Uber y Grab, La opción más barata para desplazarse en el Sudeste Asiático

17
568
Conductores de Grab en Vietnam

Las compañías de aplicaciones de transporte han revolucionado la manera de desplazarse en el Sudeste Asiático ya no sólo para los millones de habitantes de algunas de sus gigantescas urbes, sino para los viajeros que nos hemos enamorado de esta parte del mundo. Por eso hoy queremos hablar de Uber y Grab.

Las plataformas de alquiler de coche con conductor no son más que aplicaciones descargables en el móvil que sirven para buscar un vehículo en el que realizar un trayecto. La misma funcionalidad que hasta ahora patrimonializaban los taxis y con las mismas polémicas y controversias de todos conocidas en el resto del mundo.

Tráfico en Yangon
Tráfico en Yangon (Myanmar)

Las principales compañías son Uber y Grab, aunque debido a su demanda, han proliferado algunas otras como Go-car, Ola en India o Didi en China. Y algunas  que, diversificando su oferta, realizan servicios de recogida de pasajeros, de alquiler de conductor sin coche, mensajería o entrega de comida a domicilio. Por otra parte, en lugares con un volumen intenso de tráfico, como Bangkok, Hanoi, Ho Chi Minh o Jakarta, por ejemplo; el servicio también puede realizarse en motocicleta.

En la actualidad, la mayor amenaza a la que las compañías hacen frente es a la brutal competición, a su regulación con mayores cargas impositivas y a las restricciones en las zonas en las que pueden operar. Como ejemplo en Bali, donde estas compañías tienen prohibido operar en el aeropuerto y el centro de Ubud.

Grab

Pero ¿Cómo funcionan Uber o Grab?

Lo primero es descargar la aplicación en el móvil. Se  introducen los datos del lugar en que quieres que te recojan y cuál es el destino. La app calcula la tarifa y busca al conductor que va a recogerte. Además, por motivos de seguridad, te proporciona el nombre del conductor y el modelo y matrícula del vehículo. Una vez realizado el trayecto, se abona la tarifa en metálico o a través de la tarjeta que has indicado en el registro. Para usarlas se necesita conexión a internet, bien Wifi, bien a través de la tarjeta SIM del país de destino.

¿Cuál de las dos elegir?

Por lo general, quien utiliza este tipo de servicios, suele tener instaladas ambas aplicaciones en el móvil porque las tarifas, aunque similares, no son coincidentes y, en ocasiones, merece la pena una más que otra. Porque el transporte varía según la demanda y, en horas punta, puede aumentar, pero nunca después de haber contratado el trayecto.

Uber

¿Cuáles son sus ventajas?

La primera y principal ventaja es el coste, mucho más barato que el de otro tipo de medio de transporte.

La posibilidad de conocer con anterioridad al desplazamiento el coste del mismo.

El precio del trayecto, una vez contratado, no varía independientemente del tráfico, el tiempo empleado y el camino recorrido para llegar.

El evitar el tedioso, recurrente y largo regateo con los taxistas que, por lo general, en el Sudeste Asiático suelen resistirse a poner en marcha el taxímetro.

En el caso de Gab, el pago puede hacerse aunque no se disponga de efectivo con la extensión Pay Grab enlazada a la tarjeta de crédito.

Y, también en el caso de Grab, la posibilidad de comunicarte con el conductor a través de su chat para coordinar un punto de encuentro.

Cu chi
Estación de autobús en Cu Chi (Vietnam)

¿Cuáles son las desventajas?

Las plataformas no ofrecen este servicio en todas partes. Aunque este extremo puede conocerse a través de la app.

En otros lugares, se restringe el servicio en determinadas áreas.

Conductor en Hué
Coche con conductor en Hué (Vietnam)

¿Hay riesgos?

El principal riesgo en el uso de las plataformas es la competencia que existe entre conductores de Grab y Uber con los taxistas. Esta controversia ha sido solventada en lugares como Kuala Lumpur, por ejemplo, con la posibilidad que actualmente ofrece el servicio de transporte público en la puerta de los hoteles o lugares concurridos, de contratar un servicio razonable con anterioridad al desplazamiento. Pero, hay lugares en los que los taxistas andan en pie de guerra con los conductores de las plataformas  y, en ocasiones, han agredido al conductor o la han emprendido a golpes contra el vehículo. Así que lo prudente, es concertar la recogida en un lugar discreto y alejado de las paradas de taxis.

Aunque no he tenido conocimiento de situaciones parecidas en Asia, en algunos lugares de Sudamérica se han notificado hackeos a la plataforma. Te recoge otro vehículo con un conductor distinto, aduciendo que ha habido un cambio en el servicio, y después te despluman. Así que, en estos casos no aceptéis; pues si, por cualquier motivo, se produce cualquier cambio en el vehículo que tiene que recogerte, la plataforma, a través de la app, se encargará de proporcionarte todos los datos del nuevo coche.

Si te ha gustado... ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+

17 Comentarios

  1. Cómo avanza todo.. Solo conocía Uber, de las demás empresas no tenía ni idea, pero supongo que viendo la demanda que pueda existir, me parece normal que haya tanta competencia. Nosotros estando en Londres intentamos pillar un Uber en un par de ocasiones y no hubo forma, no se que nos pasaba que la tarjeta de crédito de ninguno nos funcionaba en la app, por lo que no tengo experiencia con la compañía. Sin duda, el día que viaje a alguno de estos destinos echaré un vistazo a estas opciones económicas. Muy buena info, Macarena. Un beso.

