completos, red eléctrica y ascensor.

7. Sighisoara

Escaleras de acceso al casco antiguo

Si tuviera que hacer una triple elección, sólo quedarme con tres lugares de Rumanía, Sighisoara sería uno de ellos. También se trata de una ciudad muy chiquitita, pero su casco histórico fortificado te deja sin palabras porque está absolutamente bien conservado y es precioso, lleno de fachadas de colores tal y como fueron creadas. En el interior de las murallas de Sighisoara hay torres y bastiones, una gran Torre del Reloj, una escalera cubierta que lleva a la parte más alta de la ciudad, iglesias, cementerios,… Pero además de ser el lugar de nacimiento de Vlad Tepes y haber recibido el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, Sighisoara es una ciudad misteriosa que esconde grandes secretos como  una representación de una Trinidad trifacial, un altar de Mitra, un cementerio masónico o la representación de la Rueda de Ezequiel citada en el Apocalipsis.

8. Las Iglesias Fortificadas de Transilvania

Galerías de Madera

Las Iglesias Fortificadas de Rumanía son uno de los principales atractivos del país y, de forma más especial de Transilvania, que es donde se encuentran ubicadas.

Pese a ser un tipo de edificación que puede encontrarse en otros lugares de Europa, de cuando en la Edad Media y espada en mano, unos pueblos invadían a otros, Rumanía posee una gran concentración de este tipo de construcciones erigidas entre los siglos XIII y XVI, formando con sus más de 150 iglesias, uno de los sistemas de fortificaciones medievales mejor conservados de todo el continente.

Es evidente que no hay que verse las 150 aldeas con iglesias fortificadas. Siete de ellas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad, y sería una buena idea poder conocerlas. Sin embargo, a pesar de encontrarse en la misma región, no se encuentran cerca unas de otras; así que, si yo tuviera que elegir, visitaría las de Prejmer y Harman porque son muy bellas y están bien conservadas, y porque se encuentran junto a la ciudad de Brasov y pueden verse en una mañana.

La Iglesia de Viscri, es también muy bonita y además se encuentra en una zona rural peculiar que, de hecho, ha sido elegida por el Príncipe Carlos de Inglaterra como lugar de retiro en vacaciones; pero no es un lugar de paso. Sin embargo, la de Biertan, que es otra de las más imponentes y curiosas sí que se encuentra a mitad de camino entre Sibiu y Sighisoara.

Y si tuviera que añadir alguna iglesia más, creo que visitaría la Iglesia Fortificada de Calnic porque es diferente a las demás: fue primero una fortaleza y se reconvirtió en Iglesia Fortificada. Así que sus torres y muros permiten hacerse una idea también de cómo fueron las viviendas nobles fortificadas. Además, es posible dormir en Calnic previa reserva, aunque cuenta con muy pocas habitaciones. No obstante, esta construcción no pilla muy a la mano, ya que se encuentra en la ruta de Sibiu a Alba Iulia.

9. El Castillo de Hunedoara

El castillo más bello de Rumanía

El Castillo de Hunedoara es, sin duda, el castillo más bello de Rumanía y se asemeja mucho a los que aparecen en las ilustraciones de los cuentos de Hadas y Princesas con su puente, sus almenas y sus torres. Si bien es cierto que por dentro decepciona su estado por no corresponderse con su imagen externa, merece una visita.

10. La Salina Turda

A 120 metros bajo tierra

La Salina Turda es de esos sitios extraños, diferentes y bellos que a veces se encuentra uno cuando viaja. Antigua mina de sal, ha sido transformada en espacio subterráneo de ocio que incluye hasta una noria.

Turda se encuentra algo al norte del país y si vas con muy pocos días, igual no podrás visitarla, así que como opción, a una hora en coche de Bucarest tienes la Mina de Sal de Slanic, un bonito espacio subterráneo en el que te sentirás impresionado por la amplitud y la belleza de sus salas.

11. El Cementerio Alegre de Sapanta

Cruces en el Cementerio de Sapantza

El Cementerio alegre de Săpânța, al Norte de Rumanía, en la región de Maramureș, es otra de las imperdibles curiosidades que ofrece el país al viajero. Se trata de uno de los cementerios citados en todos los artículos de cementerios bizarros del mundo, y es conocido por su colorido, sus cruces de madera y el tono humorístico de sus epitafios. Si hay un lugar curioso, distinto y digno de conocer en Rumanía, ése es el Cementerio de Sapanta y si yo viaja a Rumanía por primera vez, no me lo perdería. No hay en el mundo lugar igual.

