Las Piscinas Naturales de Magpupungko

16
89
Piscinas naturales

Las Piscinas Naturales de Magpupungko  son una excursión imprescindible en la Isla de Siargao.

Estas piscinas son espacios estancos en los que penetra el agua del mar y forman un recurso único en las que no ha intervenido la mano del hombre y se han convertido en zonas de baño en auge para los viajeros que buscan experiencias únicas en las aguas cálidas y transparentes de Filipinas.

Las Piscinas Naturales de Mapungpungko
Las increíbles aguas transparentes

Como ya hemos contado en entradas anteriores, el archipiélago de Filipinas es de origen volcánico, lo que significa que la mayor parte de las costas de sus islas, en lugar de arena, están formadas por arrecifes de franja que dejan pozas cuando baja la marea.

Lo mejor de la Isla de Siargao
Playa en Magpupungko

En el caso de Magpupungko, las pozas son de considerables dimensiones, lo que las hacen muy  atractivas para el baño por sus aguas cristalinas y por su indudable fotogenia.

Las Piscinas Naturales de Magpupungko

Aunque la zona de Magpupungko posee una pequeña franja de arena blanca, el valor de la zona es indudablemente el de sus piscinas que sólo pueden utilizarse cuando baja la marea. Por ello, no hay una hora exacta para recomendar su visita, ya que ésta depende del horario de la bajamar. De hecho, si vas con marea alta, no podrás bañarte y hay controladores para ello.

El reconocible paisaje de las Piscinas Naturales de Mapungpungko
Las reconocibles formaciones de Magpupungko

Como Macarena pasaba el día en Cloud 9, una vez que nos habíamos cerciorado del horario de las mareas, nos dispusimos a visitar las Piscinas Naturales de Magpupungko que, desde General Luna, se encuentran a 38 km.

Montados los tres en la moto, comenzamos a disfrutar de los magníficos paisajes que ofrece Siargao, aunque acordamos entretenernos en ellos a la vuelta a fin de evitar coincidir en las piscinas con mucha gente.

Cómo llegar a Mapungpungko
Aparcamiento y puestecillos

La zona del aparcamiento en Magpupungko está llena de chiringuitos y aparcar la moto cuesta 20 Php (0,30€), aunque previamente nos habían cobrado 5 Php (0,10€) para entrar.

Para acceder a la zona de playa y a las piscinas naturales, hay que volver a pagar en una caseta 50 Php (1€) por persona.

Excursiones en Siargao
Control de acceso y pago de tickets

Una vez dentro, encuentras una serie de restaurantes playeros que también venden zumos, sándwiches y souvenirs.

Precio de las piscinas naturales de Mapungpungko
Playa de Magpupungko

El arrecife se extiende ampliamente desde una zona de arena hasta las piscinas, así que lo mejor es llevar escarpines.

Arrecife en la playa de Mapungpungko
Playa rocosa de Magpupungko

Cuando llegamos, apenas había gente, así que pudimos disfrutar de un largo baño en aguas transparentes y absolutamente limpias con el encanto de estar en una auténtica piscina entre rocas, mar y vegetación. Pero, pasado un tiempo, comenzó a llegar gente –bastante- y ya se dejó de estar cómodo allí con la gente saltando desde las rocas, los asiáticos con los chalecos salvavidas, los palos de selfies, las bolsas estancas flotando,… Pero nosotros, que ya teníamos los dedos como garbanzos. Habíamos tenido suficiente.

Los mejores lugares de la Isla de Siargao
Las pozas de Magpupungko

Después de secarnos y tomarnos un coco, hicimos el camino de regreso a General Luna-¡Macarena tenía que surfear!-. Y fue entonces cuando disfrutamos de todas las imágenes que ofrece este bello trayecto, como las casas de madera, palma y bambú sobre los manglares del pequeño pueblo de Pilar.

Casas filipinas en los manglares de la zona de Pilar
Construcciones filipinas sobre manglares

La Palmera doblada sobre el Río Maasin

Pero el camino ofrece mucho más, como la Palmera doblada sobre el Río Maasin que sirve como atracción turística y bello lugar para tomar fotografías. Se trata de un magnífico trampolín sobre el río en el que locales y turistas se deleitan capuzando en el agua saltando desde una cuerda.

Lugares imprescindibles de Siargao
Maasin River

Aparcar la moto cuesta 20 Php y acceder hasta la palmera 50 Php. Además, se puede alquilar un bote por 150 Php para pasar de un lado al otro del río, hacer fotos o simplemente navegar.

El Mirador de las Palmeras

Bosque de Palmeras de Siargao
Palmeras en el corazón de Siargao

Además, en la carretera de General Luna a Magpupungko, uno de los puntos de mayor belleza es el mirador de las palmeras, desde donde puede verse un bosque de miles palmeras en una llanura del corazón de Siargao. Frente a él, unos cuantos puestos ofrecen bebidas, gasolina y algunos souvenirs típicos de Filipinas, como las pajitas de bambú reciclables.

Lo mejor del camino hasta Mapungpungko
Mar de palmeras en Siargao

En definitiva, si bien es cierto que las Piscinas Naturales de Magpupungko son una curiosidad bella de la isla de Siargao, en el trayecto es cuando se hace realidad la máxima de que, a veces, el camino ofrece mucho más que el destino en sí.