  2. Uber: el terror de los taxistas, ja,ja,ja.

    En mí opinión no se pueden poner puertas al campo y menos aún a la libre competencia en un mundo cada vez más globalizado y dependiente de las nuevas plataformas a disposición del usuario. Por ejemplo en Madrid, la polémica viene por un mercado de las licencias de taxis que las ha llevado a una burbuja económica de dimensiones colosales.

    En cualquier caso me parece que nos ofreces una información muy destacable para moverse por el destino en concreto y aplicable en poco tiempo debido a su expansión a muchos lugares del mundo.

    Un abrazo y gracias por la información.

    • ¡Hola Miguel!

      Lo que es curioso, Miguel, es que la guerra entre taxistas y conductores no se ha producido en estos lugares de Asia de los que hablo.
      Primero, porque en la mayor parte de las grandes ciudades, el servicio se ofrece en moto -con su casco y todo- y, frente a los motoristas no franquiciados, es una especie de garantía.
      En segundo lugar, porque el servicio, casi siempre es diferenciado: por un lado los taxistas, que te pueden llevar, te esperan y te traen; y con los que regateas la carrera. Y el uber o grab ofrece un precio previo para ir simplemente de un punto a otro.
      Y por último, los taxistas, lejos de emprender una guerra, han propuesto nuevas ideas para el transporte y la captación de clientes, haciendo sus precios más competitivos y poniendo mostradores en las puertas de hoteles y lugares concurridos, para ahorrar a los clientes tiempos en la espera.

      Y ese es el tema: que siempre nos quejamos, pero tampoco ideamos nuevas fórmulas para bajar los precios y ofrecer mejores servicios.

      Un abrazo!!!

    • ¡Hola David!

      Espero que, de verdad, la información que aporto sea útil. A mí lo único que me gustaría es que, cuando visitéis destinos de los que os he hablado, me llevéis en el pensamiento y en corazón.

      Un abrazo!!!

  3. https://www.google.es/amp/s/elpais.com/economia/2016/12/19/actualidad/1482164970_634000.amp.html

    Detrás de la fachada de modernidad y tecnología de estas multinacionales
    se esconde un esclavismo medieval de señores feudales, vampiros chupasangres que no sólo no colaboran socialmente pagando impuestos para invertir en colegios y hospitales sino que además nos van a convertir a nosotr@s y a las generaciones posteriores en esclavos del siglo XXI.

    • ¡Hola chicos!

      ¿Sabéis lo que pasa? Que las cosas en los países en vías de desarrollo, las cosas no funcionan igual que en Occidente. Sé de lo que habláis y, además, agradezco el artículo; pero las formas de esclavismo en otros países tienen condiciones muchísimo más duras que en el nuestro. Por lo tanto, para un conductor de moticicleta en Bangkok, por ejemplo, es mucho mejor conducir amparado por una empresa que hacerlo de forma independiente porque no tendría tantos ingresos. Por otra parte, mucha gente prefiere conducir un vehículo con aire acondicionado que un trickshow. Allí, al contrario que nuestros países, un conductor de bici o de tuck tuck no paga licencias, ni impuestos; así que el que haya una empresa que le facilite clientes, a ellos les hace mucho más cómoda la existencia frente a la espera de que pasen días sin hacer ninguna carrera. Y por otra parte, es evidente que hay un alto porcentaje que prefiere conducir a trabajar de sol a sol en el campo, teniendo en cuenta que se trata de países eminentemente rurales.

      No obstante, y dicho esto, mi opinión es distinta si hablamos de lugares en Occidente, donde hay legislaciones que protegen a los trabajadores y regulan el funcionamiento de estas empresas.

      Un abrazo!!!

      • Buenos días amigos!! Gracias por responder tan rapido😉👍 Lo habéis explicado muy bién y de forma muy razonada, aunque que bonito sería que fueran capaces de unirse esas personas de clases tan desfavorecidas para crear su propia App colectiva y de esta manera hacerse con el mercado. Para problemas colectivos hay que dar soluciones colectivas.
        He sido taxista en Barcelona 4 años y lo he dejado casi a la par que entraban las “cucarachas” o “mugre” como les llaman en el gremio 😂🤣😂 aunque sigo un poco de cerca el tema y veo lo que están haciendo comprando políticos, jueces etc.
        Un abrazo familia!!!

        • ¡Hola!

          Jolín ¡Pues sí que está bien la cosa! Sí sí, la verdad es que para un taxista en España este tema debe ser más que espinoso. Uffff

          Por otro lado, también hay que decir que ¡Gracias a Dios! La solidaridad es otra cosa también muy distinta en Asia, así que tu propuesta me parece superacertadísima y no descarto que, en en algún momento, ellos mismos lo planteen de esa forma. El inconveniente es que, las clases más desfavorecidas no tienen acceso a la educación o ésta es muy limitada, pero ¿Quién no nos dice que algunos de los hijos de algún trabajador el día de mañana no lo proponga? Estas cosas han pasado en otros ámbitos… Me ha encantado la idea ¡Qué guay! Veo que estáis también en mi grupo de soñadores.

          Muchos besos. Me alegro que vuestros comentarios con vuestra idea queden plasmados en el blog, quién sabe si puede ser la idea de alguien que pueda leerlo en algún momento. Espero que estéis bien. Buen finde!!!!

  4. Como siempre, muy generosos con la información. Todavía recuerdo la épica de viajar hace unos años, cuando no había teléfonos celulares, ni Tom-Tom, ni webs de contatación de hoteles, aviones,…. eso sí que era viajar jajaja. Buen fin de semana de nuevo!

    • ¡Cuánta razón Norte! Nosotros también hemos viajado así y la verdad es que era una delicia. Yo ahora, lo pongo en práctica en la medida de lo posible. Es importante también desconectar de vez en cuando.

      Y, en fin, generosos son siempre tus comentarios en este blog. Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here