12. Las Iglesias de Madera de Maramures

Iglesia de Plopis en restauración

La ruta por las Iglesias de madera de Maramures es uno de los circuitos más bellos y atrayentes que hacer en Rumanía tanto por su interés histórico, arquitectónico y artístico, como por los atractivos de la Región de Maramures, al Norte del País, una zona rural, muy auténtica y muchísimo menos visitada por el turismo que Transilvania.

Cuando los otomanos impusieron la prohibición de levantar iglesias de piedra, el ingenio de los habitantes de esta región llevó a la creación de estas construcciones religiosas que han perdurado en el tiempo. Aunque pueden encontrarse iglesias de madera en otros países del Norte de Europa, fundamentalmente, Rumanía da una buena oportunidad de conocer estas peculiares iglesias además decoradas con bellos frescos en el interior.

13. Las Iglesias Pintadas de Bucovina

Monasterio de Moldovita

También conocidas como Iglesias pintadas de Moldavia, se trata de construcciones religiosas fortificadas únicas por los frescos representados en sus muros exteriores que poseían una función didáctica en una época en la que la mayoría de la población de las zonas rurales era analfabeta. Las más conocida de todas es la que existe en el Monasterio de Voronet. Y si hay una peculiaridad que las hace únicas son sus enigmáticos colores, pues en cada una predomina uno de ellos por encima del resto. Además, el color parece ser único en el mundo: creado a partir de pigmentos orgánicos, los expertos parece que no han encontrado aún las proporciones exactas con las que fueron creados, así que son irrepetibles no los podrás ver en ningún otro lugar del mundo.

14. El Delta del Danubio

Pelícanos en el Delta del Danubio

El Delta del Danubio es el mayor delta fluvial de Europa y uno de los mayores del mundo. Alberga uno de los más ricos y variados ecosistemas del continente en el que el viajero puede disfrutar de paseos por canales en los que avistar un sinfín de especies de aves, anfibios, peces y pequeños mamíferos.  Además, toda la zona que circunda a Tulcea es un área en el que explorar pueblos, excavaciones arqueológicas, castillos y parajes muy diferentes a los que existen en el resto de Rumanía.

10 COMENTARIOS

  1. Precioso resumen de los reportajes que nos mostrarte sobre Rumanía que tiene verdaderas maravillas para conocer y visitar. Ojalá algún día pueda hacer una visita a esos rincones de belleza.
    Un gran abrazo amiga y buen fin de semana.

  2. En una zona que ya tengo apuntada en mi lista que tengo que visitar si o si gracias a tus estupendas entradas. No podré dedicar tanto tiempo así que este resumen de los lugares que no te perderías me lo guardo en favoritos. Gracias!!!

  3. Maravillosos los enclaves que nos has seleccionado como «no te los puedes perder».
    Sin duda me han quedado claras dos cosas: hay muchos lugares bonitos y especiales que ver en Rumanía. Y por otro lado, hay que dedicar tiempo a este viaje, sin agobios y no queriendo ver 4 ó 5 lugares diferentes el mismo día. Tiempo y espacio 🙂

    No sabía que el príncipe Carlos hubiese elegido este enclave para su retiro de verano.
    Y lo de «los techos que nos miran» me ha encantado. ¡¡Es cierto!! nunca había visto esas ventanas (en forma de ojos, mucha de ellas) en los tejados, en medio de las tejas. Estamos acostumbrados a ver otro tipo de buhardillas menos sutiles 🙂

    Qué bonito todo, Macarena.
    Pasar por esta entrada tuya ha sido como recorrer los lugares que más me gustaron a medida que visitaba tu blog y las entradas dedicadas a este país.
    Merece la pena, ¡¡ya lo creo!!

    Muchas gracias.
    Un besote grandeee.

    • Sí, sí, Nélida, Carlos de Inglaterra se compró una casa en Viscri que debe ser como estar en mitad de la campiña inglesa, pero pasando inadvertido y con calorcito en verano.
      Rumanía es un país muy desconocido y sin embargo, es un lugar ideal para hacer turismo, sobre todo si no quieres invertir grandes cantidades de dinero. Además, tiene muchos lugares únicos que merece la pena visitar alguna vez.
      Muchas gracias a ti. Un beso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.