Búfalo filipino
Búfalo de agua

16 COMENTARIOS

  1. No me extraña que con esta espectacular belleza natural, estas piscinas de Magpungko sean una excursión recomendada.
    Me han fascinado sus aguas transparentes, así como su formación rocosa de origen volcánico. Aunque me pregunto si realmente se pueden realizar baños en dichas aguas o es necesario proteger el cuerpo con traje de buzo debido a esos montículos de piedra.
    La fotografía de la palmera doblada sobre el río Maasin también me ha parecido muy curiosa y bella.
    Gracias, Macarena and family por esta nueva ruta turística tan fantástica.
    Un besote.

    • Puedes usar las piscinas para bañarte con normalidad. Además el agua es supertransparente y está calentita. Te encantaría, Estrella. Sobre todo porque mientras te bañas puedes ver pececitos de colores.
      La verdad es que sí. Es un sitio muy bonito.
      Besos

  2. Maravilloso todo, me encantó esta entrada por completo.
    Sigo quedándome maravillada con esos paisajes tan bellos, tan auténticos y de tanta naturaleza. Genuinos.
    Me alegro mucho de que pudieran disfrutar tanto de esas piscinas naturales de agua de mar (ya con los dedos como garbanzos de tanto remojo jeje) Yo hubiera hecho lo mismo, disfrutarlo temprano con poca gente.
    Seguro que aquí, en las islas Canarias -también son de origen volcánica- disfrutarías con los charcos y piscinas naturales que hay por casi toda la costa a la redonda.
    Con entradas como ésta, nos invitas a querer conocer más de los lugares que visitas. Y mira que cuando viajo, me suelen gustar más los monumentos (castillos, ruinas, ciudades) que las playas. Pero al César lo que es del César, y ha quedado demostrado que Filipinas tiene rincones de mar que enamoran!
    Gracias por compartirlo.
    Un beso.
    P.S: Cierto, a veces el camino ofrece más que el destino en sí.

    • Estoy contigo, Nélida, en cuanto a tus gustos por otro tipo de turismo; pero somos tres y no siempre me puede tocar a mí. La verdad es que amo el mar, pero tampoco soy de estar un mes de playa en playa. Ahora bien, que lo de las pozas y piscinas fue todo un descubrimiento para mí porque soy muy friolera y en ellas el agua está a la temperatura idónea… caldillo je je je…
      Loca estoy por conocer Canarias y no creo que pase mucho tiempo hasta que nos decidamos a viajar hasta allí.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Muchos besos

  3. En esas piscinas naturales será un gustazo meterse, no en las de por aquí que el agua baja directamente de la sierra, muy valiente hay que ser para aguantar un rato en ellas duelen los pies.
    Los paisajes y colores son maravillosos. En Punta Cana en moto a veces iba la familia entera, los padre y tre chicos, bien agarraitos todos 😉
    Cuidaros. Un abrazo.

  4. ¡¡Qué pasada de paisajes!! la naturaleza es mágica. De esta entrada me quedo, sin duda alguna, con eso, esas palmeras, esos paisajes.. El tema de las piscinas naturales no me llama tanto, aquí en Cádiz se forman en muchos sitios también y no soy de meterme en ellas, aunque lo hicisteis genial, porque ya el tema de que haya tanta gente en agua estancada, ufff, qué va jajaja. Besos.

    • Ay Verónica, yo es que soy «de caldillo»; pero aquí no es exactamente un agua estancada que está ahí casi permanentemente, en Filipinas las mareas son constantes y el agua sube y baja muchísimo. De hecho, si vas con marea alta, ni ves las piscinas y ni te dejan bañarte en la zona. Además, los agujeros tienen comunicación con el mar, así que fluye constantemente; pero entre que la temperatura del mar es alta y que hace un sol abrasador, es estar como en la bañera de casa. De todas formas, lo mejor es ir siempre sin gente.
      Un beso

  5. Qué bonito!!!!, aunque ahora mismo no sabría decirte lo que me gustó más, no se si las piscinas o, como tu dices, el recorrido. Bueno, en realidad creo que me gustó todo, aunque creo que últimamente me está entrando de fobia a las aglomeraciones y cuando cuentas lo de los asiáticos arrasando en las pozas quita un poco las ganas,… jajaja.
    Pero aún así creo que Filipinas es un destino fantástico.
    Feliz domingo Macarena!

    • No diré que Filipinas no es bonita: sus aguas, su vegetación, los manglares,…Todo es muy distinto; pero no sé, Norte, le falta algo. Supongo que a mí me gustan más otro tipo de destinos y tanta playa…
      Por lo de las aglomeraciones: supongo que a ninguno nos gustan, ahora menos.
      Un abrazo!!!

  6. ¡Llego tarde, llego tarde! como el conejo blanco… Bueno, IMPRESIONANTE lugar, Macarena. Una de esas obras maestra que de la mayor arquitecta del universo conocido: La Tierra. Un paraíso el que nos muestras en el que hay un detalle que no sé si te has fijado. En la cuarta fotografía comenzando por arriba la roca del fondo es la cabeza de perfil de un niño mirando el cielo. Un fuerte abrazo!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.